x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Recetas

Éstas son las recetas de mi historia

Estamos deseando que participéis en nuestro concurso y nos contéis las vuestras

Las torrijas del bisabuelo Nissim

Las torrijas del bisabuelo Nissim

DN
Actualizada 19/03/2020 a las 11:57
A+ A-

Mi bisabuelo Nissim con sus ciento un años llegaba a casa del casino a las cuatro de la mañana de un martes cualquiera y se ponía a hacer torrijas. Hubiera ganado a la ruleta o hubiera perdido. Daba igual. Él llenaba la casa de humo y te despertabas pensando que estaba todo el edificio en llamas. No, tranquilos, es el abuelito centenario con su antojo. Había sobrevivido a la guerra greco-turca, a la emigración forzada, al antisemitismo, a la desesperación del que pierde su identidad y tiene que huir sabiendo que no deja nada atrás, a la ausencia de patria... cualquiera le decía nada.

Mi tía María Eugenia, su nieta, sin embargo cuando se desvelaba por la noche y le entraba el gusanillo, qué narices, el hambre atroz, se hacía unos espaguetis. Otros se ponen unas magdalenas con un vaso de leche, sí. Pero otros no son Nahum. Yo he heredado, lo saben ustedes bien, este afán pastero. Vi un anuncio de pasta una vez a las dos de la mañana y no pude evitar hacerme unos. Con nata y queso, claro. En mi casa nunca los hemos hecho de otra manera. Los judíos no pueden mezclar carne y leche. Así que no tenemos costumbre de hacer los boloñesa de toda la vida. No si no podemos añadirles queso. Que vamos a ver, claro que podemos, nunca nos hemos caracterizado por ser muy religiosos, y no nos hagan elegir entre un Dios, se llame como se llame, y un plato calórico, eso también lo saben bien, pero hay quien hereda un apartamento en la playa y quien hereda costumbres de éstas, qué se le va a hacer.

Y, bueno, ya les conté la historia de mi gran plato favorito, ese que prepara siempre mi abuela Julia cuando quiere hacerme feliz y que yo una vez, por aquel verano de 1997, fui incapaz de comerlo de lo nerviosa que estaba porque me había pedido salir el macarra más guapo del pueblo. (Por suerte esa historia no fue a más y yo he podido seguir disfrutando mi plato estrella). Estas son las recetas de mi historia, las de mi familia. Los platos con los que siempre sonrío recordando, las recetas que repito una y otra vez. Ahora queremos que nos contéis las vuestras. Diario de Navarra ha sacado un concurso con el que pretende descubrir todas esas maravillas gastronómicas. Entren en www.recetasconhistoria.es y participen. Hay premios geniales y, sobre todo, mucha entrañabilidad.

Las torrijas del bisabuelo Nissim

Paso 1: Vertemos la leche en una olla y la ponemos a calentar a fuego alto. Agregamos el azúcar, la cáscara de limón, la cáscara de naranja y la rama de canela. Revolvemos todo para que el azúcar se diluya.

Paso 2: Antes de que hierva, retiramos la olla del fuego y dejamos que repose durante 10 minutos para que los sabores se mezclen bien.

Paso 3: Cortamos el pan en rebanadas de 1,5 ó 2 cm de grosor. Ponemos cada rebanada en la leche durante unos 10-12 segundos para que se empape bien pero sin que se rompa.

Paso 4: Calentamos el aceite en una sartén amplia. Mientras tanto, batimos los huevos y luego sumergimos cada rebanada de pan en el huevo hasta que esté completamente cubierto.

Paso 5: Cuando el aceite esté caliente, añadimos la rebanada para que se fría por los dos lados. Cuando la torrija tenga un color dorado en ambos lados, la sacamos del aceite y la ponemos sobre un papel absorbente. Repetimos este procesa hasta terminar con las rebanadas de pan.

Paso 6: Espolvoreamos azúcar por encima de cada torrija y podemos darle soplete incluso.

INGREDIENTES
1 barra de pan de Viena
1 litro de leche
1 rama de canela
La cáscara de 1 limón
La cáscara de 1 naranja
200 gramos de azúcar
4 huevos
1/2 litro de aceite de oliva o girasol
Canela en polvo
Los espaguetis de mi vida llevan roquefort

 

 

 

 

 

 

 

 

Es una receta sencilla pero eso es precisamente lo que hace que la repita tanto, sea la hora que sea. Tres únicos ingredientes y la felicidad en un plato. ¿Quién da más? Las cantidades exactas dependen del número de comensales. Sencillo de calcular, tranquis.

Paso 1: Cocemos en agua con sal los espaguetis y los sacamos cuando estén a nuestro gusto. Al dente o más hechos... cada uno que decida lo que prefiere.

Paso 2: Mientras los espaguetis se están cociendo vamos haciendo la salsa. Ponemos en una cazuela la nata y cuando comience a hervir echamos el roquefort en trozos. Vamos dando vueltas para ayudar a que se derrita y con fuego medio tirando a bajo para que no se queme. Cuando esté lista probaremos de sal aunque es raro que necesite porque de por sí el queso es bastante salado.

Paso 3: Cuando los espaguetis estén hervidos los escurrimos bien, los aclaramos para romper la cocción y los añadimos a la cazuela con la salsa. Con movimientos envolventes mezclamos todo bien y servimos con un poco de queso rallado por encima si somos unos apasionados del queso y todo nos parece poco.

INGREDIENTES
Espaguetis
Nata para cocinar
Roquefort
Queso rallado

 

Éstas son las recetas de mi historia

La lasaña de patatas y atún de la abuela Julia


Paso 1: Pelamos las patatas, las cortamos en rodajas finas y las freímos en abundante aceite. Conforme se vayan haciendo las sacamos de la sartén y las colocamos en un plato donde habremos colocado una servilleta de papel para que absorba el aceite. Les echamos sal.

Paso 2: Hacemos la bechamel: Doramos la mantequilla en un cazo. Le añadimos la harina y revolvemos para que se haga bien y pierda su sabor a crudo. Añadimos la leche bien caliente para que no rompa la cocción. Y revolvemos bien para que se espese. Bien, bien. Y echamos sal.

Paso 3: Montamos la fuente de horno. Pintamos la base con la salsa de tomate, bien extendida. Colocamos encima una primera capa de patatas, otra de atún, otra de patatas... Podemos poner todas las capas que queramos. Encima espolvoreamos el queso rallado...

Paso 4: Lo metemos a gratinar al horno (que habremos precalentado) durante unos 10 minutos a 200 grados. ¡Y a disfrutar de esta receta con historia!

INGREDIENTES
4 patatas grandes
3 latas de atún
salsa de tomate
queso rallado
aceite de oliva
Para la bechamel:
1 cucharada de mantequilla, 2 cucharadas de harina, 1 tazón de leche, sal

 

Éstas son las recetas de mi historia

Próximos cursos

Carol Ágreda vuelve este jueves 18 a nuestra cocina de la calle Zapatería para hacer un taller temáticos sobre pollo. Nos enseñará a preparar: Nuggets de pollo al curry y nata; Pechugas de pollo en salsa de queso; Alitas de pollo crujientes y Empanadillas de pollo.
Además, en noviembre tendremos un curso de Cocina molecular de andar por casa y otro de Cocina americana con Jose Luis Aranguren. Todos los cursos serán de 19h a 21h . Y vuelven también los cursos de los sábados por la mañana, de 11h a 13. Carol Ágreda nos enseñará el 17 de noviembre a preparar un menú perfecto para cuando tengamos invitados en casa. Los interesados en cualquiera de nuestros cursos podéis apuntaros ya a través de la web: www.mundodn.es o en las oficinas de Diario de Navarra. También llamando por teléfono al 948 22 13 55 y pagando directamente con la tarjeta de crédito. Los suscriptores pagarán 15 euros y el resto 20. ¡Os esperamos!


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra