Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
María Oruña, en Tudela

“Es el libro de las 48 horas, el tiempo que se tarda en leerlo”

María Oruña, en Tudela

María Oruña, en Tudela

Actualizada 26/10/2018 a las 19:33
Etiquetas
  • Iranzu Larrasoaña
A+ A-

María Oruña Reinoso, de 41 años, natural de Vigo, es abogada mercantil y laboralista, pero también una reconocida escritora, que presenta hoy su tercera novela, Donde fuimos invencibles, en el club de lectura de Diario de Navarra en Tudela el pasado 24 de mayo, en la Casa del Almirante. Como en sus anteriores publicaciones, Puerto escondido y Un lugar a donde ir, vuelve a contar con el protagonismo de la teniente Valentina Redondo y de la intriga y misterio que sugieren sus investigaciones. Incorpora también una crítica dirigida hacia las instituciones que dan la espalda a la cultura.

¿Cómo se adentra una abogada en el mundo de la literatura?

Fue durante un cambio laboral, en el que empecé a trabajar desde casa. Escribí un libro que yo consideraba necesario, era la época de la crisis y como laboralista, veía que las empresas abusaban de sus empleados. Quería contar a la gente qué derechos tenían y cómo se podían defender en casos de abuso de autoridad. A raíz de esa publicación, vi que escribir no se me daba mal y pensé en contar la historia de Puerto escondido, que rescataba muchos de los recuerdos que me contaba mi abuela de cómo se vivió, en la zona de Cantabria, la guerra y la postguerra. No quería que esas historias se perdieran.

Ha elegido a la teniente Valentina como protagonista de sus tres novelas.

Sí, la elegí a ella porque quería a alguien que representase la dualidad de las personas. Valentina trabaja muy bien, es perfeccionista, incluso tiene un trastorno obsesivo compulsivo. Sin embargo, a nivel personal, es una mujer insegura, que cree que no es bonita.

En cierta manera el personaje de Valentina habla de la lucha de la mujer, ¿no?

Valentina tiene que demostrar constantemente por qué se merece estar ahí, ya que forma parte de un cuerpo militar. Eso también me apetecía reflejarlo porque entiendo que es una situación que viven a diario muchas mujeres y que forma parte de la sociedad.

¿Cómo has ido construyendo los personajes?

Todos son fruto de lo que yo observo. Trato de coser personalidades diferentes que me encuentro a diario. A veces, voy a comprar el pan y me fijo en un gesto, un tic o una frase. Sí que hay personas que me han inspirado más para construir a Sabadelle, por ejemplo, que es un hombre más amargado, la típica piedra en el zapato de todos en la oficina, pero en general todos los personajes son una mezcla y cumplen su papel.

¿Qué importancia tiene el paisaje de Cantabria en el transcurso de la novela?

Hay quien dice que el paisaje es un personaje más de la novela, pero yo nunca lo he enfocado así. El paisaje sí forma parte de los personajes porque la forma de ser de Valentina, por ejemplo, está influido por él. La gente del norte, en general, tiene una forma de ser particular; tienen un humor distinto, la gastronomía es distinta, son más desconfiados...

Esta última novela es más clásica, ¿en qué se ha inspirado?

A lo largo de todo el libro hay alusiones repetidas a Agatha Christie o Henry James. Pero en general hago un guiño a una visión en blanco y negro, del siglo XIX, a esas novelas románticas en las que no había crímenes escatológicos, ni una denuncia social explícita.

¿Pero en este libro sí que se deja ver un atisbo de crítica social?

Sí, un poco. Durante toda la novela se puede identificar la presencia constante de los libros. Hay escritores, editoras, libreros y una biblioteca. En esta historia aludo al abandono de las instituciones hacia todo el ámbito cultural.

¿Cuál es el mensaje que subyace detrás de Donde fuimos invencibles?

El mensaje real ya no es el juego de intriga que hay que resolver. En Donde fuimos invencibles se habla del momento de nuestras vidas en el que nos sentimos imparables, impulsivos e irreflexivos, ese instante en el que pensábamos que nos íbamos a comer el mundo. Llega una momento en la vida en el que te preguntas, ¿dónde es está ese yo?

¿Qué acogida está teniendo el libro?

Estoy muy contenta porque veo que los lectores, al terminarla, se quedan con ganas de seguir leyendo. Incluso se creó un hashtag en el que decían que era el libro de las 48 horas. Me sorprendió mucho porque tiene más de 400 páginas y en dos días se lo ventilaban. Eso es sintomático de que está gustando.

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra