Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Concierto

El Navarra Arena se llena de nuevo para cantar con Amaral

Miles de pamploneses corean los temas del dúo en un concierto que había sido suspendido por la pandemia

Eva Amaral, en el escenario del Navarra Arena, en los primeros compases del concierto
Eva Amaral, en el escenario del Navarra Arena, en los primeros compases del conciertoJose Carlos Cordovilla
Actualizado el 13/11/2021 a las 23:42
Amaral hizo cantar a un Navarra Arena que prácticamente se llenó para un concierto que se celebró este sábado después de que fuera aplazado por la pandemia. Cuando faltaban unos minutos para las 21 horas, quedaban algunos huecos en pista y en los laterales, no en las gradas, pero al poco tiempo el pabellón pamplonés lució lleno.
El concierto comenzó a las 21.09 con el sonido ambiental del tema All tomorrow parties de The Velvet underground. El inicio fue espectacular. El dúo salió al escenario en semipenumbra con Eva Amaral portando una esfera de vidrio transparente. La levantó por encima de su cabeza,llegaron un montón de haces de luz sobre ella... y se emitieron cientos de destellos sobre todo el Navarra Arena
Sonó el primer tema Señales de su último disco Salto al color. Ya el segundo El universo sobre mí fue cantado a coro unánimemente por todo el respetable que ya llenaba por completo el Arena. Un suma y sigue de coro total que mantuvo el pulso para referirse a Marta, Sebas, Guille, Mis amigos.
Eva saludaba a la concurrencia comentando que por fin podían celebrar este concierto en Pamplona que se había aplazado en otras dos ocasiones anteriores. Lucía especialmente la enorme pantalla de vídeo que cerraba el escenario, cuadrada y con elementos geométricos a modo de vidrieras. Se jugaba con ella haciendo múltiples combinaciones de luces o proyectando imágenes de Eva Amaral y Juan Aguirre.
Continuaron con los temas Hoy es el principio del final y Bien alta la mirada. Eva tuvo palabras cariñosas con toda la gente que ha sufrido en la pandemia.... “Es hora de que tengan bien alta la mirada”
El tema Lo que nos mantiene unidos estuvo acompañado en imágenes por una enorme bola discotequera setentera... Era sin duda el concierto de los efectos de luz y los destellos. Los temas fluían a veces uno detrás de otro sin pausa...Así sucedió con Lluvia (también de su último disco) y con Cómo hablar, con el que lograron otro enorme coro popular y una enorme ovación final...
“Es ya nuestro tiempo”, comentaba Eva al introducir Nuestro tiempo y los juegos de color de la gigantesca pantalla se convertían en un auténtico imán de embrujo.
Las imágenes en blanco y negro de mayo del 68 se sucedían en la pantalla mientras sonaba Revolución... y el público de pista cantaba aquello de que “Esta es nuestra revolución. ”
IMÁGENES Y MOTIVOS
Después el concierto bajo un poco el pistón emocional con los temas Soledad y Ruido. Hermosas imágenes de motivos geométricos acompañaron estos momentos más introspectivos. Continuaron con el tema Nocturnal, aquel que dio título a su álbum de 2015. Fue un respiró antes de que a continuación el coro se hiciera de nuevo unánime con Moriría por vos (del álbum Estrella de mar) y ese verso “como Nicolás Cage en Living las Vegas” que anticipa es de que “Esta noche, moriría por vos.”
Eva, emocionada, declaraba en ese impás que “este concierto lo vamos a recordar siempre por lo que significa para nosotros, por vuestra respuesta. Qué hermoso”. Y sonó a continuación Cuando suba la marea acompañada de una manera más estoica por la iluminación pero con una realización audiovisual muy bien trabajada utilizando la multipantalla con imágenes al unísono de los músicos... y diversas combinaciones a seis, cinco, dos, cuatro, tres...
Siguieron con Juguetes rotos también de su último disco, aunque escrita en 2008 y no publicada hasta ahora porque no le encontraban el sonido adecuado, tal y como comentó Eva. Y sonó estilo electro vintage años 80.
Entró la guitarra Rickenbaker, ojito derecho de las que toca Juan, con el conocidísimo riff de Días de verano para que el respetable cantara a coro "No quedan días de verano para pedirte perdón "... Fue otro momento mágico y compartido desde la profunda emoción.
Otro momento sonoro interesante sucedió para cambiar un poco el registro con Ondas do mar de Vigo y Mares igual que tú, cuando el colchón de los teclados tuvo su momento de protagonismo…
Y llegó el momento final antes de bises con la intensa y energética Entre la multitud. Cuando la iba despidiendo el dúo aragonés hizo que sus auxiliares de sonido salieran a bailar con ellos. Uno de ellos hasta lució con sus pasos de Moonwalker… Al término de la canción y un "hemos vuelto a encontrarnos" se respondió con una gran ovación del público pidiendo bises
A las 22.42 volvieron los cinco músicos con unos tocados de vidrios en sus cabezas. Los Focos cenitales sobre ellos lograban el efecto de cubrir de destellos -como al principio del concierto- todo el Arena. Buena introducción para el tema Kamikaze, con Eva ahora con un vestido de gasas vaporosos rosáceas.
Sonaron Tambores de la rebelión también de su último disco Salto al color. Las imágenes de un lobo blanco ligaron esa canción, mientras Eva aullaba, con "Hacia lo salvaje". Y las imágenes naturalistas y simbólicas de águilas volando ambientaban la tensión de la canción que mantenía en el directo su carácter fronterizo...Caballos cimarrones, galopadas "a galopar a galopar". Cerraron con Halconera (también de su último disco) la primera tanda de bises. Eva volvió a ceñir la esfera de cristal como rito... El público pedía más.
Volvieron a salir... Eva con otro vestido gris de lentejuelas de cristal que refulgía y centelleaba. "Hemos tenido mucho tiempo para pensar, para echaros mucho de menos.. y nos hemos dado cuenta de que sin vosotros no somos nada". Y tocaron Sin ti no soy nada primero para seguir con Salir corriendo, gritado y coreado por todo el público… Eva tuvo el detalle de sacar un listado para nombrar a todos los que habían hecho posible el concierto, entre ellos los técnicos, los grandes olvidados de la pandemia. Después de cada nombre la gente lanzaba un grito de aprobación... y la lista terminó con el público coreando el muy nuestro “Oe oe oe oe....” E introdujo el tema Peces de colores, dedicado a la lucha de un chico trans de Zaragoza que luchó para poder vivir como deseaba.
Eva Amaral presentó al grupo y terminó el concierto con la música del tema Moon River, con los músicos y todos los técnicos saludado en el escenario, unos 30.
Final apoteósico y feliz.
volver arriba

Activar Notificaciones