Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Se modifica el Código Penal para prohibir rezar en la calle y no se quiere hacer para impedir que se ensalce a miembros de una banda terrorista que han asesinado"

Avatar del Alberto CatalánAlberto Catalán25/06/2022
La inmensa mayoría de la sociedad considera que los actos de recibimiento y homenaje a los asesinos de ETA son una humillación vergonzosa a las víctimas del terrorismo y a la democracia. Considera también que no se puede traicionar la memoria de las víctimas de ETA permaneciendo con los brazos cruzados ante tanta afrenta y que aquellos que tienen responsabilidades públicas deben procurar hacer todo lo posible para que estos actos no sean convocados.
Entonces, ¿por qué se siguen celebrando homenajes a los terroristas de ETA? ¿Por qué el Gobierno de Sánchez y su ministro del Interior no hacen nada para impedirlo? ¿Por qué no cambian la ley tal y como se comprometieron? ¿Por qué se lavan, una vez más, las manos como Pilatos?
Es inadmisible e injusto que las víctimas de ETA tengan que padecer no solo la pérdida o mutilación de un ser querido, sino también comprobar cómo se homenajea, apoya y recibe a sus asesinos.
Así lo hemos venido defendiendo siempre desde UPN, también en el Senado. El gobierno debe actuar para impedirlos. No puede traicionar la memoria de las más de 800 personas asesinadas, de los heridos, de los amenazados y de sus familias.
En la Comisión de Interior de 29 de mayo de 2020, ante la denuncia de UPN de los actos de apoyo al terrorista etarra que asesinó a Tomás Caballero, concejal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona, el ministro Grande Marlaska se comprometió a modificar la Ley de Reconocimiento y Protección Integral de las Víctimas del Terrorismo para incluir, entre otras, medidas para acabar con enaltecimientos, homenajes y recibimientos de terroristas. El gobierno incluyó en su plan normativo para 2020 la modificación de dicha Ley.
El 2 de febrero de 2021, en contestación a una pregunta de UPN, el ministro manifestó que el Ministerio estaba trabajando en la reforma de la Ley con tres finalidades principales: fortalecer el reconocimiento y dignidad de las víctimas, mejorar sus derechos e incorporar un nuevo título con la finalidad de regular un régimen sancionador, que sirva como instrumento para terminar con actos de homenaje incompatibles con el respeto y dignidad que merecen las víctimas.
El 7 de abril de 2021, el Ministerio del Interior nos comunica que “en breve” se iban a iniciar los trámites.
El 22 de junio de 2021, en contestación a otra pregunta de UPN, el ministro manifestó que estaba a la espera de la evaluación que la Comisión de la Unión Europea tenía que realizar de la Directiva sobre terrorismo de 2017. Dicha evaluación se publicó el 18 de noviembre. Y no impide prohibir los homenajes.
El 12 de octubre de 2021, el delegado del Gobierno de España en Navarra, en el discurso de la Festividad de la Virgen del Pilar, Patrona de la Guardia Civil, afirmó que pronto verá la luz la reforma legislativa que impedirá los homenajes.
La pregunta es: ¿por qué no lo han hecho? La respuesta, el silencio cómplice. Ninguna explicación.
Es inconcebible e indignante que digan que van a modificar la ley para, entre otras cuestiones, sancionar estos actos de humillación a las víctimas y luego no lo hagan. Y ello, sin asumir ningún tipo de responsabilidad.
Otros se escandalizan ante los recibimientos a los asesinos de ETA. Se rasgan las vestiduras. Se dan golpes en el pecho. Hacen declaraciones grandilocuentes. Eso sí, cuando hay que legislar para impedirlos o sancionarlos su voto, también, siempre en contra. Hipocresía pura y dura. Manda la maldita equidistancia. Debe de ser que los asesinados no eran de los suyos; debe de ser que los asesinos mataban por sus mismos objetivos; debe de ser que unos tienen que mover el árbol para que otros recojan sus frutos...
Se modifica el Código Penal para prohibir rezar en la calle y no se quiere hacer para impedir que se ensalce la figura y trayectoria de miembros de una banda terrorista que han asesinado a niños, mujeres y hombres.
Se puede sancionar al que hace apología del fascismo y del franquismo, pero no de ETA y sus asesinos.
La realidad es la que es. Somos el único país democrático del mundo en el que se hacen homenajes y recibimientos a los miembros de una banda terrorista.
Se siguen convocando actos de apoyo y reconocimiento a los etarras. Estos meses de verano se incrementarán en localidades de Navarra y de la Comunidad Autónoma Vasca.
El gobierno debe actuar. No se puede blanquear, durante más tiempo, a aquellos que han asesinado vilmente a hombres, mujeres y niños. Es una aberración humana, ética, moral y democrática. Deben poner fin a los homenajes a los etarras. La dignidad y la memoria de las víctimas y de la democracia así lo exigen.
Alberto Catalán Higueras Senador por Navarra de UPN
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE