Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

receta

Timbal de plátano y chorizo

Un plato diferente donde el plátano aporta mucho contraste

La cremosidad la aporta el plátano y la yema de huevo
La cremosidad la aporta el plátano y la yema de huevoSara Nahum
Publicado el 12/10/2021 a las 06:00
Una mezcla diferente y deliciosa a la que el plátano le aporta cremosidad y dulzura. Que el huevo esté prácticamente crudo es también fundamental para el resultado final.

INGREDIENTES

  • 1 plátano
  • chorizo al gusto
  • media cebolla
  • 1 huevo
  • sal y orégano
  • aceite de oliva del rico
  • mantequilla
  • Tiempo de preparación
  • Tiempo de cocción
  • Dificultad
  • Tipo de cocina

Preparación

  1. La cebolla estará lista cuando esté transparente

    Lo que más tarda en hacerse es la cebolla así que la picamos muy finita y la sofreímos en la sartén a fuego muy lento. Que se vaya caramelizando hasta estar transparente. Podemos añadirle entonces un poco de sal.

  2. El plátano lo haremos con mantequilla que le va mejor

    Cuando esté lista la retiramos y en esa misma sartén hacemos el plátano cortado en trocitos sobre mantequilla, que le aportará un toque mucho más suave y agradable.

  3. Retiramos el plátanos cuando esté dorado y añadimos en esa sartén el chorizo que apenas necesitará aceite para hacerse porque ya suelta mucho. Cuando esté hecho añadimos a la sartén la cebolla y el plátano, que se haga todo junto un poco.

  4. El huevo repartiendo cremosidad a su paso

    Yo le añadí entonces el huevo, que se hizo todo menos la yema, por eso acabé emplatando la especie de tortilla de chorizo y plátano en un molde redondo y coronándolo con la yema que estaba prácticamente cruda y que al romperla se iba repartiendo por todo el timbal dándole cremosidad.

ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones