Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Estellaprint prevé invertir 16 millones hasta el año 2024

El grupo navarro, con una facturación de 59,5 millones de euros en 2021 y 358 empleos (259 en Navarra), lamenta la falta de condiciones favorables para atraer inversiones

Ampliar Jesús Uranga Estellaprint
Jesús Uranga, director general de Estellaprint, en la planta de Gráficas Estella, una de las del grupMONTXO A.G.
Publicado el 03/10/2022 a las 14:05
Princesas de Disney, spiderman, pokemon, platos de comida, textos escolares, biblias..., en castellano, catalán, inglés, francés... Todo ello va recorriendo las cintas transportadoras de las dos plantas de impresión con las que cuenta Estellaprint en Estella: Gráficas Estella (GESA) y Rodesa. Además, el grupo cuenta con otras tres plantas en Móstoles (Madrid), Unigraf. Por las instalaciones de estas tres imprentas pasan o han pasado títulos como Revolución, el último de Arturo Pérez Reverte, y El Italiano; El caso, de Jöel Dicker; Las madres, de Carmen Mola;La llama de Focea, de Lorenzo Silva; Secretos de Dumbledore y los Harry Potter, de J.K.Rowling; Encuentra tu persona vitamina, de Marian Rojas; Últimos días en Berlín, de Paloma SánchezGarnica; los Asterix en su diferentes idiomas, además de otras obras de autores como Santiago Posteguillo, Arguiñano, Isabel Allende, por citar los más recientes. El último en sumarse ha sido Todo Arde, que saldrá a la venta el 18 de octubre, de Juan Gómez-Jurado, del que se van a imprimir 215.000 ejemplares, una tirada que se sale de lo habitual y que supone 180 toneladas de papel y 20 trailers de libros terminado, y que trajo recientemente al escritor de visita a la planta.
Todo estos éxitos, y más, hasta los 45 millones de libros que imprimen al año, llevan el sello navarro por España y por países de Europa y de EEUU, ya que la exportación de libros a color supone el 65% (el 25%/30% en blanco y negro). Abarcar esta actividad ha supuesto una inversión de 25 millones de euros (14 millones en libros y 11 millones de packaging) entre 2014 y 2021. Yde 16 millones entre 2022 y 2024. Pero este cantidad prevista en el plan estratégico debe contar con el apoyo de Lantero, el propietario, que, a diferencia de fondos de inversión o de empresas que cotizan en Bolsa, “nos dejan hacer, no buscan retorno inmediato y es un grupo industrial sólido, cercano y con estrategia a largo plazo”, explicó Jesús Uranga Muruzábal, director general y director comercial de Estellaprint.
Si se materializan las inversiones, el grupo, que facturó 59,5 millones de euros en 2021 (40,5 de libros y 19 de packaging), prevé alcanzar los 68 millones en 2022 (43 en libros y 24 en packaging). Y pasar de los 342 empleos en 2021 (247 en Navarra) a 358 en 2022 (259 en Navarra) y llegar a los 379 en 2024.
Pero, añadió el directivo, tienen que convencer a Lantero, que tiene 32 plantas por todo el mundo de diferentes actividades, de que es atractivo invertir en las de Navarra. “Nos faltan argumentos para motivar al propietario para potenciar la inversión aquí. Los costes de mano de obra son más altos que en Madrid. Somos una pyme, pero al estar en una gran empresa no podemos beneficiarnos de muchas ayudas. En Italia y el Este de Europa, donde tenemos mucha competencia, reciben muchas ayudas de fondos europeos. Estamos muy bien considerados dentro del grupo, somos unos privilegiados y la quinta imprenta de libros de Europa. Pero tiene que haber proyectos y nos faltan incentivos y ayudas aplicables a nuestro perfil y necesidades. Si somos más caros, si no tenemos una fiscalidad atractiva y hay mayores requerimientos es más complicado que quieran invertir”, apuntó. Además añadió otro problema, el de las comunicaciones: “Nuestros clientes principales están en Madrid, Barcelona, París y Londres. Es una verdadera aventura cuando vienen”.
A estas dificultades hay que sumar la subida del precio del papel en más de un 50%. “El sector papelero es muy intensivo en energía y su precio ha elevado el coste del libro”, apuntó. Hace cuatro años instalaron paneles solares en Rodesa (100 kW) y acaban de terminar una nueva de 500 kW, que ha supuesto una inversión de 400.000 euros que puede suponer entre el 5% y el 20% del consumo. “Contaba en su planteamiento con subvención del Gobierno de Navarra que, de momento, no se ha materializado por agotarse la dotación inicial”, añadió. Ahora está en estudio la instalación de paneles para 1,5/2 MW en suelo, para una parcela contigua a la nave de Gráficas Estella.

DNI

Jesús Uranga Muruzábal. Nacido en Pamplona, el 15 de diciembre de 1961, es el segundo hijo de José Javier Uranga (fallecido) y María Josefa Muruzábal. Estudió en el colegio El Redín y Farmacia en la Universidad de Navarra. Además, cursó el MBA del IESE en Barcelona durante dos años. En 1987 se incorporó a Gráficas Estella como adjunto a la dirección general. En 1990 asumió la dirección general que, desde 2009, compagina con la dirección comercial del grupo. Casado con Soledad Solchaga, es padre de cinco hijos.
Una trabajadora, en la planta de Gráficas Estella. 	monto a.g
Una trabajadora, en la planta de Gráficas EstellaMONTXO A.G.

Todo empezó con un viaje a Estella cronómetro en mano

El apoyo público ha sido esencial en el origen, mantenimiento y crecimiento de esta empresa. Es lo que Jesús Uranga, director general de Estellaprint, expuso a Izaskun Goñi, directora general de Política de Empresa, Proyección Internacional y Trabajo del Gobierno de Navarra, en una visita reciente a la planta. Porque el origen de la empresa se remonta a 1968, a cuando el Plan de Promoción Industrial (PPI), nacido en 1964, había echado ya andar. El objetivo de este programa, impulsado por el entonces vicepresidente de la Diputación foral, Félix Huarte, y del diputado Miguel Javier Urmeneta, era la búsqueda de inversiones industriales en la comunidad navarra. Para ello ofrecían facilidades y ayudas fiscales y de ubicación. En este contexto, la editorial Salvat aprovechó la ocasión para instalarse, después de que el entonces director técnico de la Diputación, Javier Saralegui, convenciera a los dueños llevándoles en coche de Pamplona a Estella con un cronómetro en la mano para demostrarles lo cerca que podría estar la futura planta de la capital.
Cuando llegó 1988 el Grupo Hachette compró Editorial Salvat, pero dejó fuera las imprentas. Salvat dejó de tener interés en Gráficas Estella, lo que produjo una situación casi de quiebra. Esto llevó al equipo directivo, mediante una MBO, a quedarse con la empresa. Hasta que en 1992 el Gobierno de Navarra entró en el capital y adquirió el 75% a través de Nafinco. Los directivos mantuvieron el resto. Entonces, recuerda, Uranga, eran 400 los trabajadores. “No había mercado, ni clientes, porque solo éramos fabricantes, con una tecnología obsoleta. Llamamos entonces a las puertas del Gobierno de Navarra. Su apoyo supuso un espaldarazo para la financiación de la empresa. El Gobierno foral, que aportó 500 millones de pesetas, quiso que nos quedáramos los directivos también en la propiedad”. Así explica el directivo el segundo momento en el que el apoyo público fue crucial para la empresa. Porque a los tres años, en 1995, Gráficas Estella, que había reducido la plantilla a 300 trabajadores, ya había vuelto a los resultados positivos. Y el Gobierno privatizó la empresa al vender su participación al grupo industrial Lantero, con sede en Madrid, y pudo recuperar su inversión.
A partir de aquí, Gráficas Estella impulsó su crecimiento que se plasmó en 1999 con la construcción de Rodesa (Rotativa de Estella SA), una nueva imprenta ubicada cerca de la originaria y destinada a libros en blanco y negro, que complementaba la producción a color que mantenían hasta entonces. “Teníamos clientes que nos pedían la impresión de novelas. Y así nació esta filial”, añadió Uranga.
Compra en Madrid
El grupo se amplió con la compra del grupo Unigraf, con tres plantas en Móstoles, Madrid. Esta incorporación permite al grupo hoy tener todos los procesos duplicados en Estella y la capital. “Nos da tranquilidad saber que contamos con los dos centros y los lanzamientos podemos hacerlos conjuntamente”, explicó el directivo.
En 2009 se compra a Salvat las instalaciones que tenía desde los años setenta en Monreal y que hoy mantiene todavía el nombre originario, aunque ahora se llama Lomesa (Logística y Manipulados Editoriales SL). Es una planta de almacén, manipulados editoriales y logística que ofrece servicios para el propio grupo y para terceros, como Salvat y otros clientes editoriales.
También ese año se inició una crisis general y también editorial que se extiende hasta 2014, marcada por la irrupción de los soportes electrónicos que se lleva por delante la mitad del negocio editorial y gráfico en España. Y precisamente es esta situación, marcada por la caída del negocio del mundo del libro, lo que lleva al grupo a diversificar su negocio con la compra de Gráficas Tres y la entrada en la actividad de packaging o embalaje. Estaba ubicada en Andosilla, era una empresa familiar, con 10 trabajadores, 2 millones de euros de facturación, que estaba a punto de cerrar y que se centraba en la producción de etiquetas y estuches para las conservas. “No conocíamos este negocio, pero el proceso tenía similitudes con el nuestro. Se lo planteamos a Lantero con el objetivo de traer la empresa a Estella. Así lo hicimos, fue la gran apuesta de diversificación de estos últimos años. Hoy, Epack (el nuevo nombre de la división) cuenta con 60 trabajadores y en 2022 facturará más de 25 millones de euros”, explicó Jesús Uranga. Esta división figura entre los siete mayores fabricantes de estuchería para alimentación y gran consumo en cartón compacto (de una sola capa) en España. Sus productos van destinados a empaquetar galletas, latas de atún, yogures, helados, productos de farmacia... para clientes como Cuétara, General Mills (Old el Paso), Calvo, La Cigala, Schrelber o Cidacos, entre otros. El crecimiento de su actividad llevó a la construcción de una planta anexa a la de Gráficas Estella.
El grupo, afectado positivamente por el aumento de la venta de libros durante la pandemia, mantiene su objetivo de crecer inorgánicamente mediante compras. “Estamos estudiando nuevas adquisiciones de otras empresas en 2023 que nos aporten diversificación”, añadió.

“No encontramos trabajadores”

Es uno de los problemas que afecta a Estellaprint, la dificultad para encontrar mano de obra cualificada. Necesitarían especialistas en artes gráficas, pero también personas procedentes de otras FP (mantenimiento, electrónica, mecánica...), o con otros estudios. “Les formamos y lo que queremos es que se queden con nosotros”, admitió Jesús Uranga, director general de Estellaprint. Para solucionar este problema está previsto la constitución de un campus de FP en Estella, promovido por la Asociación de Empresas de la Merindad de Estella (Laseme), financiado con fondos europeos y que hace falta impulsar en su opinión porque podría beneficiar a varias empresas de la zona. Además del apoyo del Gobierno, haría falta, según Uranga, que a la FP se le dé un mayor valor. “No debe ser un lugar al que va el que no vale para estudiar. Este, el de la imprenta, es un oficio con el se gana bien la vida”, apuntó.
Imagen de la división de packaging/embalaje, actividad destinada a alimentación.	montxo a.g.
Imagen de la división de packaging/embalaje, actividad destinada a alimentaciónMONTXO A.G.

al detalle

ESTELLAPRINT
Origen: 1968.
Actividad. Tiene dos líneas: la impresión de libros en color y en blanco y negro, y el embalaje.
Facturación. 59,5 millones de euros.
Empleo. 358 (259 en Navarra)
Fábricas: 2 fábricas en Estella y 3 en Madrid de libros, más una planta de packaging en Estella y 1 en Monreal de almacén y logística.
LANTERO
Grupo industrial familiar profesionalizado, propietario casi mayorítario de Estellaprint, donde entró en 1999. Cuenta con cuatro divisiones: plástico rígido, embalaje flexible, packaging cartón compacto y Estellaprint (libros y packaging). Factura 716 millones de euros y tiene 32 fábricas por todo el mundo y 2.688 empleados.

7.000
títulos son los que Estellaprint imprime cada año. El 70% corresponde a novedades y el 30%, a reediciones

ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora