Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Opinión

Romeva en la CNN

Actualizada 11/10/2017 a las 06:00

Lo que pudimos ver en la CNN el lunes a las ocho de la tarde explica de manera clara lo que ha estado pasando informativamente con Cataluña en el exterior.

La primera pieza de 'Amanpour' era sobre el monotema. El programa estaba conducido por la sudanesa Nima Elbagir, radicada en Londres cuando no está de corresponsal a lo Amanpour por el mundo.

Christiane Amanpour pone el nombre y el careto en la careta, pero ni rastro el otro día. Primero hubo una corresponsal en Barcelona que hablaba con una señora que tiene una nieta independentista (y ella no lo es).

Y después hubo una conexión con Raúl Romeva, del que todos los corresponsales extranjeros tienen el teléfono móvil. Parecía que estuviera hablando con Mortadelo, salvo que Mortadelo es inofensivo.

Elbagir lo entrevistaba y, pese a que replicaba y preguntaba cosas razonables, el otro lo único que hacía era colocar sus machacones mensajes de siempre. Ese argumentario independentista y victimista. "Queremos hablar y nadie nos escucha" (sobre su petición de diálogo con el Gobierno español). "Queremos hablar y del otro lado recibimos represión judicial y violencia".

Y la idea fuerza: "Tenemos democracia en un extremo y en el otro, represión". Una y otra vez lo repetía. Pero lo mejor vino después de los más de ocho minutos de Romeva soltando su perorata.

Nima Elbagir dice que contaban con otro punto de vista, el de Cayetana Alvarez de Toledo, pero que desafortunadamente tienen unos problemas técnicos.

Y se acabó lo que se daba. Esa entrevista con Romeva es una demostración de lo que ha sido la gran operación de relaciones públicas del Govern durante años y la gran dejadez del Gobierno español durante los mismos años.

Ignorando que lo que no se comunica no existe. Como consideraban que tenían razón no había razón alguna para contarlo y para crear redes de información en el exterior (o con los propios corresponsales en España).

Para utilizar gente con contactos, como cuando el Gobierno enviaba gente relacionada a explicar fuera qué era ETA. Ahora tendremos que apechugar con tanta ineptitud y imprevisión.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE