Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Entrevista

Jonathan Calleri: "Quiero quedarme en Osasuna"

Es un caso diferente en el fútbol porque pertenece a un fondo de inversión británico con gerencia en el Maldonado de Uruguay. Eso le ha llevado a hacer la mudanza cada verano. Ya no quiere otra más. El delantero ha encontrado la horma para su zapato

Ampliar Jonathan Calleri:
Jonathan Calleri: "Quiero quedarme en Osasuna"
Actualizado el 11/02/2021 a las 06:00
Hace unos minutos que Osasuna ha comunicado la última decisión de los comités federativos. Apelación ha aceptado el recurso y se queda anulada la amarilla del día del Granada. “Es justo, pero me queda un sabor amargo. Se premia al que simula y no al que realmente intenta seguir jugando a pesar de todo”. Es la primera reacción de Jonathan Calleri sobre aquella acción con Germán que provocó que Estrada no pitara un penalti.
Queda en anécdota, dice. Hay asuntos de más enjundia durante la charla a través del teléfono. Por la pandemia, están prohibidas las entrevistas presenciales y fotos. Eso no impide comprobar que su voz sea fuerte y directa, como su juego. Confiesa su sentimiento por un equipo que encaja con su estilo. A sus 27 años, el argentino ha encontrado la felicidad en Osasuna. Da el primer paso públicamente para seguir más allá de mayo. Mientras, peleará por la permanencia en un grupo que valora.

¿Cómo se está viendo en el equipo?
Bien. Estoy muy contento de tener continuidad. Después de la temporada anterior, que no fue del todo buena para mí, he venido a un club donde se valora el esfuerzo. Y desde el esfuerzo sale lo mejor para el equipo. Me siento muy bien. Estoy muy contento con todos. Con el grupo, con el míster, con el club en general, con la ciudad... Obviamente siempre me gustaría estar mejor. Estoy en un buen momento, pero todavía no se ha visto al mejor Jonathan. Ojalá que con esta continuidad pueda seguir demostrando y rendir mejor.
¿Cómo encaja su juego en la filosofía de Osasuna?
Creo que encajo en la filosofía del equipo y en cómo plantea los partidos el míster. En este equipo, todos hacen un gran esfuerzo en lo defensivo. Los delanteros somos los primeros defensores. Desde ahí, tratar de agarrar la pelota y llegar al arco contrario. Yo me siento bien en este rol. Me beneficia. Con este estilo puedo rendir. Repito que no estoy en mi mejor versión, puedo rendir mucho más. En estos tres meses que quedan, quiero dar lo mejor de mí.
¿Qué le falta entonces?
Físicamente puedo mejorar. Estoy trabajando para eso, para no tener molestias que vengo arrastrando desde hace rato. Si me siento mejor yo, el equipo se va a sentir mejor. Si los delanteros son los primeros defensores, los mediocampistas y los defensores pueden jugar más libres. Si los de arriba estamos comprometidos y corremos cada día un poco más, podemos ayudar mucho al equipo.
¿Se sacó la espina marcando al Eibar después de no haberlo podido hacer contra el Betis?
Me siento más frustrado si pasa un partido y no tengo ninguna opción. Cuando las tengo, uno siempre trata de aprovecharlas. No se pudo. Podía haberlo hecho mejor, pero Joel hizo tres paradas muy buenas. Un delantero siempre debe tener las ocasiones de gol. Después están unos y otros. Lo que marca la diferencia entre los grandes jugadores y los terrenales. Ellos tienen una y es gol, y nosotros tratamos de hacerlo y muchas veces no sale.
West Ham, Las Palmas, Alavés, Espanyol... ¿Es diferente Osasuna al resto de clubes donde ha estado?
La filosofía de juego de Osasuna es muy parecida a la del Alavés. Planteos (planteamientos) parecidos, místers parecidos... Son perfiles de planteos diferentes a otros que intentan jugar mucho más. Se dudaba mucho de que viniera acá a Osasuna y de cómo podría rendir. Yo también me he sacado la espina. Creo que estoy haciendo una buena temporada en general. Trato de darle lo mejor al equipo, que confía en mí. Al míster, a Braulio... A la gente de Osasuna que confió en mí después de tener una temporada en general regular. Quiero darle lo mejor a ellos. Fueron los que confiaron en mí.
¿Le gustaría quedarse en Osasuna cuando acabe la temporada?
Sí, claro. Quiero quedarme. Estoy encantado con Pamplona y Osasuna. Hubiera sido muy lindo tener a la gente en El Sadar. He venido con el Espanyol y me pareció un estadio increíble. El estadio lo han mejorado. Han puesto más butacas para más gente. Sería increíble vivirlo con público. Yo estoy muy contento en Osasuna, como digo. Si la dirigencia (junta directiva) puede hacer un esfuerzo, yo estaría encantado. Voy corriendo cada año yendo de club en club. Un lugar donde me encuentro a gusto, me siento cómodo y puedo rendir es Osasuna. Sería ideal quedarme.
¿Ha planteado al grupo empresarial que tiene los derechos que su deseo es seguir en Osasuna? O dicho de otro modo. ¿En qué medida puede influir su deseo para continuar?
No depende mucho de mí. Antes de venir acá hice un esfuerzo para no renovar con el grupo empresario y tratar de que me queden menos años. Así, jugármela a tratar de rendir en algún club y que el club me compre. Este año, el combo en cierta medida se está dando. Pienso que puede ser un buen lugar para que la dirigencia pueda pensar en comprarme. Yo se lo he comunicado. Estoy muy contento con todo. El grupo es increíble, con esos chicos y con el míster. Uno va con ganas a entrenar en el día a día y eso no pasa en todos los lugares. Encima han confiado en mí. Trato de devolverlo dentro del campo. El esfuerzo se lo estoy dando y algún que otro gol estoy marcando. Puedo ayudar al equipo de donde me toque. Ojalá puedan hacer el esfuerzo y quedarme acá.
Es decir, Osasuna tiene que alcanzar un acuerdo con el grupo empresarial y comprarle.
Sí. Yo solamente puedo dar el “sí” o el “no” cuando esté consumado. Esperemos que principalmente nos podamos quedar en Primera. Luego, que pase lo que tenga que pasar. Pero como digo, yo estoy muy feliz acá.
¿Cómo le siguen y qué le dicen sus familiares y amigos desde Buenos Aires?
Extraño que no vengan a Europa. Hace mucho tiempo que no los veo. No pueden venir por todo esto del covid. Muchas veces han venido a apoyarme a la cancha donde toque. Nos ven bien. Están contentos con mi desempeño y quieren que pueda encontrar un lugar donde quedarme. Yo cuando llegué acá apuntaba a esto que me estás preguntando. Hacer una buena temporada y que el club pueda comprarme. Espero que dejemos al equipo en Primera y ya veremos. Ojalá que puedan hacer un esfuerzo y pueda quedarme acá, vuelvo a decir.
No ha podido saborear el calor de El Sadar a favor. Sí en contra. ¿Cree que hay similitudes con las hinchadas argentinas?
Es un poco diferente. La idiosincrasia del país es ya de por sí distinta. Eso no quiere decir que sea mejor o peor. En Argentina se vive diferente el fútbol. El que lo conoce se da cuenta. Pero he venido a El Sadar y se nota, antes de que la renovaran, que es una cancha cerrada y que la gente se sentía mucho. Es muy parecida a las de Argentina. Pero con esto del covid, no podamos disfrutar de la gente.
Se le ve con ganas.
Muchas veces nos ponemos por delante en el marcador y luego nos cuesta aguantar el resultado. La gente en ese momento influye mucho. Tanto para que no nos hagan un gol como para que el equipo saque fuerzas de donde no tiene. Uno cuando está jugando y está cansado ve a la gente de la tribuna que te grita y que te alienta. Te dicen que quieren ser uno de nosotros. Es un plus que no lo estamos teniendo. Osasuna es un equipo que siente mucho a la gente, por eso no está perjudicando jugar sin aficionados.
¿Qué tal se vio con Budimir formando pareja de ataque?
Bien. A mí como delantero me gusta siempre jugar con otro punta. Se dividen los trabajos. Al estar en el área muchas veces uno arrastra y marca, y el otro hace el gol. O viceversa. Lo que veo es que juegue quien juegue siempre se le desea lo mejor. Budi, Enric, el Chimy y Adrián son un pan de Dios. Son muy buena gente. Al que juega siempre lo alentamos para que dé lo mejor y haga goles. Si nos quedamos en Primera, todos vamos a salir beneficiados. La clave de eso está en la unión y en lo buena persona que es cada uno. Eso hace que todos tiremos para el mismo lado.
¿Se ve jugando con el Chimy?
Me gustaría, claro. El Chimy es un loco. Lo hizo espectacular la temporada pasada. Como argentino me dio mucha pena cuando se rompió por primera vez. Él podría haber resuelto su vida con una venta, podría haber jugado en un equipo top de mundo. Hoy por hoy le veo que tiene muchas ganas todos los días. Se levanta con una sonrisa y viene a entrenar siempre muy alegre. Ahora que ya está casi para entrar con el grupo. Va a ser una alegría para todos. Cualquiera que juegue con él lo va a disfrutar porque es un gran chico y un gran jugador.
La vida del Chimy ha estado llena de obstáculos. ¿Cómo fue la suya en Argentina?
A mí me costó mucho llegar a Primera. Debuté a los 19 años. En las inferiores no jugaba casi nunca. Ya de grandes, me tocó jugar y debutar muy rápido. Lo ha pasado mal cuando era chico. Me costó crecer. Era muy enano. El físico en Argentina influye, jugaba el que era más grande o más fuerte. Yo, casi nada. Comencé a jugar a los 18 o 19 años. Por suerte tuve la posibilidad de debutar en Primera y es lo que me llevó a estar acá en Europa.
Nadie diría lo de la altura.
Pegué el estirón sobre los 16 años. Mis compañeros se habían desarrollado a los 13-14 años. Mientras todos estaban en plenitud con su cuerpo desarrollado, yo todavía tenía cuerpo de niño. Agradezco cada cosa que me ha pasado para llegar hasta aquí. Las cosas malas son lo que a todos nos hacen más fuertes.
¿Qué ídolo tenía?
Cuando era más chico no era un 9, jugaba más atrás. Me gustaba mucho Riquelme. Era fan de Román. No por similitudes, sino por verlo en el campo. Disfruté mucho en su época cuando ganó todo con Boca. Lo seguía y me parecía un jugador increíble. Era mi ídolo.
Salió de Boca Juniors y lo fichó el grupo empresarial. De ahí al Sao Paulo y a Europa.
Cuando me compró el grupo empresario, estuve muy cerca de jugar en el Inter. Ya tenía mi contrato casi firmado. Se había arreglado todo y luego de un día para el otro se cayó. De ahí ya arrancamos con el pie izquierdo. Dejé de confiar en el grupo. Luego fui a jugar a Inglaterra y no jugué. Cuando uno no juega, baja mucho el nivel. No tuve una buena temporada. Después cuesta todo el doble. En su momento me sirvió, no me arrepiento de nada. Todo pasa por algo. Espero tratar de redimirme acá. Es lo que siempre digo. Estoy feliz de estar en Pamplona. Se valora a un jugador como yo y eso a mí me llena el alma. Como dije, le puedo dar mucho más a los compañeros y a la afición que siempre está con nosotros.
¿Qué le atrae de Pamplona?
La tranquilidad y el tener todo cerca. Eso se disfruta mucho, aunque ahora estemos limitados. Dar un paseo o tomar un café en cualquier lado. Me gusta que la gente sea muy cálida y muy respetuosa. Uno cuando se va haciendo más grande valora que le respeten, que la gente sea amable. Me siento cómodo. El día a día es ameno. El míster y su cuerpo técnico son grandes personas. Uno disfruta de ir a entrenar. El día a día con los compañeros es bárbaro también. Tienen un grupo enorme de hace muchos años. Eso es la unión de lo que es Osasuna, lo que nos va a llevar a quedarnos en Primera. Son todos de aquí. Oier, Roberto, David, Unai, Kike... Se nota que son de Pamplona y quieren mucho al club. Sienten la camiseta. Son los que nos van a llevar a la salvación. Ellos lo sienten más que ninguno y tenemos que contagiarnos.
¿Con quién vive aquí?
Con mi novia. Convivimos desde que estaba en Argentina. También está muy contenta en Pamplona y quiere estabilidad, dejar de ir de club en club cada año cambiando. No es bueno para nadie tener una mudanza cada ocho meses. Ni para mi rendimiento ni para la vida en sí. Pero creo que como dije al principio de la nota (entrevista), es un combo en el que se pueden dar muchas cosas para que yo siga el año que viene.
Una curiosidad. Ahora con la covid, ¿se sacan fotos con aficionados y firman autógrafos por la calle?
Con el frío que hace entre el camperas, los suéters, la mascarilla... Uno no muestra tanto la cara, pero hay gente que te reconoce y te pide una foto o algo. Siempre con el barbijo. Nosotros tenemos que estar siempre en una burbuja. Si se contagia uno, se contagian todos, como le pasó al Granada. Pero la gente es muy amable y muy respetuosa. Comprende cuando no te quitas la mascarilla o no quieres tener contacto. No podemos coger el virus y llevarlo al club.
“EL VAR PREMIÓ A QUIEN SIMULÓ, NO A QUIEN QUISO JUGAR" 
 
El punta argentino habla sobre la amarilla que vio contra el Granada y que ayer precisamente se quedó sin efecto en los despachos


¿Cómo se ha quedado al recibir la noticia de que el Comité de Apelación le ha quitado la tarjeta amarilla del partido contra el Granada que le enseñó Estrada?
Lo acabo de leer en las redes sociales. El míster también me lo había dicho a la mañana. Es justo que se haya tomado esa decisión. Tenía tres amarillas y me deja con dos. Para un delantero terminar la temporada sin llegar a las cinco es importante, para todos en realidad. Por otro lado, me da un poco de bronca. Me queda un sabor amargo. Le dices al árbitro que no lo tocas y premia al que simula y no al que realmente intenta seguir jugando a pesar de todo. Él simula para que no le cobren penal. Así se lo he dicho al árbitro. Se puede equivocar porque es humano, como todos nos equivocamos. Pero creo que en el VAR eso se tendría que haber visto. Para eso está, para que vean las jugadas. En ningún momento le toco la cara. Nos podríamos haber ido en el minuto 70 ganando 3-1 y el partido liquidado. Al final ganamos y todo va a quedar en una anécdota.
A un delantero de sus características, ¿le beneficia o le perjudica la implantación del VAR?
Nadie quiere sacar ventaja de una acción dudosa. A mí creo que me beneficia. En la ley del off side muchas veces el delantero juega al borde. Se hila más fino. En un momento que te quedas mano a mano o te cobran un off side en un gol que era válido. El VAR en ese sentido beneficia a todos y creo que poco a poco cuando esté instalado al cien por cien va a funcionar muy bien.
volver arriba

Activar Notificaciones