x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

Necesitamos un equilibrio; recaudación fiscal, pero sin provocar deslocalización

27/03/2019 a las 06:00
  • Francisco Esparza
A+ A-
Diario de Navarra continúa esta semana con la cobertura especial de lo que ha acontecido en la Comunidad foral durante los últimos cuatro años. Esta semana, el balance se centrará en la fiscalidad y la economía. Por medio de artículos, opiniones de especialistas, infografías, foros de participación ciudadana se tratará de analizar las decisiones adoptadas por el cuatripartito y sus consecuencias durante esta legislatura que ya llega a su fin. La primera semana, el análisis se hizo en torno a Educación y la segunda sobre Infraestructuras. Próximamente, se abordarán también Salud (1 de abril) y Política Lingüística (8 de abril).

 

 

 

En primer lugar, recordar que ADEFAN como asociación tiene como objetivo la continuidad y el desarrollo de las empresas familiares y todo cuanto implique a sus familias propietarias. Como asociación nos manifestamos ajenos a la política y no podemos alinearnos en ningún bando, solo expresar nuestra opinión sobre lo que favorece nuestra actividad y lo que la perjudica. Eso sí, como tal asociación tenemos y manifestamos una opinión de aquello que tiene afección a las empresas familiares y a las familias empresarias. Como empresarios debemos de aceptar las pautas marcadas por quien nos gobierna, nos gusten o no , pero eso sí, podemos expresar nuestra opinión sobre aquello que tiene un efecto perjudicial para nuestros intereses.

Se nos pide hacer una valoración de los aspectos Económicos y fiscales de la legislatura que ahora acaba, y debo de empezar por los datos económicos que han visto como Navarra a acompasado el crecimiento de España con datos positivos , mayor crecimiento que el territorio global , menor índice de paro y mantenemos la posición dentro de la UE como comunidad prospera.

Hecho este balance económico , acometo hablar de los aspectos fiscales y las acciones que afectan a nuestro mundo de empresas familiares. En varias ocasiones , tanto por escrito como en alguna de mis intervenciones he recordado a quienes nos gobiernan y que ahora hacen balance de su acciones, que no vivimos en un oasis aislados , sino en una España global , y que dentro de esta España hay escenarios diferenciados.

En la presente legislatura el Gobierno ha introducido cambios, entre otros, en dos impuestos que en mi opinión y la de muchos, deberían de tener una posición igual en todo el estado. Me refiero al Impuesto sobre el Patrimonio de las Personas Físicas y al Impuesto de Sucesiones. En ambos impuestos los cambios han provocado empeoramiento respecto a otras comunidades autónomas del mismo estado Español y algunas cercanas. No sé cuál será la previsión económica de la variación en la recaudación por estos impuestos, pero lejos de sumar, como algunos piensan, estos cambios de entorno fiscal provocan deslocalizaciones de personas, de familias y a lo mejor de empresas, y eso puede provocar un efecto muy diferente del originalmente previsto.

Nuestros gobernantes y los políticos que en ello se ocupan deben de ser conscientes de que el mundo es competitivo, que lo que cambias no produce un efecto directo porque puede darse un cambio de población sobre la que se aplica, y este es un termómetro que hay que barajar previamente a la implantación de cambios legales. Mantener el equilibrio de la presión y el objetivo realista de recaudación sin provocar deslocalizaciones es una obligación de quienes nos gobiernan. Navarra siempre ha destacado por proteger la perennidad de los patrimonios familiares en nuestra comunidad, con un tratamiento en Sucesiones que ha protegido no solo el patrimonio empresarial sino la totalidad del traspaso del patrimonio en línea directa.

Como empresarios y como familias empresarias, pagamos impuestos y estamos orgullosos de hacerlo, pero al igual que en la gestión de nuestras empresas buscamos el mejor resultado fruto del adecuado precio de venta y del menor costo posible, es evidente que tenemos la obligación de buscar la menor factura fiscal.

La economía hay que dinamizarla con incentivos fiscales y facilidades administrativas y no hay que desincentivarla con impuestos no solo a las empresas sino también a sus propietarios. Cerramos próximamente una legislatura diferenciada de las anteriores, con una coalición gobernando muy variada. Muchos gestos para hacer ver a la opinión pública el cambio, gran variedad de mensajes, y en mi opinión una dispersión de líneas de acción, que por su volumen y su contenido han quedado en algunos casos en presentaciones, proyectos y palabras.

No es fiscalidad pero si muy importante para nuestros entorno, la educación como un pilar fundamental de la labor de preparación del futuro , pensamos que se ha hecho poco esfuerzo en la adaptación de la misma a las necesidades del mercado , potenciar la formación profesional, potenciar las profesiones con demanda laboral ,las lenguas de comunicación internacional, hacer ver al estudiante la importancia de preparar su futuro , que nadie le va a sostener, sino que “él” debe de labrarlo.
La educación a su vez debe de poner en valor el buen y bien hacer, el esfuerzo, el emprendimiento y poner la figura del empresario como un pilar del desarrollo económico y del empleo.

La empresa en Navarra se mantiene fuerte, y sigue invirtiendo , pero perdemos empresas y sobre todo perdemos capital inversor local cuando estas son vendidas. El mundo empresarial es un mundo vivo y dinámico, las empresas nacen, crecen , continúan o se venden. El problema nace cuando se venden fuera más empresas que las que se crean. Aquí el gobierno tiene un papel de observador, promotor, ayudador, para con los mecanismos que tiene, seguir aglutinando en Navarra capital inversor local.
Las empresas familiares somos un ejemplo del recorrido citado, nacen, crecen, y a veces se venden, pero durante mucho tiempo formamos parte de la parte más sólida y mejor de la estructura industrial de la comunidad. Apoyarlas, protegerlas, escucharlas debe de estar en los objetivos básicos de un gobierno que gestiona bien.

En nuestra comunidad hay grandes empresarios, grandes familias empresarias y detrás de ellos grandes empresas. En sectores diversos y tamaños variados, eso es un valor que ningún gobierno debe desatender, es la base del futuro. Apoyar a las empresas locales en su ser , en su querer ser , en su desarrollo , en su expansión , no dejarse cegar por proyectos de fuera que hacen ruido, crean expectación pero su aportación neta a la riqueza local no es demasiado alta.

Estos son alguno de los comentarios sobre el devenir de la Legislatura ahora a punto de concluir, cuyo hacer valoramos pero por lo mismo nos sentimos como Asociación en el derecho de cuestionar lo que no vemos bueno para nuestros asociados y probablemente para nuestra comunidad a futuro.

Francisco Esparza es presidente de ADEFAN (Empresas Familiares en Navarra)

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra