Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna Promesas

Santi Castillejo: "Los jugadores han tenido una formación que les va a servir en el futuro para saber gestionar situaciones de estrés"

El técnico del Promesas pone el acento del título y el ascenso a la Primera RFEF en la respuesta que ha dado su equipo a la hora de gestionar los momentos de presión

Ampliar El entrenador del Promesas, Santi Castillejo, el domingo a su llegada a Tajonar antes del partido
El entrenador del Promesas, Santi Castillejo, el domingo a su llegada a Tajonar antes del partidoOsasuna
Publicado el 17/05/2022 a las 06:00
Santi Castillejo es una persona de rictus serio. Pero el domingo sonrió y mucho. Motivos no le faltaron. Como entrenador de Osasuna Promesas, acababa de lograr el ascenso a la Primera RFEF tras proclamarse campeón de su grupo en la Segunda RFEF. Este lunes, más tranquilo, el valtierrano de 50 años descansaba en su casa donde repasó lo que había logrado su equipo. “Hay que ponerlo en valor”, destaca Castillejo.
¿Cómo se encuentra?
Muy contento, reposando. Estoy repasando lo que hemos hecho bien, la temporada y dando valor a todo lo logrado. Muchas veces no le damos todo el valor que se merece. Estoy muy contento y satisfecho por lo que hemos conseguido.
¿Con qué momento de esta temporada se queda?
Uno de los momentos clave fue ganar en el campo del Racing Rioja. Por la mañana se puso por delante el Sestao al ganarle al Ardoi. Era la primera vez que pasaba y nosotros jugamos por la tarde con una presión extra. El equipo reaccionó. Venció por 0-2 ante un equipo que no había perdido todavía en su casa. Y el otro, el día de Gernika allí. Con un 0-1, en el minuto 88, Darío paró un penalti y la gente explotó. Vimos la llegada del ascenso más cerca, pero al final sufrimos hasta el último día.
Y el domingo, la fiesta final.
Empezamos muy bien. Hicimos un buen partido, sobre todo, en la segunda parte donde contamos con muchas ocasiones, pero cuando no entraba el balón nos asaltaron las dudas. Encima, en un córner que apenas rematan, nos la metimos casi nosotros. En el fútbol pasan estas cosas. Cuando perdonas te crean esas dudas. Menos mal que reaccionamos rápido y conseguimos ganar. Esto demuestra que no te puedes relajar en ningún momento, que hay que estar al cien por cien y eso han hecho los chavales. Es de admirar.
¿Qué significa haber quedado campeones?
Significa muchas cosas, primero un crecimiento importante de los jugadores, una formación importante. Son los protagonistas y han sido capaces de mantener una regularidad que no es propia de un filial. Nunca hemos estado a más de dos puntos del primero, líderes durante cinco meses... Supone que los jugadores han tenido una formación que les va a servir para el futuro, para saber llevar las situaciones de estrés durante una temporada. Eso es importante.
Gestionar estas situaciones de estrés, ¿podía ser lo más complicado?
La teoría decía que podía ser lo más complejo con un equipo tan joven. Pero no ha sido difícil porque ellos lo han llevado muy bien. Esa es la verdad. Lo han cogido con naturalidad. En los últimos partidos se notaba un poco más la tensión pero en el campo ellos han demostrado que ha sido más fácil porque lo han hecho muy bien.
¿Qué le ha parecido el grupo de la Segunda RFEF?
Es un grupo con dos partes. Por un lado, ha habido siete u ocho equipos a los que les ha costado mucho y, por otro, unos diez que eran equipos de la Segunda B. Ha habido, al final, dos conjuntos que se han jugado la vida: el Sestao y nosotros, pero que hemos pasado por diferentes periodos. El Racing Rioja, al principio, parecía imbatible, después la Real Sociedad. Nosotros nos fuimos pero el Sestao nos recortó. La regularidad nuestra ha sido la que ha marcado la victoria.
Destaca el tiempo que han ocupado la primera plaza pero también el equipo permaneció 20 partidos, este curso, sin perder.
Fuimos capaces de estar veinte partidos sin perder, que es una barbaridad. Lo bueno fue que los partidos que perdimos merecimos mucho más y no estuvimos mal, pero una vez te tiene que llegar. Lo más positivo fue que cuando tuvimos que reaccionar ante ese momento crítico el equipo lo hizo muy bien.
¿Resulta muy complejo gestionar el vestuario de un equipo filial?
Depende. Hay momentos como el curso anterior, en el que hubo momentos difíciles porque la situación no era buena, pero al final lo sacamos. Pero este año era otro tipo de gestión, de intentar mantener la calma ante todas las situaciones que estaban saliendo bien. Cada momento y cada temporada son diferentes. Lo que sí es cierto es que al ser tan jóvenes hay experiencias que no han vivido y que les cuesta más, pero también tiene la ventaja que aceptan más cuando les dices algo. Son capaces de cambiar con más facilidad que un grupo con más experiencia.
Vive su segundo ascenso con el Promesas. ¿Son momentos diferentes? ¿Cómo lo ha vivido?
Es diferente. El año de Tercera no partíamos como favoritos. A veces minusvaloramos al fútbol navarro y creemos que es fácil, pero tuvimos que hacer 96 puntos. La Peña nos lo puso muy difícil. Después fuimos capaces de ganar al Cádiz, que venía como equipo menos goleado y que después también logró el ascenso por el camino más largo. Sin embargo, este año hemos tenido que gestionar el día a día, no perder la tensión competitiva cada semana, que es lo difícil. En chavales jóvenes puede ser que después de firmar un buen partido al día siguiente estén un poco más relajados, pero no ha sido así. Han estado siempre con una tensión propia de jugadores maduros que sabían qué se jugaban.
Además del título y el ascenso, el Promesas ha surtido, en momentos puntuales, al primer equipo.
Hemos tenido la suerte de que este curso han debutado dos jugadores más como Iker Benito y Unai Dufur. Pablo Ibáñez ha terminado haciendo contrato para el año que viene. Cuando se prepare la pretemporada, Jagoba decidirá qué jugadores quiere para entrenar, para verles más cerca y cómo es su desarrollo. Estamos contentos porque, en cuatro temporadas, hay tres jugadores asentados en el primer equipo y dos, tres o cuatro que pueden estar ahí, por lo menos, para que les vean. Estoy satisfecho porque ese es el trabajo que tenemos que hacer nosotros aquí.
¿Va a continuar en el Promesas?
Tendremos que hablar estos días. No lo hemos hecho hasta terminar la temporada. Entonces habrá que ver cuál es la opción del club y hablaremos. No hemos hablado, de momento, nada, pero siempre se piensa en la próxima campaña, lo que se puede necesitar, lo que no... pero no hemos hablado de manera seria y habrá que sentarse.
¿Le gustaría seguir?
He hablado con la dirección deportiva de cosas que se necesitarían en caso de pero lo hablas por encima porque todavía no habíamos logrado el objetivo. Todas las temporadas hemos hecho igual. Hemos esperado a terminar la campaña para renovar. Tampoco es algo tan extraño.
La Primera RFEF se ha creado esta temporada, ¿qué le parece la categoría?
Es una categoría que cambia mucho, mucho más fuerte, más fuerte que la anterior Segunda B. Se da otro paso importante que tendrán que acometer los futbolistas para crecer. Es una categoría que se acerca un poco más al primer equipo y pienso que al club le viene bien para ver realmente qué jugadores van a servir para subir hacia arriba. Creo que este ascenso va a venir muy bien a los jugadores, al club... Esperemos hacer una campaña, si es el caso, que sea positiva en el aspecto del crecimiento como ha sido en la Tercera y ahora en la Segunda RFEF.
¿Cómo ha vivido estos cuatro cursos con el Promesas?
Es difícil en el mundo del fútbol que las cosas te salgan bien. El primer año fue buenísimo, con 96 puntos, con un ascenso directo como campeón. Todo salió bien. Prácticamente con el mismo equipo hicimos una gran campaña en la Segunda B. Éramos sextos cuando se paró por la pandemia de la covid y mantuvimos la categoría con cierta facilidad. La temporada pasada sí que tuvimos más dificultades pero la sacamos y mantuvimos la categoría en la zona media. Este año hemos dado otro paso hacia adelante de formación, de dar más al club. Estamos para ofrecer al club más posibilidades y como entrenador me he sentido muy bien estos cuatros años, con el respaldo de la dirección deportiva, del club y con el respaldo de que las cosas que estamos haciendo han dado su fruto.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones