Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Parque natural de Urbasa-Andía

El viaje de los bosques de Urbasa a un mercado maderero en tensión

Expertos analizan en Zudaire la gestión de casi 12.000 hectáreas de superficie arbolada entre la sierra y Limitaciones, hayas en su práctica totalidad

Ampliar Un ciclista pasa por un cargadero de madera de Urbasa, con los árboles cortados y esperando su traslado por sus compradores
Un ciclista pasa por un cargadero de madera de Urbasa, con los árboles cortados y esperando su traslado por sus compradoresmontxo a.g.
Publicado el 10/04/2022 a las 06:00
Un viaje repetido durante siglos comienza en los hayedos de Urbasa y del Monte Limitaciones de las Améscoas. Casi 12.000 hectáreas de superficie arbolada con una media de aprovechamiento anual de unos 26.000 m3 que se vende a la industria maderera. La compran principalmente empresas navarras y se transformará luego en muebles, revestimientos, instrumentos musicales, suelos, herramientas o juguetes. El final de un recorrido ligado a la vida de los habitantes de un territorio que ha reunido ahora en Améscoa a expertos del sector para analizar la gestión forestal de estos montes con una visión integral.
En Zudaire, sede la tarde del viernes de un seminario organizado por Medio Ambiente en el marco del proyecto de cooperación transfronterizo Poctefa NaturClima, se habló de explotación maderera. También de su convivencia con el uso ganadero y el turístico en el conjunto del parque natural de Urbasa-Andía. De clima. Y de un mercado con demanda creciente que hoy se “comporta de forma estratégicamente especuladora”.
Con la originaria de Rusia y Bielorrusia -grandes exportadoras de resinosas para pasta de papel- considerada en estos momentos “madera en conflicto”, el mercado del haya se ha visto menos afectado por la guerra que el de las coníferas. Pero afronta otras tensiones a las que se refirieron los expertos.
EQUILIBRIO - ENTRE UNA "INSÓLITA DEMANDA" Y LA CONSERVACIÓN
A cuestiones como la demanda aludió en su presentación del foro Fermín Olabe Velasco, director del Servicio Forestal y Cinegético de departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente. Como objetivo de esa tarde, explicó, transmitir a la población cercana al espacio protegido lo que se hace, una gestión fruto del trabajo de todos en una comunidad “a la cabeza del Estado en cuanto a montes certificados”. Una labor en tres parámetros -forestal, medioambiental y económico- con el reto de seguir aprovechando esos recursos a la vez que se mantienen los valores naturales.
Olabe apuntó a una “insólita demanda de madera” utilizada cada día más también desde la perspectiva de la energía y ante la que se debe seguir asegurando la sostenibilidad de la producción. “En muchos sitios aprovechamiento y conservación no pueden convivir, cuando pueden hacerlo perfectamente. A veces, hablamos del sector primario desde una perspectiva de producción, pero la tiene también desde una perspectiva de conservación”.
LA MADERA - SE CORTA LA MITAD DEL CRECIMIENTO DEL MONTE
La jornada contó con voces que trabajan en el territorio, los ingenieros de Montes y guardas de Medio Ambiente Josetxo Cía Clemente y Carlos García Íñiguez. Indicaron que los objetivos para la gestión sostenible se encuentran recogidos en sus respectivas ordenaciones. La de Urbasa se remonta a 1903. La de Limitaciones a 1963. Las dos se han sometido a lo largo del tiempo a auditorías, que marcan la ordenación forestal y determinan, por ejemplo, que se corte la mitad del crecimiento del monte para garantizar su mantenimiento a largo plazo.
Josetxo Cía indicó como la pandemia activó el consumo de madera. En el parque natural, se da un periodo de incremento en el volumen de aprovechamientos, situado en 16.000 m3 en Urbasa y en 10.000 m3 en Limitaciones. Carlos García señaló que se trabaja ahora para revertir una situación originada en el siglo pasado, “cuando se quitaban los buenos árboles dejando genéticamente los más inferiores dando lugar a una selección negativa de la masa”. Aludió al reto de compatibilizar la biodiversidad con la producción.
Los expertos que intervinieron en la jornada.  Josetxo Cía, Pablo Gómez, José Antonio Atauri, Carlos García y Miguel Muñoz, en el hostal Ibaisek de Zudaire (Améscoa Baja)
Los expertos que intervinieron en la jornada. Josetxo Cía, Pablo Gómez, José Antonio Atauri, Carlos García y Miguel Muñoz, en el hostal Ibaisek de Zudaire (Améscoa Baja)mONTXO a. g.
SU VENTA - LA "INTENCIÓN ACAPARADORA" DE MERCADOS EXTERIORES
El punto de vista de la empresa lo aportó Miguel Muñoz, de Arpana Formación Forestal, ubicada en Arre. Habló de las grandes posibilidades de una especie adaptada a multitud de usos. Un haya -siguió- no especialmente de una calidad excepcional por esa herencia de selección negativa del arbolado, pero que sí ofrece dos características importantes para las empresas. “La ubicación estratégica de Urbasa, en un nudo de enlaces muy bien comunicado que permite ponerla en circulación de manera rápida y sencilla. Y un monte que permite trabajar en épocas del año más complicadas en cuanto a la climatología, lo que nos da la oportunidad de mantener la continuidad un servicio al cliente que demanda el producto en sus aserraderos todo el año”.
Apuntó a la “crisis permanente” que ha caracterizado siempre el mercado de la madera. “Ahora la tendencia que tenemos es al alza motivada fundamentalmente porque en la pandemia empieza a subir el embalaje al aumentar la paquetería enormemente”. Un incremento de la actividad, también de la construcción, que lleva al mercado a comportarse de “forma estratégicamente especuladora”, con una “intención acaparadora” por parte del chino y americano. Advirtió del riesgo para la industria local de que la madera se vaya y deje en la zona el valor de su venta en bruto pero no el de la empresa transformadora a nivel local con lo que ello supone para el empleo y para fijar población.
El sector tiene delante “un mercado tan agresivo” que se enfrenta a la perspectiva de “morir de éxito” con la demanda y los precios disparados. “Si esto sigue así, es muy probable que pequeñas empresas de transformación y aprovechamientos forestales desaparezcan por la incapacidad de competir con macroempresas que se la llevan y la transforman”.
Completaron las intervenciones de los expertos el auditor y consultor en certificación forestal Pablo Gómez-Reino Pérez, y José Antonio Atauri Mezquida. Doctor en Biología, cerró la jornada hablando de clima en una sierra de transición entre las condiciones mediterráneas y las atlánticas.

CIFRAS 

​16.276 ha
Con 11.445 hectáreas en Urbasa y 4.831 en el Monte Limitaciones, ambos espacios suman esa superficie total dentro del parque natural de Urbasa-Andía.

11.873 ha
Es la superficie arbolada que existe en ellos. Las hayas dominan con pequeños porcentajes de otras especies como pinos, masas de alerce y algo de matorral.

667.000 €
La venta de 26.000 m3 de madera en Urbasa y Limitaciones se tradujo en esta cantidad en 2020, según los datos aportados.

CLAVES 

​Veinticinco años del parque natural. Una ley foral del 27 de febrero de 1997 declaró parque natural este territorio. Lo forman las sierras de Urbasa y Andía, pertenecientes a la Comunidad foral, el Monte Limitaciones, que pertenece a la Junta del Monte Limitaciones de las Améscoas, y la reserva natural del Urederra, dentro del monte comunal del concejo de Baquedano.

Bosque, ganado y uso público. Medio Ambiente puso el viernes el foco en la superficie forestal, pero se aportaron otros datos. En el parque pastan -según las cifras del periodo 2019 a 2021- 39.459 cabezas de ganado, ovino principalmente con 30.000 ovejas. Hay 4.726 de vacuno, 3.910 de caballar y 630 de caprino. En 2019, antes de la pandemia, 93.534 personas visitaron la reserva natural del Urederra, que camina de nuevo hacia esas cifras,

¿Cómo son sus árboles? En Urbasa y Limitaciones, se trata ahora de conseguir árboles más estrechos pero de copas amplias y voluminosas. Indicaba Carlos García que cuando la masa es adulta se hacen cortes de regeneración para renovar el monte. “No es un atalo. Por cada árbol que cortamos se multiplica por veinte el número de plantas de regeneración que conseguimos”.

¿Cómo se explota su madera? Siguiendo los planes de ordenación de ambos espacios. El gestor ve lo que toca cortar, va al monte con el guarda y lo marca. La Junta de Limitaciones realiza una subasta con los lotes de su territorio que pone a la venta y el Gobierno foral hace lo mismo con el suyo. Lo explica Goyo Oyaregui, que se refiere al dinamismo actual. “Ahora mismo hay un mercado muy favorable. Todo lo que se va marcando se consume”.

¿Qué suponen las maderas en conflicto? El mercado del haya, más local y con otros u sos, va por otro lado, pero que toda la madera de Rusia y Bielorrusia se haya declarado así supone que no puede utilizarse en productos certificados.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora