Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Turismo

Qué ver en Pamplona en un día

Un paseo por los rincones imprescindibles de la capital navarra

Ampliar Imagen aérea de Pamplona desde la vertical de la Ciudadela y Vuelta del Castillo.
Imagen aérea de Pamplona,  la Ciudadela y Vuelta del CastilloARCHIVO
Publicado el 25/08/2022 a las 11:49
Pamplona es una ciudad de tamaño medio, con una población aproximada de 200.000 habitantes, lo que permite al visitante descubrir sus rincones más interesantes en una única jornada y a pie.
Nos dejaremos, claro está, algunos lugares que también merecen la visita por encontrarse más alejados del casco antiguo, como el parque de Yamaguchi con su Planetario, el Paseo Fluvial del Arga o los edificios más representativos de los Ensanches.
Esta es la ruta que te proponemos para disfrutar de Pamplona en un día.
1. Comenzamos en la Plaza del Castillo, el corazón de la ciudad. En el centro, un quiosco adornado con fuentes, que sirve en ocasiones de escenario para actuaciones musicales y –siempre– de juego para los niños. Uno de los lados de esta plaza se abre hacia la avenida de Carlos III, donde encontraremos una escultura que recuerda a este rey navarro, que unificó la ciudad en 1423 a través del Privilegio de la Unión, derribando las murallas internas que la partían en tres: los burgos de San Nicolás y San Cernin y la población de la Navarrería.
Justo en el lado opuesto de la plaza, el Café Iruña. Es, sin duda, el más popular de la ciudad. Antes de entrar, levanta la vista para disfrutar del techo artesonado del pórtico y, una vez dentro, de su aire bohemio. Al fondo del establecimiento, a la derecha, una puerta te lleva al rincón de Hemingway, donde podrás tener un encuentro con el escritor estadounidense que internacionalizó las fiestas de San Fermín. Fotografiarse con esta estatua homenaje es casi una obligación.
2. Salimos de nuevo a la Plaza del Castillo y nos adentramos en el casco viejo a través de la calle Chapitela. Giramos a la izquierda para llegar a la plaza del Ayuntamiento. Su fachada barroca merece una pequeña parada para disfrutar de sus detalles. En este mismo punto podrás encontrar la oficina de turismo de la ciudad y, a su lado, un pequeño trozo del vallado del encierro, para disfrute de los turistas.
El inicio de la cuesta de Santo Domingo unas escaleras nos permiten disfrutar de una bella vista de la iglesia de San Cernin. Su interior resulta chocante. La iglesia ‘girada’ en su planta y de estilo neogótico parece encogerse ante la grandiosidad de la capilla dedicada a la Virgen del Camino. Casi parecen dos iglesias pelando por ser protagonistas. Salimos de la iglesia y regresamos a la cuesta de Santo Domingo, que descendemos hasta la hornacina donde los mozos cantan a San Fermín cada mañana antes del encierro. Una placa nos cuenta esta tradición y nos invita a conocer la letra de la canción.
3. Pasamos junto al Mercado de Santo Domingo y comenzamos a ascender hacia el Archivo General de Navarra, antiguo Palacio de los Reyes de Pamplona. En su zaguán nos espera una muy interesante maqueta de madera de la Pamplona del siglo XIX donde podemos jugar a encontrar los sitios que hemos visitado y adelantarnos a lo que vamos a ver. Merece la pena bajar a la cripta, la estancia más antigua del edificio y lugar habitual de exposiciones temporales.
4. Salimos del Archivo y vamos paseando por el lienzo de las murallas. Desde ellas podremos observar bellas vistas de los barrios del norte de Pamplona y los árboles que persiguen el curso del río Arga. Alcanzamos el Rincón del Caballo Blanco, con su bucólica terraza donde podemos parar a tomar un refrigerio. Desde este lugar han dos miradores que nos permiten disfrutar de los baluartes defensivos del recinto amurallado de Pamplona.
5. Dejamos este rincón pasando bajo el arco-vivienda que separa los dos edificios que tenemos en frente y alcanzamos la catedral de Pamplona. Visitar su interior es obligatorio, nos espera una bella iglesia gótica en la que descubrir el sepulcros reales, un claustro considerado el mejor de Europa en su estilo y la exposición Occidens, un paseo por el tiempo y una reflexión sobre nuestra filosofía de vida.
6. Salimos de la catedral y descendemos hasta llegar a la famosa curva de la Estafeta. Recorremos esta calle siempre viva, una de las más adecuadas para disfrutar de los famosos ‘pintxos' pamplonicas. Al final de esta vía, llegamos a la Plaza de Toros. Hemos finalizado el recorrido de nuestro encierro particular. Si nos acercamos a la avenida de Carlos III, en su cruce con la avenida de Roncesvalles, veremos un realista homenaje a esta tradición sanferminera. Otra de esas fotos imprescindibles.
7. Dirigimos nuestros pasos, de nuevo, hacia la plaza del Castillo, pero en este caso giramos hacia el Paseo de Sarasate, donde podemos ver la fachada del Palacio de Navarra (sede actual del Gobierno foral) y la estatua dedicada a los Fueros, las leyes antiguas de este reino. Descendemos el paseo y seguimos hacia la derecha hasta alcanzar los jardines de la Taconera. Un paseo por este parque nos permitirá tomar un respiro. Disfruta de sus jardines decorados, sus estatuas y los animales que viven en los fosos.
8. Y finalizamos siguiendo nuestros pasos en dirección sur, hasta alcanzar la Vuelta del Castillo, un enorne espacio verde en cuyo centro encontraremos la Ciudadela, el corazón de la ciudad amurallada. Disfruta de sus edificios, sus esculturas y la estética de este fuerte renacentista muy querido por los pamploneses.
Si quieres completar tu visita o si te gustan más los monumentos que el callejeo, te ofrecemos en el siguiente enlace los 5 monumentos imprescindibles de Pamplona. O si te gusta la historia del viejo reyno, los 5 lugares en los que rastrear su pasado medieval.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE