Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Jugadores

Todoterreno Moncayola en el Osasuna-Real Madrid

El canterano firmó un papel sobresaliente de derroche físico, disciplina y criterio con el balón de principio a fin

Ampliar Moncayola y David García, junto a Casemiro dentro del área.
Moncayola y David García, junto a Casemiro dentro del área.
Actualizado el 10/01/2021 a las 11:28
La progresión de Jon Moncayola es equiparable a su característica zancada sobre el campo. Cabalga con paso firme. Incansable, perfecto tácticamente, dando sentido al juego y con un despliegue inconmensurable, el canterano de Osasuna firmó ante el Real Madrid un partido de matrícula de honor.

Jon Moncayola se hizo gigante. De principio a fin. Con el partido agonizando y las fuerzas justas se marcó una carrera hacia el área del Real Madrid que puso en jaque el sistema defensivo blanco. Su potencia en la conducción sorprendió al engranaje defensivo cuando ya se abrían huecos. En campo abierto y cuando tocó armarse, Moncayola estuvo siempre en el sitio correcto.

ANCLA Y RECORRIDO

El centrocampista se colocó por delante de la defensa y estuvo acompañado por Oier, a su derecha, e Iñigo Pérez, a la izquierda. Moncayola se multiplicó en las coberturas a los costados. Oier e Iñigo siempre tuvieron un escudero fiel, disciplinado pero a la vez ambicioso para descolgarse al ataque. La bisagra entre la defensa y el centro del campo no podía estar mejor capitaneada. Junto a él, un Oier sublime.

Moncayola demostró frescura en las piernas. Con y sin balón. Natural dentro y fuera del campo, no se corta y actúa con el mismo temple jugando en Tercera o contra el Real Madrid. No ceja en su empeño y posee un físico que le permite ganar disputas. Ayer mostró todo su arsenal. Al trabajo sin balón le añadió una buena dosis de criterio en la salida de balón. Obtuvo un 85% de éxito en los pases. Intentó 48 pases y 41 fueron buenos.

LA ESPINA DE HACE UN AÑO

Hace un año, Moncayola tuvo que retirarse del campo nada más empezar el partido contra el Real Madrid en El Sadar. Se lesionó el tobillo. El plan de Arrasate se vino abajo enseguida, condicionados por su ausencia. Esta vez sí salió a las mil maravillas. La propuesta de poblar el centro del campo con el 4-1-4-1 congeló a los blancos. Y en esa puesta en escena emergió Jon Moncayola.
volver arriba

Activar Notificaciones