x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EL RINCÓN DE LOS EXPERTOS

La metamorfosis de Álvaro

Javier Angulo Fernández

Javier Angulo Fernández

DN
Actualizada 16/08/2019 a las 12:08
A+ A-

Ejemplar como persona, repleto de sentido común, Álvaro Valenciano, informático vizcaíno de 47 años, pasa de ser obeso a ser un chico atlético en un tiempo inferior a dos años.

Dejar de ingerir comida basura y realizar más deporte (patinaje, una de sus pasiones), ese fue su primer paso, que le permitió bajar de 117 kilos a 109. Tras una lesión de tobillo cambia a la musculación y se reeduca a nivel nutricional consiguiendo perder otros cuatro kilos más. ¡Insuficiente!

¿Cómo consigue llegar hasta los 85,5 kilos? A base de leer y probando nuevas técnicas de alimentación. Lleva a cabo ayunos intermitentes, reduce la toma de carbohidratos, “pasa un poco de hambre de cuando en cuando”, disminuye el número de ingestas diarias, se informa a través de redes sociales, le apasiona todo lo relacionado con el mundo de la Nutrición y cambia su estilo de vida.

Su objetivo actual: “reducir el porcentaje de grasa corporal y mejorar sus tiempos de media maratón en patinaje, que actualmente rondan los 40 minutos”.

Ganador del concurso organizado por EUNSA Ediciones Universidad de Navarra, que consistía en presentar una foto para entrar en el sorteo de un plan alimenticio personalizado por Javier Angulo Fernández, siguiendo los principios marcados en el Libro “Alimentarse con Sentido Común”. Se premiaba a la foto más original y ganó.

La metamorfosis de Álvaro

“Con la información del Libro podré profundizar en muchos temas y también descubriré muchas cosas de las que no tengo ni idea”.

En el año 2010 llega a un peso máximo de 118 kg y es a partir de ahí donde comienza a cuidarse debido a que la tensión la tenía muy alta y el ácido úrico estaba por las nubes. Su primer intento para bajar peso: “modificar su dieta”. Así que acude a un Naturhouse de la zona y después a un nutricionista de un herbolario de su entorno. En ambas ocasiones consigue bajar hasta los 95 kg, pero a base de tomar batidos, pastillas y ciertos viales a diario. Al dejar los tratamientos vuelve a recuperar prácticamente la totalidad del peso perdido y se coloca en 115 kg. “Creo que el problema del fracaso fue que en ninguno de los casos aprendí a comer. Me decían: come esto o aquello y tómate esta pastilla a la mañana y estos viales a mediodía, pero no sabía por qué hacía aquello”. ¡Saber el porqué es crucial!

En el año 2016 realiza su segundo intento y esta vez lo hace a través del deporte. Así que se apunta a un club de patinaje de velocidad y comienza a entrenar duro con la intención de perder peso, sin cuidar apenas su alimentación. Durante ese año logra bajar hasta los 108 kilos más o menos, pero una lesión fuerte en el tobillo (debida entre otras razones a su exceso de peso) le vuelve a su estado anterior. La traumatóloga y podóloga privada a la que acude le aconseja dejar de patinar durante un periodo de un año.

Al año siguiente realiza su tercer intento para bajar peso y esto lo hace a través de la información. Y es en internet donde encuentra la mayor parte de ella. Recuperó hasta 117 kilos al dejar de patinar, una disciplina que le apasiona enormemente, pero toma la sabia decisión de no volver a patinar hasta no mejorar tanto su condición física como su composición corporal. Encuentra mucha información al respecto y se apunta a un gimnasio donde comienza a realizar ejercicios para el fortalecimiento de las piernas y del core (musculatura de la región abdominal, zona inferior de la espalda, glúteos y musculatura profunda de la columna).

Pero es el cambio de hábitos alimenticios el que le permite bajar hasta los 95 kilos a finales del año pasado y decide entonces cumplir su sueño: “volver a patinar”. En estos momentos se encuentra más feliz que nunca, repleto de vitalidad, una motivación desbordante y un peso a día de hoy de 85,5 kilos. Ha pasado de tener una obesidad con ciertas patologías añadidas a un estado de plenitud energética con remisión completa.

La metamorfosis de Álvaro (II)

Ha aprendido bastante de alimentación y con la información conseguida, mucha disciplina y un cambio de actitud, logra estar en una situación “envidiable” comparada con su estado anterior. Pero al no ser especialista en la materia, tiene fallos que debe corregir. Y ahí entro yo.

La Nutrición es compleja y la Nutrición deportiva lo es aún más. En estos momentos Álvaro no tiene en cuenta la alimentación pre-post entrenamiento, ni la reposición de hidratos de carbono tras entrenamientos de media y alta intensidad, ni la alimentación en competición. Generalmente cuando entrena realiza sólo dos comidas al día, por lo que según él “me falta chispa en muchas ocasiones”. Ya no consume “comida basura”, ni refrescos, ni harinas, ni cereales refinados, ni alimentos ricos en grasas con azúcares, pero se ha limitado a seguir un patrón concreto, demasiado prolongado en el tiempo y no adaptado a su especialidad. Aun así, su cambio ha sido ESPECTACULAR.

La metamorfosis de Álvaro (III)

Por lo tanto sus hábitos nutricionales han de mejorarse, ya que aparte de perder grasa, Álvaro quiere mejorar su rendimiento en entrenamientos y en competiciones, por lo que le aconsejo un menú semanal adaptado a su estilo de vida, a sus entrenamientos y a sus objetivos.

 

Como he comentado, encontré errores en la entrevista inicial y traté de corregirlos. No desayunaba nunca; almorzaba un café sólo con hielo y tenía demasiadas restricciones alimentarias. No diferenciaba lo que tenía que comer cuando entrenaba y cuando no, siempre hacía lo mismo. No tenía en cuenta las ingestas en función de la intensidad de los entrenamientos ni las tomas post-entrenamiento; su dieta era excesivamente monótona y seguía una línea nutricional permanentemente mantenida en el tiempo (jamás debemos usar como herramienta una única tendencia nutricional por muy de moda que esté, dietas cetogénicas, “paleodietas”, dietas detox, dietas low-fat, dietas de la zona, dietas “alcalinas”, dietas de la psiconeuroinmunología, macrobiótica, ayuno intermitente, dieta “ortomolecular”, ayurvédica, vegana, hipocalórica, etc., aunque pueda aplicarse en un contexto determinado y usarse como herramienta temporal, pero jamás como sistema único y definitivo) .

Él quiere seguir bajando algo de peso, pues cree que de ese modo se encontrará más ligero y mejorará sus tiempos en competición. Lleva estancado varios meses en el mismo peso por lo que piensa que la restricción calórica es el mejor método a seguir. Le explico que lo que debe perder es sobre todo grasa y que el peso dada su altura y su objetivo no es tan determinante para lo que pretende.

Como ganador del premio, mi labor es mejorar sus hábitos nutricionales pasados y encontrar el camino hacia una lógica nutricional, una dieta personalizada que cumpla las recomendaciones nutricionales y que se adapte a lo que Álvaro busca. Así que le sugerí este menú temporal, el cuál variará en un futuro próximo en función de sus propias variaciones.

La metamorfosis de Álvaro (IV)

Si realmente Álvaro ha pasado de ser obeso, sedentario e hipertenso a ser una persona con normopeso, activo y normotenso, ha sido simplemente porque decidió dar el paso de cambiar radicalmente sus hábitos tanto nutricionales como de estilo de vida. Ya no es un ser humano doméstico sedentario que decide comer piensos, sino que es un ser humano más salvaje que decide moverse más y comer alimentos.

Sólo con su gran sentido común sabe lo que comer y lo que beber y no se fía ya ni de la “ciencia a medias”, que muchas veces es financiada por empresas que desean justificar lo injustificable a través de estudios “científicos” manipulados por intereses comerciales. Por desgracia en Nutrición hay mucho de esto.

Así que darle la enhorabuena a Álvaro, espero que consiga los objetivos que se ha marcado y que a cualquier lector pueda servir de referencia sobre lo que es “hacer bien la tarea”.

Desearos a todos LO MEJOR.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra