Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OPINIÓN

"Es inevitable vincular los indultos a la precariedad parlamentaria de Sánchez"

Es probable que los presos indultados eviten reincidir, pero el diálogo entre el Gobierno y la Generalitat no puede estar sometido al chantaje de un nuevo desafío independentista

Avatar del undefinedDiario de Navarra23/06/2021
El Consejo de Ministros aprobó ayer el indulto a los nueve dirigentes independentistas presos por sentencia del Tribunal Supremo en una resolución que conmuta las penas de cárcel por sedición y malversación, pero les mantiene inhabilitados para el ejercicio de cargo público. Lo que a todas luces resulta inaceptable es la comparecencia del presidente Sánchez para justificar unos indultos, en contra del criterio del Tribunal Supremo y la Fiscalía, sin permitir que los medios de comunicación pudieran formularle preguntas. Manifiesta así un temor fundado de no saber responder a sus propias contradicciones. Sánchez subrayó que la democracia española demuestra su grandeza y apeló a que manifiesten la suya aquellos que la cuestionan. El jefe del Gobierno quiso hacerse eco de los “cientos de miles de ciudadanos” que considerarían que los indultados ya han cumplido suficiente castigo tras entrar en prisión en noviembre de 2017. Una apreciación subjetiva que pueden compartir muchísimas personas de buena voluntad. Y otras muchas no. Pero no ha sido ese el motivo expuesto desde que Sánchez mostró su inclinación favorable a las medidas de gracia. La causa ha sido siempre de otra naturaleza. Ayer afirmó que la iniciativa es “la mejor para Cataluña y para España” de cara a la convivencia y para “tender puentes de concordia”. Aparte de las razones argüidas, es inevitable vincular los decretos con otras más prosaicas como la precariedad parlamentaria del Ejecutivo y su necesidad de asegurarse el apoyo de ERC para agotar la legislatura ante la escalada de la derecha que apuntan los sondeos. Los socialistas no pueden ignorar el alto riesgo de su apuesta, de cuyo éxito depende su inmediato futuro político y el del conjunto del país. A partir de ahora, la negociación política anunciada por Sánchez y Aragonès no puede estar sometida al chantaje. Ni siquiera a la insinuación de que, en caso de desacuerdo, el independentismo gobernante podría reactivar vías unilaterales de desconexión respecto al Estado constitucional o actos de sedición. En este marco ya no cabe la agenda rupturista que se resiste a abandonar el independentismo.
volver arriba

Activar Notificaciones