Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"En el proceso de escucha de Yolanda Díaz ya ha recibido el exordio de Podemos a su iniciativa y no ha podido ir más a contrapelo de su deseo"

Avatar del Fernando LussonFernando Lusson07/08/2022
El proyecto que pretende levantar la vicepresidenta segunda del Gobierno, Sumar, para lo que ha comenzado el proceso de “escucha” de propuestas, es un movimiento en el que tendrá más peso la sociedad civil, las asociaciones ciudadanas de carácter progresista, y en el que los partidos políticos desempeñaran un papel difuminado, secundario, a pesar de que esas organizaciones son las que tienen la infraestructura territorial necesaria para que la iniciativa tenga alguna posibilidad de éxito.
Sumar cuenta con el visto bueno de la formación de procedencia de Díaz, el PCE, y de su apuesta estratégica, Izquierda Unida, y con menos entusiasmo por parte de Podemos. Los morados, que si bien en un principio guardaban un silencio expectante, no ajeno a las dudas sobre si Pablo Iglesias se había equivocado con su “dedazo” al señalar a Yolanda Díaz como su sucesora y candidata a la presidencia del Gobierno, se mostraron heridos cuando comenzó a volar sola y a esbozar las líneas maestras de su idea para articular el espacio a la izquierda del PSOE, con la intención de reanimar a una parte de la población que volvió a caer en el desencanto con un partido progresista y que había vuelto a la abstención.
La peripecia andaluza en la creación de la candidatura Por Andalucía, entre media docena de partidos y unas negociaciones que se saldaron con la derrota del candidato de Podemos, y con este partido llegando a la firma del acuerdo con el control cerrado, acabó con el disimulo de la existencia de dos modos de entender la formación futura. Las ministras de Podemos laminaron a dos de los pesos pesados del PCE que estaban en su organigrama y tras el acto fundacional de la escucha de Díaz desenmascararon cuál será su posición frente a este proyecto.
La encargada de verbalizarlo fue la secretaria general de Podemos y ministra de Asuntos Sociales, Ione Belarra, quien habló de una “alianza electoral” con Sumar, una reedición de Unidas Podemos tras el acuerdo con IU que, recuérdese, llegó unas elecciones tarde por los mismos motivos de siempre, ver quién se queda con la primogenitura de ese espacio, y no contar cómo castiga la división la Ley D’Hont. O sea que lo que proponen los morados es una especie de “Sumar Podemos” -a este partido no le importa ser el segundo término del nombre-, una coalición de fuerzas a la vieja usanza que no implique ni dilución ni rebaja de su importancia política, aunque sus últimos periplos electorales hayan ido de derrota en derrota, menguando su representación parlamentaria.
Podemos es consciente de su debilidad y por ese motivo aceptan que Yolanda Díaz sea la candidata de ese espacio, porque la falta de un líder de relumbrón que tenga un mayor tirón que la ministra de Trabajo es evidente y porque, a pesar de todo, se ven obligados a hacer de la necesidad virtud y de ahí la declaración de Belarra de que “la alianza electoral se va dar sí o sí”. En el ámbito de la izquierda, incluido el PSOE, no se espera lo contrario, porque son una sociedad de socorro mutuo, a no ser que quieran que la sensación de cambio de ciclo se convierta en un hecho con su ayuda.
En el proceso de escucha de Yolanda Díaz ya ha recibido el exordio de Podemos a su iniciativa y no ha podido ir más a contrapelo de su deseo.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE