Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

José Sanclemente presentó Ilusionarium

Un truco de magia en formato de novela

Un truco de magia en formato de novela
Un truco de magia en formato de novela
  • José Ignacio Roldán
Publicado el 08/03/2017 a las 18:53
Somos más corazón que cabeza. Nuestro cerebro está más preparado para la emoción que para la razón y por eso nos conquista un mago o una novela de ficción. Sobre esa teoría, José Sanclemente ha escrito su última novela, Ilusionarium, en la que asume ambos papeles –escritor e ilusionista- para convertir la trama en la ejecución de un truco ante el lector.
José Sanclemente compareció en el club de lectura de Diario de Navarra el pasado día 2 de marzo para presentar su cuarta novela, en la que no aparecen los protagonistas de las tres anteriores, Leire Castelló y Julián Ortega. Vuelve, eso sí, a conceder el protagonismo a un periodista, pero esta vez norteamericano, premio Pulitzer y redactor de un periódico neoyorkino. La trama – un thriller trufado de reflexiones sobre ética periodística- está protagonizada por Christian Bennet, afamado periodista a quien su editora le pide antes de morir que encuentre a su única hija Ángela para que pueda heredar el periódico y no caiga en manos de un grupo inversor. Cuando comienza a rastrear el paradero de Ángela, se da cuenta de que años atrás desapareció en un accidente de tráfico ocurrido en Paris.
Magos y escritores juegan con el público
Existe un paralelismo entre el mago y el escritor de novela negra. Ambos deben desviar la atención de su público para poder ejecutar el truco sin que se vea. "No he querido engañar al lector, pero sí lo hacen los personajes. El propio protagonista se siente engañado. Le pasan cosas que le hace pensar que está ahí por algo, que el encargo que le han hecho es por algo. Al final descubrirá que su propio pasado es un engaño y su vida se ha montado sobre una mentira".
No quería sacarse al final un as de la manga, pero esa lealtad con el lector podía significar que este descubriera el final antes de tiempo y no en el momento adecuado. "En la novela –dice Sanclemente- tienes que descubrir el truco en el momento oportuno. Eso ha sido lo más difícil: hacer cuadrar todo sin que se vea el truco. Por cierto, los magos no hacen un truco dos veces seguidas por que, si lo repites, te pillan. Lo aprendí haciendo un curso".
El engaño está presente en la historia de todos los personajes que desfilan por Ilusionarium. El protagonista ganó un Pulitzer mintiendo. Tuvo sus razones, pero eso le persigue porque sabe que no lo merecía. "Si nosotros nos analizamos y pensamos en nuestro pasado, encontraremos bastantes falsedades. Recordamos lo positivo del pasado y maquillamos lo negativo. ¿Y el presente? Nos gusta vivir engañados. Estamos acostumbrados al engaño en nuestras relaciones personales. También los políticos y los bancos nos han engañado. Creo que en nuestra vida real es más cómodo vivir con cierto engaño. Eso es de lo que habla la novela. La magia es engaño puro. Sabemos que nos van a engañar, sin embargo aceptamos el engaño y disfrutamos sin pensar cómo lo ha hecho para poder disfrutarlo".
Homenaje a la mujer
José Sanclemente sitúa la acción en escenarios reales de Nueva York, Las Vegas, París y Barcelona. De su mano, el lector visitará algunos de los templos de la magia de estas ciudades y conocerá cómo se pueden hacer algunos trucos. Pero lo que más le ha importado al autor es hacer un homenaje a las mujeres. "Son las que manejan toda la trama. Si pensáis, tenemos grandes magos y no hay magas profesionales. Sin embargo, si vais a un espectáculo, quien realmente ejecuta el truco es la mujer. Es la que es partida por la mitad, la que desaparece… Ángela es la verdadera artífice de los trucos de sus espectáculos".
Ética y periodismo
La verdad y la ética del periodista planean constantemente sobre una novela donde un personaje cuestiona el poder de los medios: "El poder de la prensa es ridículo, una reliquia romántica". José Sanclemente cree que esa afirmación se puede hacer desde los grupos de presión, que han aprovechado la crisis económica y de los grandes periódicos para ejercer su propia presión sobre ellos. "Algunos grandes medios –añade- no han podido aguantar la situación y han permitido la entrada de accionistas que no tiene que ver con los medios: bancos, fondos… Así que lo que te van a contar está condicionado normalmente por la propiedad de los medios. A los profesionales les han echado, les han bajado sueldos… ya no tienen tanta capacidad operativa para hacer buena s informaciones". Pero distingue entre los grandes medios nacionales y los locales o los que tienen accionista que pisan la tierra, sin compromisos con entidades financieras sino solo con los demás accionistas.
La otra faceta que tocó Sanclemente en su calidad de analista de medios es el de la posverdad, concepto ligado sobre todo a redes sociales y que, en su opinión no deja de ser una mentira. "Posverdad es contar hacia la opinión pública rumores y emociones, más allá de los hechos. Eso va generando un ámbito de realidad partiendo de percepciones, de opiniones, no de hechos contrastados, investigados. El periodismo debe ser honesto: contar lo que está viendo, con sus fuentes, trasladando lo investigado con honestidad, pero no con el rumor".
No soy un profesional de la escritura
Confesó José Sanclemente que iba para periodista, pero que su padre le dijo que buscara algo con más futuro. "Hice Económicas, pero terminé en el mundo de los medios, aunque en el lado de la gestión". En los últimos años ha empezado a escribir después de hacer un curso de narrativa y ya ha dado a luz 4 novelas, lo cual, en su opinión, no le convierten en escritor profesional. "Escribo a ratos, en la cocina o en el tren, y no me marco un horario".
Al principio pensó en escribir ensayos sobre los medios, pero le pareció aburrido y decidió escribir novela negra. "Ya que el mundo es negro, ¿por qué no hago novela negra? Los 3 primeros libros, que son muy rápidos y cinematográficos, hablan de los medios sin necesidad de hacer un tratado y se pudiera entender qué hay detrás de los medios".
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones