x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Osasuna
ATHLETIC 0-1 OSASUNA

Osasuna conquista San Mamés a base de trabajo y sufrimiento

Oier marcó el gol de un equipo más replegado que de costumbre frente a un Athletic que tuvo ocasiones claras al final

Galería de fotos del partido disputado el domingo 16 de febrero en San Mamés

Fotos del Athletic-Osasuna

Fotos del Athletic-Osasuna 47 Fotos
Fotos del Athletic-Osasuna

Galería de fotos del partido disputado el domingo 16 de febrero en San Mamés

José Carlos Cordovilla / Efe
Actualizada 17/02/2020 a las 09:02
A+ A-

San Mamés, qué mejor escenario para volver a celebrar un triunfo. Anhelaba la hinchada osasunista pegarse un alegrón así para superar el bache de derrotas y dar otra zancada por la permanencia. Osasuna pudo demostrar que posee alma de Primera, donde seguirá compitiendo a nada que consiga tres victorias en las catorce fechas que quedan. Alma, porque tiene la capacidad de adaptarse a las situaciones que le exige la categoría y de resistir firme cuando no puede imponer su partitura. Aquí está la diferencia entre los equipos que no están destinados a ganar por calidad y sí por otros intangibles a veces tan valiosos. Se hace difícil desmontar a este Osasuna cuando se arma como colectivo.

Llegaban los de Arrasate con bajas importantes y todo el respeto para frenar las oleadas de un Athletic en estado de emociones coperas, al que le supo poner anestesia. En Bilbao se colocaron esta vez el traje del trabajo y el orden, metidos más atrás que de costumbre. Era cuestión de colocar desde abajo los cimientos para asumir menos riesgos y dejar menos pasillos. No le pudo salir mejor la estrategia a Jagoba, que siendo justos vio cómo su equipo marcaba en prácticamente una sola llegada y acababa colgado de pie agarrado con las yemas de los dedos a una barra. El Athletic había chocado contra un sólido muro hasta que apretó en un final de infarto con un remate de Capa que solucionó Herrera y un bello cabezazo de Aduriz que dio en la base del palo.

Osasuna temía que la agitación de Williams le llevara a un mal destino. Arrasate colocó tres centrales de antídoto. Entre Unai, Aridane y Roncaglia formaron una sociedad generosa en ayudas y despejes. Se quedó en el banco David, al igual que Torres. Con dos carrileros de largo recorrido, Osasuna dio la sensación de no querer descomponerse abriendo esta vía. El concepto de la colocación prevaleció en el día en que regresaba Oier, que interpretó perfecto el juego sin balón junto a Darko. Osasuna recuperó el alma con él en el campo. Necesitaba su nervio, liderazgo, sentido táctico. En el fútbol, y en la vida, no hay nada casual.

El estellés tuvo además el inmenso premio de anotar el gol del partido. Se estaba llegando a la media hora cuando Iñigo ejecutó una falta al área. Allí apareció como un avión Unai para ganar el duelo por alto y servir a Darko, que conectó de cabeza. Despejó Simón y la pelota cayó a los dominios del capitán para mandarla por el hueco que se había abierto.

El Athletic no arañaba. No pasó en la primera parte de un gol anulado de Williams por falta clara de Raúl a Herrera. Salieron con mordiente los de Garitano y fueron cediendo contra un Osasuna que llegó a tener su fase más reconocible presionando arriba, aunque con una dupla de delanteros que no encontró conexión alguna. Llevar ventaja en el marcador y sujetar a un fiero oponente era ya un éxito. El Athletic estuvo carente de creatividad. Es fuerte pero no le sobra clase. Ni gol. Osasuna le pagó con su misma moneda poniendo un sistema calcado. Capa y Yuri fueron martilleando por las alas, pero atrás los navarros eran un dique.

Cayeron más gotas de sudor en la segunda mitad. Eran frías. Comenzó con el susto de un despeje de Herrera que pegó en Raúl García, desconectado este domingo por lo que tenía en frente. A Williams tampoco se le dejaron espacios. Fue más protagonista por dos penaltis que reclamó la grada. Una mano de Unai en un rebote rápido y una caída ante Herrera, que no le tocó. Entre tanto, el debutante Vencedor había lanzado una falta al larguero tras pegar en una barrera que acertó saltando. Sancet había mejorado a los rojiblancos.

Osasuna ofrecía pocas señales en ataque. Si acaso, una llegada en carrera de Gallego que abortó Yeray y un remate de cabeza de un incansable Estupiñán. Quedaba un final que pudo ser dañino. La posesión era indiscutible. Todo el equipo estaba por detrás del balón. Williams remató en el minutos 79 de cabeza a las menos de Herrera, que en el 89 hizo la parada de la tarde con una mano de reflejos que sacó ante Capa. Aduriz en el minuto 92 hizo más grande el nudo en la garganta con un bonito salto y cabezazo al palo. Ganar así también vale y sabe a veces mejor.

 

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra