Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Además de un ruidoso lugar para el desfogue y el postureo, Twitter es una formidable fuente de información no siempre maliciosa"

Se preguntan los tuiteros qué hacer si los dejan sin garito, y cuantas más alternativas barajan más se ponen de relieve las virtudes de la plataforma bajo amenaza de cierre. Además de un ruidoso lugar para el desfogue y el postureo, Twitter es una formidable fuente de información no siempre maliciosa, un razonable espacio para la conversación y un medio rápido y eficaz de seleccionar opiniones de calidad. Con todos sus defectos, Twiter era de lo mejor que le había pasado a Internet desde sus orígenes. Es cierto que las redes sociales han contribuido decisivamente a la perversión del debate democrático, pero ese es el precio de las nuevas complejidades con las que debemos aprender a convivir. Ahora el multimillonario Elon Musk ha comprado la plataforma y hay quienes sospechan que para liquidarla. En pocos días ha perdido el 75 % de sus trabajadores, entre los que ha despedido y los que están saliendo escopeteados ante las condiciones laborales que se les pretende imponer. Los rumores de hundimiento han desencadenado en la red un animado festival de adioses que van desde el lamento desconsolado hasta la broma ocurrente en el mejor estilo Twitter, lo que viene a representar una especie de homenaje postrero al difunto. Otro sarcasmo digno de la época: tu popularidad crece justo cuando estás a punto de desaparecer. Pero Twitter no va a morir. Los despidos masivos no son un signo de debilidad empresarial, sino la constatación de una inquietante evidencia: que los robots pueden hacer las tareas del hombre. El usuario de las redes sociales suele incurrir en el error vanidoso de considerar que la plataforma está a su servicio, cuando sucede justamente lo contrario. Es la plataforma la que se nutre de las energías y las debilidades humanas. Las promesas redentoras de Musk al tomar el mando anticipan el comienzo de otra fase en la acelerada evolución de nuestras vidas marcadas por la tecnología. No se olvide que es el padre de Tesla, fabricante de coches sin conductor. Si Twitter sobrevive, será con rasgos menos humanos. Y en caso de que muera, tampoco pasa nada. Es como si te cerraran el bar. Al principio cuesta, pero te vas acostumbrando. Ya abrirán otro.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora