Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"En los artículos en euskera ni ETA ni sus miembros son habitualmente designados como 'terroristas'”

Avatar del Iñaki IriarteIñaki Iriarte10/07/2022
Wikipedia, la enciclopedia en internet más conocida, fue creada en enero de 2001, hace solo 21 años. Desde entonces hasta ahora, sin embargo, se ha convertido en una fuente de información tan habitual e imprescindible que casi cuesta recordar cómo era la vida antes de ella. Cada mes, cerca de 5.000 millones de personas visitan alguno de los más de 58 millones de artículos que albergan los portales de Wikipedia, en un total de 326 lenguas. Solo en español se crean cada día en torno a 250 artículos nuevos.
¿Quién redacta o modifica los artículos de Wikipedia? Los millones de voluntarios registrados. Naturalmente, no todas las voces tienen la misma calidad. Algunas contienen datos inexactos o puntos de vista muy sesgados -incluso para quienes asumimos que la objetividad en muchas cuestiones es un ideal difícil o incluso imposible de llevar a la práctica-. Wikipedia ha confiado en diversos mecanismos de autocontrol para intentar minimizar este problema, principalmente por medio de los propios usuarios registrados, aunque, como mostraré, no siempre con un buen resultado.
El euskara es una de las lenguas de la Wikipedia. Algo de lo que, sin duda, tenemos que felicitarnos y que creo necesario fomentar. Pero también creo necesario promover un tratamiento honesto del problema del terrorismo en sus artículos en lengua vasca. Porque, por desgracia, ese tratamiento no se está produciendo.
¿A qué me refiero? Al hecho de que en esos artículos en euskera ni ETA ni sus miembros sean habitualmente designados como “terroristas”. Algunos de ellos, incluso, tienen un evidente contenido laudatorio. Vayan algunas pruebas: los artículos dedicados a los destacados miembros de ETA Ibon Fernández Iradi, “Susper”, Santiago Arrospide Sarasola, “Santi Potros” (condenado por su participación en la masacre de civiles de Hipercor), Josetxo Arizkuren, “Kantauri”, jefe militar de ETA, o Jorge García (condenado por intentar asesinar al rey) son escuetamente definidos como “activistas” (a veces “vascos” otras, “vizcaíno”, “navarro”, etc.). Algún otro terrorista como Jon Agirre es referido como “ex miembro del colectivo de presos políticos vascos”. Otros, como Garikoitz Aspiazu, “Txeroki”, o Julen Atxurra -carcelero de Ortega Lara- lo son como “miembros de ETA”. En el caso de García Gaztelu “Txapote” o Mikel Albisu, “Mikel Antza”, también se les define como “terroristas”, pero sólo en un lateral, no en el cuerpo del texto.
Además, en las biografías habitualmente se omite todo dato relativo a los crímenes por los que fueron condenados. Así, en el caso de Agirre no se dice nada de los tres asesinatos por los que fue condenado, incluyendo el de un niño de 13 años. En cambio, se habla de las “salvajes torturas” que denunció y se detallan los problemas de salud que sufrió durante su larga estancia en prisión. Asimismo, se explican las movilizaciones en favor de su puesta en libertad en razón de dichos problemas. De Francisco Aldarondo solo se explica su “lucha en favor de la libertad de Euskal Herria”. Tampoco de Arizkuren Ruiz se refieren sus responsabilidades criminales y, en cambio, se precisa que “en prisión se le encontró una grave cardiopatía isquémica y que la familia apeló al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo”. Similar es el caso de Pello Mariñelarena, cuya biografía se centra en su vena artística: “Obligado a vivir en la clandestinidad, se aficionó a la poesía y la pintura. Luego, en prisión continuó escribiendo y pintando. Hizo más de cien cuadros”. Cualquiera diría que fue un artista injustamente encarcelado. Significativamente, los datos de esta biografía provienen en gran medida del link que la propia Wikipedia incluye de un artículo de la revista Guaixe, titulado Pello Mariñelarena, demokraziak eraila (Pello Mariñelarena, asesinado por la democracia).
Compárese este tratamiento con el del artículo dedicado al terrorista de extrema-derecha Stefano Delle Chiaie, quien sí es calificado de “terrorista” y de “pistolero”. El mismo contraste se produce entre los artículos en euskara dedicados a ETA y al Batallón Vasco Español. ETA es definida como “organización armada clandestina que quería conseguir la independencia de Euskal Herria y el socialismo”. El grupo ultraderechista, por el contrario, es calificado como “terrorista” y se añade: “Es uno de los nombres de los servicios secretos españoles, que utilizaron para la guerra sucia de un lugar a otro. Asumió numerosas acciones sobre todo contra militantes abertzales”. Imagínense qué visión adquirirán los jóvenes euskaldunes que recurran a la Wikipedia para obtener información sobre nuestros años de plomo. Para echarse a llorar y a temblar.
Iñaki Iriarte López Profesor de la EHU/UPV y parlamentario foral de Navarra Suma
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE