Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Formación

El Ejército de Tierra ofrece negocio a las empresas navarras

Más de 30 empresas se interesaron por los procedimientos para convertirse en proveedores

Representantes de empresas navarras participan en una jornada para ser proveedores del Ejército.
Representantes de empresas navarras participan en una jornada para ser proveedores del Ejército.
Europa Press
Actualizada 18/11/2020 a las 07:45

Desde las clásicas fabadas a recetas más modernas con, por ejemplo, quinoa, viajan desde Navarra a la Antártida o a Afganistán. Son algunos de los productos de IAN (Industrias Alimentarias de Navarra), con sede en Villafranca, que vende al Ejército de España a través de distribuidores. Su director comercial, Diego Ursúa, representaba a una de las más de las 30 empresas que participaron ayer en una jornada informativa organizada por la Cámara de Comercio de Navarra y por la Comandancia Militar de Navarra para dar a conocer los procedimientos para convertirse en proveedores del Ejército de Tierra. Las empresas asistentes pertenecen a sectores como la agroindustria, mantenimiento, equipamiento, automoción, entre otras.


Porque el Ejército de Tierra, con 80.000 efectivos, destinó en el año 2019 un total de 439 millones de euros para adquisiciones, entre las que estaban los productos de IAN. A los que se podrían añadir aceite, botas de agua, vino, elementos de automoción, material sanitario, sistemas de verificación facial o las banderillas conocidas como ‘toreras’, por poner solo unos ejemplos. Como, por citar otro señalado por los participantes, los toldos para camiones pequeños que suministra actualmente una pequeña empresa de Tomelloso, en Ciudad Real.


El teniente general Ramón Pardo de Santayana y Gómez-Olea, jefe del mando de Apoyo Logístico del Ejército de Tierra, y el jefe de la Secretaría Técnica de la Dirección de Adquisiciones del mando de Apoyo Logístico, el coronel Fernando Pérez de Lema Holweg, detallaron el procedimiento para que las empresas puedan convertirse en sus proveedores. Destacó la Plataforma de Contratación del Estado, donde se pueden encontrar los contratos previstos, así como el Foro 2E+I, donde a través de diferentes talleres se ponen en contacto empresas, el Ejército, universidades y centros tecnológicos para analizar las necesidades de uno y las ofertas de los otros. La herramienta utilizada, explicaron, es la ley de Contratos del Sector Público.


Las empresas tienen que vender sus productos a través de distribuidores, es decir, el Ejército no les compra directamente. Para facilitar la tramitación y acercar las empresas al Ejército, para saber cómo se tienen que certificar y canalizar las diferentes preguntas que puedan surgir, la Cámara de Comercio se ofreció a actuar como ‘ventanilla’ de información para las empresas, según explicó el presidente de la Cámara, Javier Taberna. Convertirse en proveedor dependerá de la calidad y del precio, según explicó Ramón Pardo de Santayana. “Ahora, por la situación actual, los distribuidores dan más importancia al precio”, explicó.

La ‘Operación Balmis’ supuso al día la actuación de 100 militares en Navarra

El médico militar alicantino Francisco Javier Balmis lideró la expedición humanitaria entre 1803 y 1806 que llevó la vacuna de la viruela a los territorios del imperio español en América y Filipinas. Como homenaje, se denominó con el nombre de Operación Balmis al apoyo que prestó el Ejército para afrontar la covid-19. Duró el tiempo del primer estado de emergencia. El Ejército participó en la evacuación y custodia de cuerpos, en la desinfección de centros, en el levantamiento de infraestructuras para asistencia de afectdos y para PCR, en la adquisición de material... En ese tiempo se firmaron contrataciones de emergencia, “asegurando la calidad gracias a una estructura consolidada, productos flexibles, proveedores fiables y una estructura de aseguramiento”. Así lo señaló el jefe del mando de Apoyo Logístico del Ejército de Tierra, teniente general Ramón Pardo de Santayana y Gómez-Olea.


Por su parte, el Comandante Militar de Navarra, Carlos Aparicio, señaló que en Navarra fueron 100 personas las que movilizó todos los días durante el estado de alarma la Operación Balmis. “Se dedicaban a patrullar en Navarra, ya que tuvimos personal fijo en la frontera, en todos los pasos fronterizos donde no hay Policía Nacional. Además, se dedicaban a vigilancia, desinfección de centro de mayores y apoyo en Refena”, añadió.


En algunos casos, hubo reacciones de protesta a la presencia militar en las calles. Pero para Carlos Aparicio fueron incidentes aislados. A lo que Ramón Pardo de Santayana y Gómez-Olea añadió: “Pasa lo mismo con otras instituciones, que no se le reconoce. Nuestro soldado está bastante acostumbrado encontrar a alguien a quien no le gustan los militares. Especialmente en algunos ámbitos territoriales. Pero en todos los sitios puede encontrar un cierto rechazo. Pero uno se dedica a los suyo y ya está”.


La Operación Balmis ha sido sustituida por la Operación Baluarte, que añade la función de los rastreadores. En Navarra son 43 los militares dedicados al rastreo de los contactos de la covid.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE