x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
DN Running Dudas y consejos
DN Running Dudas y consejos

Maldita estadística

DN running

Maldita estadística

Actualizada 11/11/2013 a las 12:31
Etiquetas
A+ A-

Yo, lo reconozco, soy uno de ellos. Yo tengo la suerte de pertenecer a esa "secta", uno de esos "locos" que cualquier día o noche te puede asaltar por una calle, por una pista o incluso por la más recóndita montaña con la única compañía muchas veces de algo de ropa ligera, unas deportivas y el móvil (para grabarme la ruta y por precaución). Siempre sonrío cuando hablo de ello, hoy me cuesta mucho, mucho, muchísimo, pero lo voy a seguir haciendo porque lo que nos ocurrió este domingo en La Behobia, por desgracia, no está en nuestra mano evitarlo. Ya no tiene vuelta atrás

Todos los medios hablarán de ello, todos los profesionales del deporte estaremos, si cabe, un poco más sensibilizados con la seguridad en la carrera y también los corredores, sobre todo los navarros y aquellos a quienes les llegó la noticia a bocajarro porque compartían la carrera con Arantza. Buscaremos explicaciones definitivas, causalidades e incluso culpables. Aparecerán voces que desde diferentes puntos de vista harán un análisis minucioso del porqué de la muerte súbita en el deporte, de cómo evitarla. Esa reflexión sin duda será positiva, hará crecer el conocimiento del deporte, tomar conciencia del riesgo y en especialel que nos atañe a todos los que corremos.

Pero es también una realidad que se comenzará a hablar de estadísticas y por consiguiente comenzarán a bailar los datos, las interpretaciones y valoraciones en relación al deporte, sus beneficios, sus riesgos. Encontraremos a partir de ello seguidores y detractores, todos, yo también, tendemos a utilizar los datos estadísticos sacándolos del contexto para apoyar nuestro punto de vista, es muy humano.

Ya desde hoy mismo encontraremos en diferentes medios, voces que clamarán, cautela y precaución frente a la actividad deportiva, lo cual es un buen consejo, de la misma manera que lo es para el conducir, el trabajar, o el caminar por la calle. Incluso no serán pocas las voces que clamarán contra el riesgo de las carreras populares, la carrera de montaña o las salidas cicloturistas. Y realmente la estadística les da en parte la razón, ya que sí que existe un mínimo porcentaje de desafortunados deportistas que encuentran graves lesiones e incluso llegan a fallecer por hacer lo que más les gusta. Y es normal que con la sensibilización que genera un caso como el de ayer, pero claro, no puede olvidarse que ese más del 15 % de la población que se “echó a la calle”, que levantó de la silla o del sofá, que cambió el bar por la montaña, por la pista o por el parque, vive mejor y más sano. Que sin duda, los indicadores nos enseñarían una foto de la sociedad mucho más sana, saludable y porque no decirlo, mucho más feliz que hace apenas unos años. Y eso que nuestros dirigentes no nos han ayudado mucho grabando el IVA de la actividad deportiva hasta un 21% como a una videoconsola o por encima, incluso, de una hamburguesa precocinada. pero eso es otro tema. La realidad es que nuestros jóvenes y no tan jóvenes, están volviendo a ser más activos, más dinámicos y eso nos enriquece enormemente a todos .

La estadística también nos muestra de forma demoledora, el crecimiento de las pruebas que, como La Behobia, decoran los calendarios y agendas de los runners, pudiendo cada fin de semana tener diferentes pruebas entre las que elegir . Y esto es también bueno, ya que de la misma manera que una competición es un estímulo para el deporte profesional, una prueba deportiva popular lo es también para miles de deportistas que quieren ponerse a prueba. Pero muchas veces no sólo es eso, competir o superarse a uno mismo, es también una excusa para viajar, para juntarte con viejos amigos y, por qué no , una fiesta cuya "sustancia psicotrópica" le llamamos running. Se podrá criticar la excesiva comercialización de las pruebas, los intereses de las marcas pero es indudable que, para que cualquier actividad hoy en día alcance las cotas de participación que está alcanzando la carrera, es necesario que mucha gente se implique, que se dediquen recursos y no sólo es necesario, sino además es bueno. Crea valor, genera salud, mejora la vida de las personas.

Este movimiento, es comparable a otros grandes cambios sociales que se han producido en otros ámbitos y estadísticamente seguro tendrá una interpretación dentro de los ciclos que se dan dentro de la historia. Creo que este deporte popular, el running y otros muchos, que se practica por cientos de millones de personas en todo el mundo, es una reacción que el ser humano está ofreciendo a un entorno hostil, estresante, sedentario al que nos lleva la sociedad moderna. Y soy de los que pienso que esto terminará estudiándose en los colegios y en las universidades dentro de no mucho, como un gran cambio.

Este cambio nos trae desgracias como la de ayer, que tristemente hacen cumplir la estadística y que pone de relieve la importancia de dotar a este torrente imparable de algo bueno, como es el running, de las herramientas necesarias para que se incremente la seguridad, para que se eduque a los corredores en relación a la importancia de realizarse una valoración funcional, realizar entrenamientos específicos para cada prueba o tipo de esfuerzo. Debieran establecerse sistemas de control para la progresividad del acceso a la participación en las pruebas y de alguna manera, establecer un sistema de control que evite que un corredor de un salto cualitativo o cuantitativo en su práctica que le acerque al precipicio de la lesión, de la enfermedad o incluso de la muerte. Porque hay mucha gente que lo tiene en cuenta, hace las cosas bien, se prepara, tiene conocimiento y control sobre su actividad y, pese a ello, ocurren desgracias como la de Arantza.

Y como pienso seguir siendo uno de “esos locos que corren”, continuare corriendo y trabajando en esto, conjuntamente con otros muchos profesionales de diversos ámbitos, intentando reducir al mínimo la estadística, que nos guste o no, siempre estará ahí para recordarnos el riesgo que tiene vivir.

Tampoco la estadística tampoco fallará esta semana, cuando los corredores de la zona salgamos a correr, porque prácticamente un 100% nos llevaremos un trocito de Arantza en nuestro “corazón runner” y le dedicaremos nuestro esfuerzo y disfrute a su familia.

 

BH

 

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra