Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Balonmano

Niko Mindegia Elizaga: “No tengo prisa ni presión. Sólo pienso en volver a disfrutar en la pista”

Elegido por tercera temporada consecutiva como mejor central de la liga polaca, el de Santesteban se recupera en casa de la fractura de cruzado y menisco que le obligó a una doble intervención quirúrgica en ambas rodillas

Ampliar Niko Mindegia Elizaga, con la camiseta del Erreka de Santesteban, se recupera estas semanas en Navarra de la grave lesión de rodilla
Niko Mindegia Elizaga, con la camiseta del Erreka de Santesteban, se recupera estas semanas en Navarra de la grave lesión de rodillaj.a. goñi
Publicado el 04/08/2022 a las 06:00
El domingo es su día de descanso. El resto de la semana, ya sea en su casa familiar de Santesteban o en el centro de Jurdan Mendigutxia en Barañáin (Zentrum), Niko Mindegia Elizaga, de 34 años y central del Wisla Plock polaco, realiza ejercicios y trabaja en la recuperación de sus rodillas. “No da problemas, puedo hacer ya casi vida ‘normal’, así que estoy dándole cañacon todas las directrices y ejercicios que me marca Jurdan. Estoy acostumbrado y me gusta”, afirma el jugador, que el pasado 24 de mayo se rompía el ligamento cruzado anterior y el menisco de su rodilla derecha -en la que ya se había roto el cruzado en 2015-. Dos días después ya estaba encasa preparándose para una intervención que se realizó en la Clínica Universidad de Navarra el 6 de junio y que, finalmente, le afectó a las dos rodillas ya que, para solucionar la rotura en la articulación derecha, fue necesario un injerto tomado de la izquierda.
“Este domingo haré dos meses. Y va todo bien. Casi me molesta más la rodilla ‘buena’ que la que me rompí. Estoy contento. Vamos sin prisa, tranquilos, pero estoy ya haciendo algunas fintas y movimientos que no pensaba que podría realizar”, reconoce el doneztebarra, quien confía en regresar a Polonia en octubre para hacer “algún ejercicio individual” con balón y reintegrarse a los entrenamientos con su equipo “a partir de enero. Arriesgar en diciembre, con apenas un partido, no tiene sentido. Prefiero esperar, aprovechar el mes de minipretemporada que tendrá el equipo por el Mundial y tratar de volver en febrero”.
A Mindegia, mientras se prepara para una de sus tres sesiones semanales de dos horas en Zentrum, se le ve contento, motivado. “No tengo prisa ni presión. Me fastidia que esta lesión fuese en un momento en el que estaba disfrutando muchísimo pero estoy centrado en lo que toca, que es en trabajar y recuperarme lo mejor posible. Quiero volver a disfrutar en la pista del balonmano. El primer día tras la lesión fue muy muy malo. El peor de mi vida posiblemente. Me vine abajo. Pero, al día siguiente, ya cambié el chip. En mi cabeza se hizo un click, me olvidé de todo y me concentré en la recuperación. Ni siquiera me importó lesionarme cuatro días antes de la Final Four de la Liga Europa. Dejé de darle vueltas. Todo pasó a otro plano. Y me está yendo muy bien. La verdad”, expone el que, por tercera temporada consecutiva, ha sido designado mejor central de la PGNiG, la liga polaca.
Niko Mindegia, ayer en Zentrum
Niko Mindegia, este miércoles en Zentrumj.a. goñi
LA LLAMADA A SU MADRE
A ese cambio mental le ayudaron los cientos de mensajes de apoyo que recibió. “Fue increíble, una locura. No lo esperaba y me sobrepasó un poco al principio, la verdad, pero también me ayudaron a darle la vuelta a la situación tan rápido y estoy muy agradecido. Los guardo”, reconoce, antes de destacar tres. “No sé por qué pero me ‘tocaron’ especialmente. Uno de Iban Tuli, de Donamaría, otro de un ex compañero del Chambéry y el tercero del remontista Iñaki Lizaso”, explica. “Y la llamada a mi madre, que me tranquilizó mucho. Normalmente no soy de llamarle mucho cuando pasa algo malo pero esta vez, no sé bien por qué, le llamé. Y me ayudó”, dice.
“En Polonia estoy muy bien, disfrutando mucho. En el equipo estoy genial, la ciudad es muy cómoda, en el pabellón hay buen ambiente en los partidos y más que habrá este año al jugar Champions... En general, he tenido muy buenas experiencias desde que decidí salir fuera, en 2013. Ahora disfruto mucho más con el hecho de jugar, de estar bien, que lo que hacía antes de cumplir 30, que no me daba cuenta de nada y jugaba por instinto”, reconoce el navarro, quien saltó al profesionalismo en 2005 con el Portland San Antonio y que ha jugado también en el Helvetia Anaitasuna (cedido), Naturhouse La Rioja, Pick Szeged húngaro (ganó la Copa EHF 2013-14), KIF Kolding danés, Chambery (ganó la Copa de Francia 2019) y los tres últimos años en el Wisla Plock (tiene contrato dos más).
A la hora de recuperarse, Mindegia -subcampeón europeo con España en 2016- no tuvo dudas en ponerse en manos de Mendigutxia, con quien ya trabajó tras su lesión en 2015. “Nada más salir del partido de la lesión, y sabiendo que me había roto, llamé a mis padres (Txomin y Loli), a mi hermano (Iban) y, el siguiente, a Jurdan. Confío en él plenamente. Me da una seguridad y una tranquilidad enorme”, explica, quien encontró desde el primer momento el apoyo de su técnico Xavi Sabaté para tratarse en España. “Me llama para ver qué tal va todo, le mando vídeos... Nos mantenemos en contacto pero ahora ellos están en pretemporada y yo, en lo mío”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE