Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

EL RINCÓN DE LOS EXPERTOS

Helvetia Anaitasuna 2020-2021. ¡Cinco meses para la historia!

Helvetia Anaitasuna 2020-2021. ¡Cinco meses para la historia!
Helvetia Anaitasuna 2020-2021. ¡Cinco meses para la historia!
Actualizado el 21/12/2020 a las 22:42
Llevo más de siete años escribiendo, ininterrumpidamente, un artículo mensual para el Diario de Navarra y éste es el número 100. Y qué mejor que dedicar este centenar a un GRAN CLUB que transmite valores y emociones y que, a base de dedicación, formación, ilusión, un proyecto claro y mucho compromiso ha conseguido ser un referente en este país.
Ya son trece años trabajando como preparador físico y nutricionista del Helvetia Anaitasuna y muchas experiencias vividas “inolvidables”. Tres play-offs de ascenso consecutivos (2009, 2010, 2011); la primera campaña en Asobal jugando contra los grandes equipos de la Liga Asobal; la temporada donde conseguimos la cuarta posición que nos permitió competir en Europa; la semifinal de la Copa del Rey donde ganamos al Naturhouse en una “Catedral” totalmente abarrotada y la posterior final contra el F.C.Barcelona donde realizamos en grandísimo partido; la clasificación para los cuartos de final de la EHF Cup Europea tras un apasionante encuentro en nuestro pabellón donde vencimos al Benfica por 35-28 con un campo a rebosar; las experiencias vividas en varios países europeos y un largo etcétera. Pero sobre todo me quedo con las emociones, con el trato del día a día, con todos quienes he tenido el placer de conocer, con lo que he aprendido de cada uno de los entrenadores con los que he trabajado, que viven cada entrenamiento y cada partido con una intensidad desbordante, una dedicación admirable y un conocimiento extraordinario. Y de esta complicada “temporada de la pandemia” me quedo con muchas cosas, pero sobre todo con la unión de todos sus componentes y  la adaptación a todas las dificultades que han ido surgiendo, sin pensar jamás en negativo. Esa ha sido la clave para afrontarla, hasta ahora, con dignidad.
Iniciamos la pretemporada 2020-2021 con muchísima incertidumbre, con algunos jugadores y técnicos nuevos, con extrañas recomendaciones sobre las nuevas formas de entrenar, demasiadas dudas sobre el transcurso de la pandemia y cómo afectaría a cada miembro de la plantilla, las salidas al exterior para correr, las medidas de distanciamiento, el “no contacto”, el uso de mascarillas, las normas higiénicas, el cuidado personal... Nunca en la historia del deporte hubo una situación así, todo se aprendía en el día a día y ni las máximas autoridades tenían claro cómo saldría todo esto. Lo primero que dijo el míster en la presentación fue CONSTRUIR poco a poco un equipo con un estilo definido y sobre todo jugar un balonmano de calidad. Como objetivos en esta primera vuelta los jugadores se marcaron dos: que “La Catedral” fuera un lugar respetado por los rivales y estar entre los ocho primeros al terminar la primera vuelta.
Nada fácil, la verdad, pero a base de tesón, buen compañerismo, apoyos constantes, higiene personal (nutrición, descanso, hábitos…), respeto a las normativas, mucho trabajo y paciencia, al final se consiguió competir a un gran nivel, en una complicadísima primera vuelta, de muchos controles y aplazamientos donde, a pesar de todo, nuestro equipo jamás bajó la guardia, mostró un juego vibrante y se adaptó  a todas las circunstancias, con un comportamiento acorde a los valores del equipo y de la nueva situación. Y, lo más importante, ¡sin quejarse nunca!
Siete largas semanas de pretemporada y tras ellas iniciamos la Liga jugando contra el F.C. Barcelona, donde perdimos de once en un buen partido. Tres días después jugamos contra el Bidasoa y, a pesar de haber realizado un brillantísimo encuentro e  ir ganando de cuatro a falta de cinco minutos, perdimos “injustamente” el partido en el último minuto (26-27). Pero todo hacía presagiar que en esta temporada costaría mucho ganar en “La Catedral”, pues el equipo transmitía mucha unión, un juego rápido y fluido y una entrega total.  https://www.facebook.com/esportrium10/videos/686139835324438
Tras enfrentarnos a León fuera de casa y ganar merecidamente dimos la sensación de un equipo sólido, con claras ideas tácticas, poderío físico y un estilo definido, que Quique ha sabido implantar. ¡La suerte no existe en el juego! Y eso se demostró en diez días, donde logramos tres amplias victorias consecutivas contra rivales muy superiores “a priori” (Huesca, Granollers y Logroño), que nos permitieron avanzar a la séptima posición en la clasificación de la Liga Asobal.
La falta de público nos afectó, sin lugar a dudas, pero siempre les llevamos con nosotros, nos acordamos y los jugadores les dedican cada partido, como si estuvieran ahí, se ganase, se empatase o se perdiese. Competir a puerta cerrada es frío, en parte silencioso y extraño, rompe con la esencia del deporte profesional al que estamos acostumbrados, pero la intensidad y la pasión mostrada por cada jugador continuó siendo la misma, porque llevan el balonmano en la sangre y todos los que están metidos quieren GANAR y mostrar su mejor versión siempre.
Helvetia Anaitasuna apuesta por un trabajo de la cantera, donde la primera plantilla colabora para que todos progresen, un estilo de juego rápido y adaptado al tipo de jugador,  grandes entrenadores en la base que transmiten conocimiento e ilusión, buena coordinación entre los diferentes niveles, humildad y mucho compromiso. Esos son sus valores. A lo que, como dice nuestro presidente, habría que añadir la alegría en el juego (muchas veces empañada por el exceso de responsabilidad, el estrés que supone competir y las ganas de hacerlo mejor) y la ambición de llegar aún más arriba, de la que no dudo que todos están en ello.
Ha habido varios aplazamientos por situación de confinamientos en la mayor parte de los equipos de la Liga Asobal, solventados por nuestra plantilla con paciencia, elegancia y mucho trabajo, sin bajar la guardia en ningún momento, pues uno compite como entrena y eso lo saben muy bien los que forman parte de este equipo. Más intensidad y carga competitiva concentrada en muy poco tiempo, asumida positivamente. Y tolerancia al error, a los aplazamientos, a las nuevas circunstancias, a las normativas, a todo lo que vino. Eso nos hizo crecer como equipo.
Primeros entrenamientos con muchas dudas, pero siempre resueltas en el día a día,  pruebas constantes de detección de la Covid previas a cada partido, gran comunicación entre todos los componentes del club, muchas ganas de trabajar, una charla magistral de Quique Domínguez que a todos nos llegó al alma (previa al partido de Huesca, el 28 de noviembre) y a todo ello el gran ambiente que se respira en el vestuario. Con esto me quedo de estos cinco meses. Y hemos terminado la primera vuelta con los objetivos cumplidos, con 19 puntos, un buen estado anímico y con ganas de seguir construyendo en positivo.
Toquemos madera, pero en esta primera vuelta ni jugadores ni técnicos contrajeron la Covid, todos los tests realizados previos a cada partido fueron negativos. Ojalá esto siga así, aunque ello dependa en parte de la suerte y en gran parte al cumplimiento de normativas externas e internas, al cuidado personal, al respeto de las medidas higiénicas recomendadas y a otros factores.
Lo que está claro es que el deporte competitivo ha cambiado y la Covid ha modificado nuestra forma de actuar, de pensar y de relacionarnos. Pero de todo se aprende y Helvetia Anaitasuna ha sabido adaptarse al presente y ha logrado a base de trabajo y tesón cumplir el difícil objetivo de terminar entre los ocho primeros clasificados de la Liga Asobal.
Las categorías inferiores, en todos los deportes y actividades competitivas, han sido especialmente “maltratadas” por la pandemia y la suspensión de todas las competiciones ha restado ilusión en una parte importante de los jóvenes. Pero el Club lo ha tenido en cuenta y sigue trabajando, con la misma intensidad e ilusión que siempre, pues sabe que la nueva normalidad llegará pronto y uno ha de estar preparado para afrontarla en las mejores condiciones.
Y qué gustazo compartir esta complicadísima etapa con un cuerpo técnico, que está en constante comunicación, transmite positividad y cree firmemente en el proyecto del míster. La alegría y entrega de nuestra leyenda incansable Mintxo Ibarrola, la dedicación y constancia de Pablo Galech, la humanidad y profesionalidad de Pablo Inchauspe, la generosidad y pasión de Eli Arrechea, el afecto y trato exquisito de Josetxo Retegui, el compromiso inagotable de Fito Gastón, el altruismo y cariño de Mikel Moreno y la fantástica labor profesional y humana de Quique Domínguez.  ¿Qué más se puede pedir?
Ojalá tengamos una segunda vuelta con una involución de esta horrible pandemia, donde todo sea más “normal”, con una “Catedral” repleta de público y podamos seguir en esta dinámica extraordinaria, construyendo un equipo cuyo objetivo sea seguir creciendo.
Os dejo aquí unas imágenes de nuestros jugadores en plena acción en esta “temporada de la Pandemia”.

INGREDIENTES

    • Tiempo de preparación
    • Tiempo de cocción
    • Dificultad
    • Tipo de cocina

    Preparación

      volver arriba

      Activar Notificaciones