Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Novelista

José Antonio Gurpegui: “La mujer es más interesante como personaje literario”

El navarro José Antonio Gurpegui, catedrático de Estudios Norteamericanos y profesor en la Universidad de Alcalá, publica su segunda novela, ‘Ninguna mujer llorará por mi’

El catedrático y novelista José Antonio Gurpegui, en su casa de San Adrián
El catedrático y novelista José Antonio Gurpegui, en su casa de San AdriánGener
Publicado el 15/11/2021 a las 06:00
A caballo entre San Adrián, su localidad natal, y Madrid, ciudad en la que reside, José Antonio Gurpegui Palacios (63 años), habla de su segunda novela, Ninguna mujer llorará por mi. Un relato del que su compañera de profesión y también escritora María Dueñas asegura que le ha llegado al corazón: “Está escrita con una sensibilidad extraordinaria”. Catedrático de Estudios Norteamericanos y profesor de Literatura Norteamericana en la Universidad de Alcalá, Gurpegui fue profesor visitante en Harvard y colabora como crítico en El Cultural. Es autor de 38 ensayos y de otra novela, Dejar de recordar no puedo, ambientada en la universidad.
¿De qué trata Ninguna mujer llorará por mi?
Merche, la protagonista, es una catedrática de universidad que nace el 20 de noviembre de 1975. Es hija de madre soltera en una familia de militares de alto rango. Su padre, un famoso fotógrafo de guerra, embajador de la UNESCO, las abandonó. Cuando fallece le dice en una carta que la única verdad es que ninguna mujer llorará por él. Como legado, cada cinco años escribe una carta a su hija que deja en diferentes lugares del mundo: China, Rusia, México o Nicaragua. Encontrarlas hará que la protagonista comprenda los motivos del abandono de su padre a su padre y a sí misma. Cada carta es, en sí misma, una aventura.
El narradores Joaquín Ayuso, el mismo de su primera novela. ¿Las dos historias tienen alguna conexión?
No, aunque Joaquín Ayuso será también el narrador de mi tercera novela, que ya está escrita. La primera es una campus novel y esta segunda, aunque nació con la misma intención, me di cuenta que era mucho más interesante la vida de la protagonista. Es más fácil de leer que la primera, más atractiva, más lineal. Cada carta tiene su propia historia La tercera es una novela con tintes históricos, ambientada al principio de la Guerra Civil.
¿Qué quiere transmitir con Ninguna mujer llorará por mi?
La idea de que las cosas no son como parecen. Que en la vida nada es blanco, ni nada es negro. Y en el tema de la Guerra Civil, que aparece en la novela, nos irá descubriendo que las cosas no son como parecen, siempre hay dos verdades.
¿Por qué una protagonista femenina? ¿Se venden mejor las historias de mujeres?
El público femenino lee más que el masculino, hay más lectoras que lectores. No obstante, en un principio, el protagonista iba a ser un hombre. Pero, como personaje literario, la mujer es es más interesante, es más poliédrica, tiene más aristas. Los hombres somos más simples. Estamos asistiendo a la sustanciación de una realidad. Según avanza la novela, vemos la evolución de Merche, cómo conoce la historia de su padre y cómo se va conociendo más a sí misma.
¿Cómo lingüista cree necesario el uso del lenguaje inclusivo, el constante uso de les, las, los ?
Resulta pesado. La gramática española es muy rica y “los” abarca a todos los géneros. Pero reconozco la necesidad de la inclusión en el lenguaje que, por otra parte, puede llegar a sistematizarse porque es algo vivo. En mi caso, cuando hablo en español con mis alumnos, he optado por utilizar el género femenino. Quizá tiene mucho que ver el hecho de que la mayor parte son mujeres.
¿Leemos ahora más?
La llamada generación Z (nacidos entre los 1995 y 2000) no sé si lee mucho. En general, no hay mucho tiempo para el sosiego, para la reflexión. Lo queremos todo, sobre todo la información, de forma inmediata. La lectura se va a quedar como un reducto de tranquilidad, de introspección, de relajación, de sosiego. De reflexión y de análisis. Por eso mismo, creo que va a ser más necesaria, incluso, de lo que era antes.

LA FRASE 

​“En general, no hay mucho tiempo para el sosiego, para la reflexión. La lectura se convertirá en un reducto de paz”

volver arriba

Activar Notificaciones