Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Mundial de Catar 2022

El otro padre de los Williams

El burladés Félix Taínta es más que un agente para los hermanos de la Rochapea

Ampliar Félix Taínta, junto a Iñaki y Nico Williams en Catar en el encuentro que tuvieron el viernes
Félix Taínta, junto a Iñaki y Nico Williams en Catar en el encuentro que tuvieron el viernesCEDIDA
Publicado el 29/11/2022 a las 06:00
Se quedó pasmado de su velocidad. Cuando Iñaki jugaba con 15 años en el Pamplona, vio sus condiciones. Se acercó y le pidió el teléfono de su familia. María, la madre, se sorprendió. Era la primera vez que alguien preguntaba con ese interés. Quería representarle. Tras insistir, porque se dieron un tiempo, aceptaron. Así empezaba una relación agente-futbolista que ha pasado el límite profesional. Félix Taínta Irurzun (Burlada, 1967) siente hoy la emoción de verle jugar el Mundial con Ghana, al mismo tiempo que ha debutado su joven hermano con España. Nico era un niño de 7 años cuando se forjó el encuentro con aquella humilde familia de la Rochapea. Si una persona conoce a los Williams es este navarro que en los años 80 jugó en la cantera de Osasuna y defendió los colores del Promesas. Taínta atiende la llamada desde Catar, adonde llegó hace una semana con los padres en un viaje organizado previamente por la Federación de Ghana antes de saber que Luis Enrique también llamaría a Nico.
Los dos hermanos jugando el Mundial. ¿Qué siente?
Es algo muy bonito que te llena de orgullo. Como digo yo, demuestra que algo habremos hecho bien. Son dos chicos que los conoces desde muy pequeñitos y han crecido contigo. Has estado con la familia desde el minuto uno apoyándoles e intentando ayudar. Te sientes súper orgulloso de los chavales y de tu trabajo.
A Iñaki le vio en el Pamplona.
Echando la vista atrás, recuerdo sus partidos y lo que pude ver en él. Ves lo qué tenía en esos momentos y todo lo que ha mejorado desde entonces. Han pasado años. Momentos de sacrificio y de mejora constante. Hasta llegar aquí. Nico desde pequeñito apuntaba unas maneras espectaculares, pero hay que ir despacio con el jugador de talento. Ha ido desarrollando aspectos menos buenos que tenía. Lo ha hecho y lo está haciendo.
Iñaki Williams, en el partido de este lunes contra Corea del Sur
Iñaki Williams, en el partido de este lunes contra Corea del SurREUTERS
¿El factor humano ha marcado la relación con ellos?
Sí, porque cuando conocí a Iñaki y a su madre, su padre no estaba, estaba en Londres. Y Nico era un chavalín. A mí me ha tocado estar siempre apoyando a la familia, asesorándoles, por la creencia que tuve en el chaval, en Iñaki. Me volqué porque veía condiciones diferentes. Cuando la madre no tiene al marido, el idioma, dos hijos... Son momentos muy duros. Tienes que estar todos los días peleando. Siempre he intentado ayudar y acompañar. La relación es de familia. Te voy a decir un detalle. A mí, María siempre me habla de mis hijos. “Félix, son tus hijos”, me dice. Cuando me preguntan cuántos tengo, digo que cuatro. La relación es como la de un padre a un hijo, tal cual te lo digo.
¿A Iñaki le costó dar el paso de ir seleccionado con Ghana?
Sí. Era una decisión que acarreaba muchas consecuencias, positivas y no tan positivas. Pones las cosas en una balanza y valoras para tomar una decisión. ¿Cosas buenas? Jugar un Mundial. Con España a día de hoy no iba a poder jugar. Está además la experiencia de conocer compañeros del país de sus padres. Ver la cultura ghanesa. Las menos buenas es que ya renuncias a España. Se valoró. Estuvo en Ghana. Iñaki aprecia la ilusión de sus abuelos. Vio todo más de cerca y dio el paso. Entendemos que ha sido acertado. Está motivado, contento y a gusto.
¿A Ghana le gustaría haber contado con Nico?
Al dar Iñaki el OK, Ghana también quería contar con Nico. Pero entendíamos a nivel familiar y del entorno que Nico tenía recorrido con España y así se lo hacíamos saber. Había que esperar. Más adelante, si no iba con España, él podría tomar la decisión.
¿Qué rol ocupan cada uno?
Iñaki acaba de llegar y en eso es un novato, pero tiene una edad, un estatus y una madurez en el fútbol profesional. Nico ha llegado hace muy poquito. Es un chavalín que entra al vestuario calladito, con mucha humildad. A escuchar y a aprender. Le digo que tenga los ojos abiertos y las orejas altas. En el verde hay que tener respeto a todos, compañeros y contrarios, pero tienes que ser tú, es lo que le ha hecho llegar hasta donde está. Desparpajo y valentía.
¿Qué tal han estado con ellos?
Estuvimos comiendo el viernes con los chavales y la familia, charlando y paseando hasta la tarde-noche. Viene bien que se junten los dos hermanos y que se vean, así desconectan. Fue bonito.
¿Se dejan ver ellos por Pamplona?
En cuanto pueden, siempre se escapan. Mantienen a los amigos, a la cuadrilla. Aunque vivan en Bilbao, sus raíces son muy navarras.
¿Qué es lo más llamativo que le ha parecido del país?
Es un país desastroso. Para hacer turismo un día o dos días hay cosas que te llaman la atención como los edificios o los rascacielos. Pero a nivel de comunicaciones, de carreteras y de traslados es un desastre descomunal. Para hacer 20 kilómetros en coche tardas hora o más. Hay unos atascos increíbles. Que no nos vendan películas. Traer aquí el Mundial es de locos. Ya sabemos por qué es. Es increíble.
¿Ha sentido que se vulneran los derechos humanos?
No, te centras el fútbol. Se han preocupado de dar una buena imagen en ese sentido. Cuando vienes, te dicen “oye esto no se puede hacer, debes tener cuidado...”. Nada. No hay ningún problema. Puedes convivir como en cualquier otro sitio y no hemos visto nada que se salga de lo normal.
Nico Williams, en el partido del domindo contra Alemania
Nico Williams, en el partido del domindo contra AlemaniaREUTERS
¿Los estadios qué tal?
Los accesos son penosos por parte de la organización. Te cortan la carretera y no puedes entrar con el taxi. Te tienes que bajar e ir andando bastante. Las carreteras están sin terminar. Vas a meterte por un sitio y la policía te manda para otro. Es un desastre. Luego, dentro está todo muy bien.
¿Hay ambiente de fútbol?
Sí, porque hay aficionados de todas las selecciones. Pero el ambiente real solo está en la zona del campo. Si sales de ahí, por la ciudad, ya es diferente.
¿Hasta cuándo se queda?
Me vuelvo después del partido de Ghana (ayer de madrugada cogía el avión). He estado una semana y tengo trabajo en Pamplona. Los seguiré desde casa. Si van avanzando, volveré. Los padres se quedan hasta que termine el último.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora