Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Cine

Un corto rumbo a los Goya reúne a los hermanos navarros Ustárroz Eugui

Fernando y Agustín llevan casi 30 años de actores y protagonizan ‘Votamos’ de Santiago Requejo

Los hermanos Agustín (izquierda) y Fernando Ustarroz (derecha)
Los hermanos Agustín (izquierda) y Fernando Ustarroz (derecha)Cedida
Actualizado el 06/11/2021 a las 17:25
Los hermanos Ustárroz Eugui han llevado caminos serpenteantes desde que se fueron de Villava en 1992; en ocasiones sus trabajos les alejaban, otras veces convergían en un mismo proyecto. La última vez que se cruzaron fue en el rodaje de un cortometraje, Votamos, que tras pasar por más de 30 festivales recientemente tras pasar el primer corte ha sido preseleccionado para los Goya.
Ni siquiera se fueron por la misma razón a Madrid. Agustín tenía 36 años y se marchó a cumplir su sueño de ser actor. Fernando, con 40, le siguió sus pasos pero no por una vocación interpretativa, sino que dejó su trabajo y llegó a Madrid el día de Nochevieja con la intención de empezar una nueva vida.
Agustín Ustárroz se metió pronto en el mundillo. Estudió interpretación, hizo algún corto, conoció un agente, y en una ocasión en la que Fernando le acompañó a una prueba empezó a meterle poco a poco en el sector, primero haciendo publicidad -“Acababa de hacer un curso de agente comercial y me dijo por qué no”, cuenta Fernando-, un videoclip después y más tarde con un pequeño papel en un corto. “La experiencia me llenó, me puse a estudiar y estuve como dos años, ibas conociendo gente, hicimos una obra de teatro, estrenamos en el Ateneo de Madrid, La comedia nueva o el café, de Leandro Fernández de Moratin...”, recuerda. Ahí los dos caminos iban paralelos. Encadenaron varias obras de teatro y junto con el escenógrafo navarro Tomás Muñoz Asensio montaron una compañía y se fueron de gira.
Fernando fue haciendo más publicidad, episódicos en series, teatro, y siguieron saliendo cosas. Y ahí el lazo empezó a desanudarse. Agustin se decantó más por la voz, en publicidad y documentales, durante varios años, y en 2013 volvió a Pamplona, su padre era mayor, estaba mal y se quedó aquí cuatro años.
Luego se cambiaron: Agustín volvió a Madrid y Fernando a Navarra, donde ya se quedó. “Al venirme hace tres años retomé muchas amistades y estoy muy agusto, estoy haciendo cosas, salen cortos y algo de teatro en Villava”, apunta. Este año ha hecho tres cortos en Navarra, uno en Bilbao y dos en Madrid. Y en uno de estos últimos, cosas del destino, ha vuelto a trabajar con Agustín. Se trata de Votamos, de Santiago Requejo. “La vida te va separando, y ahora este corto nos ha unido con el aliciente de que está ganando bastantes premios y ha sido preseleccionado a los Goya”, cuenta Fernando. Rodado en plano secuencia, cuenta los dramas que se esconden detrás de una junta de vecinos.
Yo ya estoy jubilado pero las cosas que salen las disfruto”, asegura Fernando, con 21 montajes de teatro, 19 largometrajes, más de 50 cortometrajes, y 66 series de televisión a sus espaldas. Tiene sin embargo la chinita de una película que se le escapó. “Me habían cogido ya, me habían hecho una máscara, todo iba muy bien, pero me salió una serie en la que me tenía que quitar la barba, y en el papel de esa película me querían con barba propia; claro, la serie era una temporada entera, y la peli un día de rodaje”, argumenta. La serie era Amar en tiempos revueltos; la película, El laberinto del fauno. “Cosas que pasan”, recuerda. Ambos hermanos son solteros sin hijos.
volver arriba

Activar Notificaciones