Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Galería Ormolú

Un viaje por arquitecturas de papel

Belén Arévalo presenta su obra más reciente en ‘Una vuelta más’, la exposición de Ormolú. La artista rescata collages fotográficos y se estrena con el plegado del papel en su obra

Belén Arévalo, en la galería Ormolú junto a un collage y una de sus obras en papel plegado.
Belén Arévalo, en la galería Ormolú junto a un collage y una de sus obras en papel plegado.
Actualizada 19/04/2021 a las 06:00

Aunque es una técnica que no había utilizado hasta ahora, no será la última vez que Belén Arévalo haga del papel plegado una pequeña arquitectura. La experiencia creativa de estos últimos meses le ha resultado tan grata que ya tiene en mente nuevos proyectos en los que es posible que vuelva a jugar con el papel, la imagen, el color y los volúmenes. Material e ideas no le faltan, pues la artista guarda en su ordenador carpetas y carpetas llenas de fotografías, referencias y posibles proyectos que son, precisamente, los que han dotado de contenido su nueva exposición. No es otra que Una vuelta más, la exposición que puede visitarse en la galería Ormolú que, junto a las obras de papel plegado, se completa con una serie de collages fotográficos que la autora había realizado para exposiciones anteriores y que vuelven a ver la luz para mostrar esa mirada personal, la suya propia, que se aleja de lo conceptual para adentrarse en lo poético.

La naturaleza, la sociedad y el viaje son los motivos que inspiran a la artista, no solo en esta exposición, sino a lo largo de su trayectoria, ya que de manera recurrente se acerca a los paisajes, al mar, pero también a la arquitectura, a las gentes de otros países o ciudades, incluso a sus vecinos. “Repasar el material que tenía guardado me sirvió para darme cuenta de que, aunque pase el tiempo, sigo hablando de lo mismo. Hablo de la sociedad que me rodea y del viaje que, para mí tiene muchas connotaciones. El viaje de lleva a la memoria, al disfrute, a ser uno mismo”, explica Belén Arévalo que recuerda que hizo esa reflexión cuando, el pasado mes de octubre, comenzó a repasar el material gráfico que guardaba en su estudio.

JUGAR CON EL VOLUMEN

Ese repaso a sus proyectos estuvo precedido de un parón creativo que llegó con el confinamiento y continuó meses después a causa de la pandemia. Belén Arévalo reconoce que la crisis sanitaria, la imposibilidad de poder viajar y la limitación de las relaciones sociales afectaron a su expresión artística, para convertirse después en el inicio de sus nuevas obras y en la inspiración de Una vuelta más, el título de la exposición. “Todo tiene que ver con esta situación que desgraciadamente estamos viviendo todos. El año pasado estuve prácticamente todo el tiempo sin poder atar nada en la cabeza. Y fue en octubre, delante del ordenador, cuando empecé a ver la luz mirando carpetas de proyectos anteriores. Me sentí bien porque empecé a ver posibilidades creativas, a establecer relaciones, tener nuevas ideas”.

Hacer del papel su aliado en las nuevas creaciones fue una de sus primeras inquietudes. A la artista, que procede del mundo de la gráfica y que también realiza pintura y escultura, siempre le ha gustado el papel, por lo que decidió alejarse de las impresiones en “dibond” (aluminio) de sus collages para adentrarse en las impresiones digitales sobre papel “conqueror “y empezar a explorar con los pliegues, arrugas y dobleces, un juego que le permite crear unos volúmenes que hacen que las obras sean diferentes según se miren de un lado u otro, utilizando como material un papel con un gramaje y elasticidad suficiente para poder hacer pliegues sin que se rompa. “Al principio las imágenes iban en dos dimensiones, como otras que hice durante un tiempo. Pero veía que faltaba algo, no era lo que yo estaba queriendo sacar de mis tripas. Me faltaba algo y cuando saqué volúmenes, me gustó mucho más. Ya no son imágenes sin más, son arquitecturas sobre papel que para mí son pequeñas esculturas que pueden estar colgadas en la pared, en una estantería o sobre una mesa.

NATURALEZA Y VIAJES

Contemplar las 17 obras con papel plegado realizadas por Belén Arévalo permite descubrir que la naturaleza está presente en todas ellas. Una naturaleza que muestra a través del mar, los paisajes o las miradas al exterior desde la ventana y con la que hace un guiño al escape en el que se han convertido los paseos por el campo o las salidas al monte durante la pandemia. También, a esos meses vividos en los que asomarse a la ventana para ver el exterior o las caras de los vecinos más cercanos era necesario. “Las obras proceden de fotografías que había realizado, como una serie que realicé sobre la naturaleza violenta, de ahí el mar bravío, corrientes, tempestades, tsunamis, rachas de viento. Muestran esa fuerza de la naturaleza y creo que era lo que necesitaba sacar con esta vivencia de la pandemia”.

Belén Arévalo recuerda que conforme avanzaba en la creación, llegó un momento que se tranquilizó y comenzó a mirar las fotografias con otra visión. “Me tranquilicé un poco después de tanta fuerza y decidí que iba a salir a pasear por los bosques, así como mirar por las ventanas. Pero ha fluido lo que en cada momento necesitaba sacar. Vivo en un barrio, convivo con mis vecinos y por ello me gusta trabajar también ese ambiente social. En estas obras están los temas que me interesan, los que fluyen en mi interior. A través de las obras, hablas de cómo eres tú, de lo que tienes dentro. Eso es lo que nos ocurre a los artistas”.

Las piezas plegadas conviven en la exposición con 18 collages surgidos de las imágenes que la artista atesora de sus viajes a Nueva York, Cuba, Portugal o Roma, entre otros destinos, así como en otros desplazamientos más cercanos pero que son igual de inspiradores para ella. Porque lo que Belén Arévalo busca no es una fotografía temporal, sino que hace una invitación a las evocaciones y sugerencias para que el espectador concluya el sentido de la obra. “No me interesa que la gente intente localizar el lugar que es, sino que se deje llevar en un viaje onírico, que se meta en la obra, que transite por ella y que encuentre el sentido que le quiera dar. No se trata de racionalizar ni contextualizar, para mí son poesías visuales”.

Este contenido poético que otorga a las fotografías le lleva a utilizar la figura en su justa medida. No suelen aparecer muchas personas en las imágenes y las que capta con la cámara son anónimas. “Yo no aparezco nunca y las personas que van conmigo tampoco. Es una connotación que luego me critican, pero así las siento. Saco fotografías de todo lo que me llama la atención. Son atrapamientos, así los llamo. Enseño lo que veía en ese viaje, esa otra forma de mirar”.

DÓNDE VER LA EXPOSICIÓN
'Una vuelta más'. Belén Arévalo Galería Ormolú (c/Paulino Caballero, 42 bajo). Hasta el 30 de abril. Horario: lunes a jueves, 9 a 14 horas y 18 a 20 horas. Viernes, 9 a 14 horas.
DNI
Belén Arévalo Rodríguez nace en Pamplona en 1959. Su trayectoria comienza con la obra gráfica y estudia en la Escuela de Artes y Oficios de Pamplona. Licenciada en Bellas Artes por la UPV en 2004, es una artista que explora en la pintura, la escultura, la obra gráfica, el vídeo y la fotografía.

Te puede interesar

Te puede interesar

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE