Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Epidemia de coronavirus

Preocupación en las empresas navarras con intereses en China por el coronavirus

Navarra vende productos por valor de 127 millones y compra por 354 millones

Foto de Alberto Madoz Ansorena, consejero delegado de Fluitecnik.
Alberto Madoz Ansorena, consejero delegado de Fluitecnik.
DN
Actualizada 02/03/2020 a las 12:04

El año nuevo no empezó bien para China. Y, por ende, para muchos otros países relacionados con el gigante asiático. La llegada del coronavirus y las medidas contundentes para controlar el contagio ha afectado también a las empresas navarras que tienen intereses en ese país, tanto como exportadoras o porque tienen presencia industrial.

Son 13 las firmas que están implantadas en ese país, según los datos que maneja la Cámara Navarra de Comercio y su responsable de Comercio Internacional, Ana Cañada. A ello hay que añadir que China es un mercado que ha ido creciendo como destino de los productos de la Comunidad foral, con 350 empresas exportando allí, según Cañada. En 2019, Navarra exportó a China productos por valor de 127 millones, una cifra que, aunque suponía sólo el 1,6% de las exportaciones totales navarras, supuso un crecimiento del 8,1% respecto a 2018, según los datos del Informe de Comercio Exterior del la Dirección Territorial de Comercio. En cuanto alas importaciones, Navarra compró a China productos por valor de 354 millones, con un crecimiento del 33,4% sobre el año anterior.

El consejero de Desarrollo Económico y Empresarial del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi, destacó recientemente que China es uno de los pocos países con los que Navarra tiene déficit comercial (más importaciones que exportaciones). Y el mensaje que mandó, ante la influencia del coronavirus, era de “prudencia y tranquilidad”. “Nos van llegando señales de las empresas navarras y agentes que tenemos allí de que la actividad económica empieza a moverse, pero hay que ir viendo”, apuntó.


EL IMPACTO FUTURO

Por su parte, desde la Cámara de Comercio, afirmaron que la impresión que están recibiendo de las empresas es la de preocupación, desinformación y expectación. “Creen que el impacto lo notarán en los próximos meses, de aquí a junio. Porque ahora es cuando está empezando a arrancar la actividad”, apuntó Cañada.

Dependemos demasiado de China, incluso sin quererlo. Por eso, recomendaríamos mirar hacia otros mercados, economías que también son numerosas en población, como Indonesia, Vietnam, Bangladesh, mercados a los que está comprando China. Y mandamos mensaje de tranquilidad y esperanza, porque el tejido empresarial navarro es sólido”, señaló Ana Cañada, responsable de Comercio Internacional de la Cámara Navarra de Comercio.
Precisamente, para informar a las empresas, la institución ha organizado para el 4 de marzo una jornada para analizar la situación provocada por el coronavirus desde el punto de vista sanitario, cultural y empresa.

 

ALBERTO MADOZ ANSORENA, CONSEJERO DELEGADO FLUITECNIK 

"NO HEMOS PARADO LA PRODUCCIÓN"

Fluitecnik, con sede en Orkoien, desarrolla dos actividades desde esta localización: la automatización de procesos industriales para cualquier sector y la fabricación de componentes hidráulicos y refrigeración para turbinas eólicas. En China, con 150 trabajadores, se instaló en 2006. En la provincia de Tiajín, se dedica a la fabricación de componentes hidráulicos y refrigeración para turbinas eólicas.

Alberto Madoz Ansorena es el consejero delegado de Fluitecnik y es el responsable del desarrollo del negocio de energías renovables en China. El 50% de su tiempo lo pasa en esa fábrica. En estos momentos, debería estar allí.

¿Cuándo tenía previsto volver?
El 18 de febrero, pero no he podido, porque si voy no puedo ir directamente a la fábrica, porque todos los extranjeros que llegan a China tienen que estar 15 días sin salir de casa o en el hotel de cuarentena.

¿Cuándo estuvo por última vez?
Volví justo el 24 de enero, el día anterior al año nuevo en China. Lo hacía a las dos de la mañana, en un vuelo de Lufthansa. A los dos días, esa compañía, como las principales que conectaban Europa con Asia cancelaron sus vuelos hasta el 29 de febrero, un plazo que han prolongado hasta el 29 de marzo. Sí que vuelan las compañías chinas. Había cuatro personas en el aeropuerto y eso que era un día de, en principio, tráfico.

¿Qué medidas había en el aeropuerto?
Iba con mascarilla. Al entrar en el aeropuerto de China y en la zona de embarque me tomaron la temperatura. Pero al llegar a Europa no tuve ningún control yen Frankfurt ya me quité la mascarilla porque no hacía falta llevarla.

¿Cómo se ha vivido en la fábrica?
El día 23 de enero fue el primer día en el que nos tomaron la temperatura en la fábrica. Desde entonces, todos los días hay que tomarla, por mandado del gobierno chino, quien se asegura de que estemos usando la mascarilla. Las mascarillas que teníamos las repartimos por la fábrica, pero enseguida faltaron. Por eso mandamos desde España 2.000 para la fábrica. Una mascarilla sirve para 2-3s días.

¿Paró la fábrica?
Solo paramos el 25 de enero, año nuevo en China, porque es obligatorio. Con motivo de esta festividad, gran parte de la plantilla se fue a sus pueblos. Se quedaron solo 35 y son los que continuaron trabajando porque los que volvían tenían que pasar quince días de cuarentena antes de incorporarse al trabajo. La vuelta se va haciendo poco a poco. El lunes 24 de febrero se incorporaron 35 trabajadores y esperamos que el próximo 2 de marzo se incorporen el resto de trabajadores de producción y personal de oficinas. Los trabajadores de oficinas han estado trabajando desde sus casas. Faltará que se incorporen 13 trabajadores de República Checa que están pendientes de viajar desde su país, siempre y cuando se evite la necesidad de pasar previamente la cuarentena de 14 días en destino.

¿Cómo ha afectado a la producción de la fábrica?
Por el coronavirus no hemos parado la producción, pero hemos agotado las existencias y tenemos productos en stock que no pueden salir. Lo que producíamos teníamos que almacenarlos. Hemos generado material como para cubrir marzo. Hay mucho material en los puertos y los bancos están empezando a abrir sus puertas, aunque se producen muy pocas transacciones bancarias.

¿Cómo afecta a la vida cotidiana?
Hay orden de no salir de casa, solo lo puede hacer uno por familia para ir a compara a lugares indicados por el Gobierno y todos usan mascarilla. La empresa está en el área de Binhai, donde trabajan tres millones de personas porque es una zona con un gran parque industrial. Y solo ha habido dos casos de coronavirus, pero sin fallecimientos.

 

ENRIQUE HERNÁNDEZ PÉREZ, INGENIERO DE FLUITECNIK EN TAIJIN (CHINA)

“NO PUEDES ELEGIR QUÉ COMPRAR, PERO NO ESTAMOS DESABASTECIDOS"

Enrique Hernández Pérez, ingeniero de 53 años, vive en Tiajin desde mayo de 2019. Es el encargado del departamento de ingeniería de producción. “Me dedico a incrementar la producción de la fábrica”, explicó por teléfono desde el país asiático. Este navarro es uno de los dos españoles que trabaja en la planta china de Fluitecnik. Cómo mínimo permanecerá hasta mayo de 2021.

Enrique Hernández volvió a China después de sus vacaciones de Navidad el 9 de enero. “Del coronavirus no nos enteramos hasta el 23 de enero, cuando nos tomaron la temperatura en el hotel, al volver del trabajo. En la puerta había un trabajador con su traje, su mascarilla, con el termómetro infrarrojos que me controló la temperatura en la muñeca y en la frente. Ahí entendimos que había comenzado el control, pero no éramos conscientes de la magnitud”. Con motivo de la fiesta del 25 de enero, los trabajadores empezaron a cogerse fiesta un par de días antes. “Al ir acabando las vacaciones vimos que la gente no se podía incorporar a trabajar. Ahora están los centros comerciales cerrados, los únicos sitios donde se puede comprar están abiertos a horas determinadas y evitando las masificaciones. No se puede elegir qué comprar, pero no estamos desabastecidos”, narra desde tierras chinas.

Las recomendaciones estipuladas son controladas por responsables del gobierno que visitaron la fábrica para hacer una auditoria sobre estas medidas, como lavado de manos, uso de mascarilla, la no celebración de reuniones... La cantina de la fábrica, donde los trabajadores comen, dejó el sábado de dar servicio y los empleados tienen que llevarse la comida de sus casas. “Nos sentamos con una distancia de metro y medio y las reuniones se hacen por skype. Y comemos uno frente a otro”, explica.

La de Fluitecnik es la única empresa del polígono que no ha cerrado porque, al no salir, los que se quedaron no constituían población de riesgo. “Con mascarilla y con registro de la temperatura nos han dejado seguir trabajando. Estamos como en una especie de isla donde todo sigue igual pero donde lo de alrededor ha cambiado”, añade este navarro para quien, por ahora, la vida después del trabajo se reduce al hotel.

Te puede interesar

 

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE