Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Osasuna 0-0 Real Madrid

Partido de guante blanco

Soto Grado no mostró ninguna tarjeta amarilla, algo que no ocurría desde 1987 en un Osasuna-Madrid de Copa

El colegiado César Soto Grado, junto a Sergio Herrera, tendido en el suelo.
El colegiado César Soto Grado, junto a Sergio Herrera, tendido en el suelo.
AFP7
Actualizada 10/01/2021 a las 06:00

José Donato Pes Pérez. Pocos árbitros más míticos recordarán los aficionados de cierta edad. El aragonés era de los que la liaba en los duros años 80, en los que Osasuna se salvaba a base de pura garra y sufrimiento y para ello tenía que esquivar arbitrajes demoníacos. Pero Péz Pérez tenía a gala, hasta este sábado, ser el colegiado que había dirigido el último Osasuna-Real Madrid sin tarjetas amarillas. Algo casi imposible de ver, dada la intensidad, la polémica, las acciones de dureza y protestas que se derivaban de los choques entre rojillos y blancos con las gradas de El Sadar (antes San Juan) rugiendo. Este sábado, sin esas almas calentando a su equipo, se repitió ese hecho. El colegiado César Soto Grado no tuvo que recurrir ni una sola vez a su bolsillo para mostrar tarjetas.

No tuvo que hacerlo, o no quiso, porque estaba llevando el partido con tal comodidad que no lo vio necesario. Hubo alguna acción aislada que pudo ser merecedora de amarilla, como una falta de Aridane, o en la pequeña tángana final en la que el Madrid reclamó penalti de Oier a Casemiro, con intercambio de piropos y miradas entre ambos. Pero a veces la mejor tarjeta es la que no se saca y el partido concluyó sin ningún tipo de dureza ni altercado, tan habituales en estos partidos.

EL ÚLTIMO PRECEDENTE

Hay que remontarse a un partido de Copa del Rey de 1987, concretamente del 25 de febrero, en el que Pes Pérez no utilizó ninguna tarjeta en el partido entre Osasuna y Real Madrid. Para hablar de partidos de Liga, hay que mirar el año anterior, en la temporada 85-86, el 13 de octubre de 1985, la visita del equipo blanco se saldó también sin tarjetas. Perdió Osasuna 0-1 con gol de Hugo Sánchez, uno de los jugadores que más polémica generaba en los duelos entre merengues y rojillos. Más allá de estos enfrentamientos, el último encuentro de Primera sin tarjetas en El Sadar fue un Osasuna-Betis que se disputó el 25 de octubre de 2008.

Soto Grado, árbitro toledano afiliado al Comité Riojano, llevó este sábado a la excelencia el saber conducir un encuentro sin recurrir ni a tarjetas, ni a malas caras o discursiones, ni chulería. Ni VAR.

Las dos jugadas en las que el Real Madrid marcó, anuló sin dudar los goles porque sus asistentes levantaron acertadamente el banderín. No le hizo falta ser autoritario para ganarse el respeto de los contendientes. Después de tantos partidos de quejas arbitrales por parte de Osasuna, por fin llegó una alegría en este apartado.

Te puede interesar

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE