Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Salud

Consumo de alcohol en los adolescentes: una prioridad social y política inexcusable

Los datos muestran que en los últimos años se está dando un nuevo tipo de patrón de consumo de alcohol en “atracón”

Antonio Brugos.
Antonio Brugos.
  • Antonio Brugos
Actualizada 25/02/2020 a las 06:00

Aunque hasta hace unos años se afirmaba que beber alcohol moderadamente podía ser bueno para la salud, hoy esta idea está totalmente descartada. Recientes investigaciones evidencian que el consumo moderado de alcohol no aporta beneficios para la salud y que la dosis que minimiza los daños es el consumo cero. El consumo abusivo del alcohol es un importante problema de salud pública de consecuencias sanitarias y sociales. Es larga la lista de sus efectos negativos físicos, mentales y sociales. Actualmente sabemos que el consumo moderado de alcohol se asocia con el tiempo a una mayor probabilidad de varios cánceres digestivos y de cáncer de mama.

Este consumo está totalmente integrado en nuestra cultura y dieta tradicionales, por lo que las nuevas evidencias se analizan con incredulidad y desconfianza por nuestra sociedad.

En los niños y adolescentes el alcohol interfiere en el proceso de maduración de estructuras cerebrales y ello conduce a que, incluso en consumos intermitentes moderados, puede favorecer alteraciones de la conducta, memoria y del aprendizaje. Especialmente en la adolescencia, el alcohol puede hacer más probables comportamientos sexuales de riesgo y de llevar a cabo, o ser víctima, de un agresión física y sexual. Igualmente el consumo temprano de alcohol aumenta las posibilidades del consumo de otras drogas.

En España desde hace más de 20 años se realizan, de modo bianual, dos grandes macro-encuestas que informan sobre el consumo de alcohol y otras drogas: la encuesta Estudes, a escolares de 14 a 18 años, y la encuesta Edades, a población de 15 a 64 años. Los datos de Estudes 2016 y Edades 2107 muestran que en los últimos años se está dando un nuevo tipo de patrón de consumo de alcohol en “atracón”. Esta forma de consumo va orientado a tener efectos inmediatos, especialmente de desinhibición, y consiste en consumir 5 o más bebidas alcohólicas en un período corto de unas dos horas. En escolares navarros, el 36,2% manifestaron que habían tenido consumo en atracón en el último mes, frente al 31,7% de la media española; en la población de 14 a 64 años fue el 24,7% en Navarra frente al 15,1% de la media española. Este consumo en “atracón” va asociado a mayor prevalencia de borracheras y consecuentemente los datos de Navarra mostraban la frecuencia de borracheras en escolares y adultos más alta de España.

El 57,6% de los escolares navarros se habían emborrachado en el último año y el 27,8% en el último mes. En España el promedio de estos porcentajes fue del 42,4 % y 21,8 % respectivamente. Entre la población de 14 a 64 años la prevalencia de borracheras en el último año fue del 36,5% y en el último mes del 18,3%, cifras superiores a la española en 2 y 2,6 veces respectivamente.

¿Qué podemos hacer para disminuir el consumo de alcohol en adolescentes? Aunque desde los centros escolares y de salud se puedan establecer estrategias de captación de chicos y chicas con consumos perjudiciales y ofrecer algún tipo de ayuda, está claro que las causas de este aumento de consumo están en el ámbito social y es necesario un abordaje legislativo, comunitario, multifactorial y multisectorial.

Señalaré algunas actuaciones necesarias:
• Eliminar la publicidad del alcohol.
• Perseguir la venta de alcohol a menores. En muchos casos se valen de la ayuda de una persona mayor de 18 años por lo que la bebida en la calle se debe controlar.
• Potenciar el papel de los padres y las madres para lo cual hay que facilitar acciones formativas.
• Realizar cambios en los horarios de ocio de los más jóvenes haciéndolos coincidir, en mayor medida, con los de los adultos, ya que esta total falta de coincidencia conlleva una dificultad añadida para el control parental.
• Promover a través de ayuntamientos, asociaciones culturales, deportivas o juveniles, acciones de ocio saludable mediante la promoción del deporte, el teatro, el baile, el cine, etc.

Es necesario aprender de la experiencia de países como Islandia que, tras años de programas de educación individual para escolares informando de los riesgos del alcohol, había obtenido resultados decepcionantes. Esto les llevó hace 20 años a desarrollar un programa denominado Youth in Iceland , que logró pasar de tener la población joven con más riesgos de Europa, a los adolescentes más saludables, reduciendo el consumo de alcohol del 48% al 5%, de tabaco del 23% al 3% y de marihuana del 17% al 7%.

Este programa se centró en dar más protagonismo al control parental en la detección y el control del consumo de alcohol de sus hijos, aumentando el tiempo de convivencia y comunicación con ellos. Igualmente desarrollaron medidas comunitarias y legales similares a las mencionadas. Desde Foro Salud mental hacemos un llamamiento a la sociedad navarra para que sea consciente del problema del consumo abusivo de alcohol y se introduzca en la agenda y en el debate público, político y social, para actuar desde todos los frentes implicados.

Antonio Brugos Larumbe. Foro Salud Mental.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE