x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Balonmano

Iñigo Jorajuria: Un regreso, pero a otra vida

Tras dos temporadas jugando en Alemania, el extremo de Barañáin Iñigo Jorajuria ha vuelto a Navarra este curso, en el que ha cambiado el profesionalismo por competir en Primera Nacional, de la mano del Jacar San Antonio

Foto de Iñigo Jorajuria, extremo de Barañáin, ha vuelto a Navarra tras su periplo en Alemania. Ahora juega en el Jacar San Antonio en Primera.

Iñigo Jorajuria, extremo de Barañáin, ha vuelto a Navarra tras su periplo en Alemania. Ahora juega en el Jacar San Antonio en Primera.

15/10/2019 a las 06:00
Etiquetas
A+ A-

Íñigo Jorajuria cambió la Liga Asobal, en la que jugaba con el Sinfín cántabro, por vivir una nueva aventura ligada a este deporte en Alemania. En 2017 fichó por el Schalksmühle Halver, de la tercera categoría germana, y, dos cursos después, ha regresado a España, pero con un chip completamente diferente: el balonmano ha quedado en un segundo plano. Ahora no se dedica al balonmano de manera profesional, sino que es primero profesor de alemán, pero sigue compitiendo, en Primera Nacional, con el Jacar San Antonio.

A pesar de que reconoce que esperaba contar con otra oportunidad al volver de Alemania, no se lamenta de su situación actual. Era algo que ya vio venir. “Yo a lo que aspiraba no era a jugar en la elite de la Champions League, digamos, que allí la gente vive bien, pero cuando me fui de casa con 18 años tenía claro que con el balonmano quería vivir, no sobrevivir. Hay un punto en el que, depende de qué situación tengas, la gente está abocada a sobrevivir con el balonmano, y encima fuera de casa. Así que yo he tomado la decisión de seguir por otro lado, y ya está. El balonmano requiere mucho tiempo, mucho esfuerzo, salir de casa… si esto me sirve para vivir, adelante. Cuando estaba en Asobal ya vi para dónde iban los tiros: o mucho cambiaba la cosa o nada. Yo estaba esperando a que llegara la oportunidad de que un equipo apostara por mí o que tuviera una estructura más profesional. A mí no me ha llegado, pero tampoco me lamento. Ahora estoy aquí y estoy muy bien”, reconoce el extremo derecho.

LA OPORTUNIDAD GERMANA

Aunque las dos últimas temporadas haya jugado en una tercera categoría, como ahora con el San Antonio, asume que el nivel profesional de la liga es muy diferente. “A nivel de balonmano, Alemania no está tan lejos de España como podría pensarse. Esta tercera categoría sería como la Plata de aquí, más o menos. Donde yo veo la diferencia es a nivel económico, por un lado, y por otro, la mentalidad. Por ejemplo, en el equipo en que yo estaba los sueldos podría firmarlos cualquier equipo de parte baja de Asobal o de la parte alta de la Plata española, y sin embargo en Alemania son conscientes de que con ese salario la mayoría de la gente no puede sobrevivir. Por eso, el club da todas las facilidades del mundo para que los jugadores, además de jugar a balonmano, trabajen. Se es consciente de lo que hay y de que la gente no está centrada al cien por cien en este deporte. Y creo que eso en España no pasa: se le exige profesionalidad al jugador, cuando luego el club, por los motivos que sea, no lo es”, explica.

Sin embargo, decidió volver, aunque tenía una oferta de renovación sobre la mesa. “El primer año estuve genial, pero el segundo lo empecé con algún tema extradeportivo y no jugaba. Entonces me planteé salir de allí. Me dijeron para renovar y no quise. Al volver, tuve alguna oferta, pero ninguna me acababa de convencer. Tenía la posibilidad de trabajar de profesor de alemán, y dar otro paso más, en este sentido. Así que hablé con el San Antonio, donde tengo bastantes amigos, y la verdad es que muy bien. Me ha salido todo a pedir de boca”, asume.
Dentro de su plan de regresar a España, Navarra siempre fue una prioridad. “Mi primera, segunda y tercera opción era estar lo más cerca de casa posible. Si un equipo no me da la opción de vivir con el balonmano, que es por desgracia lo que en este mundo casi todo el mundo tiene, no quería estar ya fuera”, dice Jorajuria.

MÁXIMO GOLEADOR

Si bien la tercera categoría alemana no se le dio mal, la española tampoco. Tras cuatro jornadas disputadas, Jorajuria es el segundo máximo goleador del grupo C de Primera Nacional y el octavo entre los seis grupos de la categoría. El extremo navarro ha anotado treinta goles (7.5 de media por encuentro). Sin embargo, esta no es la faceta que más destaca dentro de su aportación en el Jacar: “Creo que puedo aportar bastante en el campo, pero también un poco de experiencia, tanto por mi edad, como porque he vivido bastantes balonmanos distintos”.

Jorajuria vaticina además que el San Antonio tiene opciones de firmar una buena temporada. “Veo al equipo bien. Creo que tenemos bastantes jugadores de calidad, y que es una plantilla muy compensada. Y también pienso que vamos a ir a más. No hemos entrado en la temporada en el pico al que creo que vamos a llegar. Ya se está notando que en el último partido hemos jugado bastante mejor que en el primero”, analiza.
De momento, tenerle a él -y a su experiencia en Asobal y en Alemania- es un paso para que el Jacar San Antonio siga mejorando en Primera Nacional.

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra