Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Empresas del metal

José Antonio Olangua deja el cargo de presidente de ANEM

El próximo 14 de junio dejará de estar al frente de las empresas del metal de Navarra

José Antonio Olangua dejará el cargo de presidente de ANEM
José Antonio Olangua dejará el cargo de presidente de ANEM
Publicado el 07/06/2021 a las 13:02
El presidente de la Asociación Navarra de Empresas del Metal (ANEM), José Antonio Olangua, ha anunciado este lunes que el próximo 14 de junio dejará el cargo.  Olangua ha realizado este anuncio durante el transcurso de la jornada 'Navarra es Industria', que se celebra  en Baluarte organizada por FICA-UGT.
El año pasado José Antonio Olangua sufrió el coronavirus, que lo llevó 59 días a la UCI, 27 de ellos en coma inducido. Volvió a su casa el viernes 5 de junio de 2020, después de pasar 83 días hospitalizado.
José Antonio Olangua (Pamplona, 1959) lleva 32 años como gerente de una empresa auxiliar de automoción que, desde 1999, es propiedad del grupo burgalés Gestamp. Con plantas en Arazuri-Orkoien y Noáin, 360 trabajadores y 220 millones de euros de facturación prevista, Gestamp Navarra se dedica a la estampación en frío, soldadura, hidroformado, corte láser y shotpeening para piezas de chasis y carrocería de automoción. Volkswagen Navarra es uno de sus principales clientes. Además de presidente de la ANEM es vicepresidente de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN).
Ingeniero técnico industrial, comenzó a trabajar con 13 años en la relojería Olangua, de su padre, en la calle pamplonesa Estafeta, 2. Mantiene su afición a investigar los interiores de los relojes en la mesa que conserva de su padre en su casa, y su gusto a estudiar el tiempo que en la UCI venía marcado por un reloj grande, de fondo blanco y redondo, con agujas negras que tenía delante de la cama, por el que los minutos, las horas y los días pasaban de manera mucho más lenta que lo habitual.
volver arriba

Activar Notificaciones