Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

DN Running

'Alimentarse con sentido común' cumple dos años

Javier Angulo desvela las bases para lograr una alimentación equilibrada y poder dejar atrás la obesidad y los malos hábitos

'Alimentarse con sentido común' cumple dos años
'Alimentarse con sentido común' cumple dos años
Actualizado el 28/05/2021 a las 18:15
Han pasado dos años desde que el día 1 de Junio del 2019 en la Plaza del Castillo y con motivo de la XVIII Feria del Libro de Pamplona presenté 'Alimentarse con Sentido Común'. Un libro basado en la evidencia, que derrocha sentido común en cada renglón, con pequeñas dosis de ciencia asequibles para el lector y que funciona en todo aquel que lo lleva a la práctica con cierto rigor. Y son miles los que lo han leído y otros cientos quienes han aplicado sus principios obteniendo resultados altamente satisfactorios.
Lo que el Libro viene a contar es que uno debe seguir una “dieta” acorde a sus necesidades, su composición corporal, su actividad física, su tolerancia alimentaria, su salud intestinal y su estado nutricional. Se sabe que millones de españoles presentan carencias en nutrientes básicos, como el hierro, el magnesio, el zinc, el cromo, el iodo, la vitamina A, la vitamina B12, la vitamina C, la vitamina D, la colina, el ácido fólico, el calcio y los ácidos grasos omega 3, entre otros. Son tantas las deficiencias que de seguir así llegará un momento en que será difícil encontrar a uno que no padezca alguna de ellas. Esta “enmascarada desnutrición” produce fatiga, problemas metabólicos y diversas patologías. En parte somos lo que comemos y tenemos la energía de lo que asimilamos. Los hay que se quejan hasta de pasear, puesto que están siempre cansados y los hay que pueden con todo y ni el paso de los años parece afectarles. La razón principal es que unos viven crónicamente desnutridos y otros no.
Decenas de verduras y hortalizas cuyos colores nos indican cientos de antioxidantes; multitud de frutas; más de una veintena de frutos secos y semillas; pescados blancos, azules, mariscos, crustáceos y moluscos; carnes rojas y blancas; embutidos magros; huevos; lácteos fermentados naturales; varios tipos de leguminosas; cereales integrales salvajes; múltiples especias que realzan el sabor de la infinidad de combinaciones posibles que pueden darse con estos alimentos y todavía muchos se quejan de que comer sano es aburrido, de que hay poca variedad. Un carro de la compra mal seleccionado día a día, semana a semana, mes a mes, a la larga generará problemas de diversa índole, no sólo relacionados con el exceso de peso graso, sino con patologías más serias a nivel metabólico, a nivel nutricional, a nivel cardiovascular e incluso a nivel emocional.
No existe una “Dieta óptima para todos”, ni una pastilla mágica que te regule el peso y mejore tu calidad de vida, lo que existe es “un rango de dietas adecuadas en función del grado de actividad física, del estilo de vida, de variantes genéticas, epigenéticas, metabólicas, microbianas, económicas, culturales y sociales en cada individuo”. No todos responden igual ante un mismo sistema nutricional y es por ello que cada uno ha de ajustar su alimentación en función de las variables mencionadas.
Cuando te sometes a una “dieta” el objetivo final debe ser la adaptación. El cuerpo ha de someterse a diferentes situaciones para obtener distintas respuestas fisiológicas y mejorar de ese modo su flexibilidad metabólica. Ésa es la clave del éxito; “la adaptación orgánica y la rápida respuesta del organismo hacia la recuperación de su homeostasis”
¿Qué es mejor desayunar? En principio “aquello que nos provee de la mayoría de los nutrientes esenciales”, los cuales nuestro organismo no puede fabricar. Las reacciones metabólicas dependen en gran parte de ellos y la simple carencia de uno de ellos resta eficacia al funcionamiento del organismo. ¿Cuánta cantidad de hierro, zinc, vitamina A, ácidos grasos omega 3, colina, magnesio y vitamina D hay en unas galletas con mermelada junto a un café con leche desnatada y azúcar o sacarina? ¿Y este es el desayuno típico de una parte importante de la población española? ¿Ello permite afrontar una larga jornada de trabajo o de estudio? Y luego a media mañana quien está “desnutrido” (un porcentaje alto de la población) buscará otro chute de cafeína para seguir funcionando: “Es que sin café no soy persona”.
Se puede bajar peso de muchas maneras. Si uno deja de comer se consumiría perdiendo gran cantidad de masa muscular en el proceso, así que esa forma de comer queda descartada. ¿Acaso la báscula guía el éxito de una “dieta” o es un buen indicador del estado nutricional de quien la realiza? Reducir y reducir calorías es fracasar a medio plazo y generar obsesión hacia la comida. ¡Ello no educa!
En los últimos 30.000 años apenas ha cambiado nuestra estructura anatómica, hemos modificado totalmente el estilo de vida y en forma más marcada nuestra alimentación, pero con un patrimonio genético preparado para otro estilo de vida y otro tipo de alimentación, lo cual de alguna manera a unos “pasa mayor factura”. Ha cambiado el ambiente, ha cambiado el entorno, pero no debemos olvidar que nuestra genética sigue siendo la misma.
La obesidad es una patología que va en aumento. En estas últimas cuatro décadas las cifras de obesidad en jóvenes y niños se ha multiplicado por diez. Los conocimientos actuales en materia de Nutrición superan con creces los de antaño y, sin embargo, en la práctica no sirven, no ayudan a prevenir una epidemia que cada vez va a más. Los refrescos, las chucherías, los snacks crujientes y los alimentos ricos en azúcares simples son en parte los responsables de esta situación. Productos altos en harinas, “suculentos” y malsanos, se han convertido en la comida preferida de quienes serán nuestro futuro. A ello se añade el abuso de las nuevas tecnologías que empujan hacia un sedentarismo crónico, mayor picoteo, estrés frenético y peor calidad de sueño. ¡Una mezcla muy explosiva para nuestro organismo! Los niños obesos serán adultos muy obesos. La grasa excesiva en la región abdominal implica grasa infiltrada en muchos órganos, en el hígado, en el páncreas, en el riñón, en el corazón, en el músculo y todos ellos van perdiendo funcionalidad. No es cuestión sólo de estética sino es cuestión de salud.
Todos quienes aquí aparecen modificaron sus hábitos nutricionales por diferentes motivos. Y el resultado está a la vista. Aplicaron los principios del libro y aprendieron que “no vale comer cualquier cosa” y consiguieron con paciencia lo que se propusieron.
Alimentarse con sentido común cumple dos años
Este Libro trata de educar en algo tan importante para la Salud como es la correcta selección de nuestra alimentación y la de nuestros peques y quien lo pone en práctica vence su obesidad y se encuentra mucho mejor, de ello no cabe ninguna duda.

INGREDIENTES

    • Tiempo de preparación
    • Tiempo de cocción
    • Dificultad
    • Tipo de cocina

    Preparación

      volver arriba

      Activar Notificaciones