Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sentencia

Ultzama se libra de pagar 4 millones a acreedores de la planta de biogás

Una última sentencia confirma el cálculo que realizó el consistorio sobre las instalaciones, en estado de abandono

Panorámica de la planta de biogás de Ultzama
Panorámica de la planta de biogás de Ultzamaarchivo (Alfonso Menéndez)
Publicado el 06/10/2021 a las 06:00
El dilatado y farragoso procedimiento de construcción, gestión y cierre de la planta de biogás de Ultzama dio a finales de septiembre un paso casi definitivo en la resolución del concurso de acreedores de su concesionaria. Una sentencia del Juzgado Contencioso-Administrativo Número 1 de Pamplona desestima un recurso de la propia Bioenergía Ultzama S.A., declarada en quiebra en 2014 pero con una retahíla de acreedores, entre ellos el Ayuntamiento o Sodena, y confirma el cálculo del valor de las instalaciones que realizó el consistorio. De acuerdo a sus estimaciones, a partir de las inversiones realizadas por la empresa, la amortización y el estado de abandono de la planta, el coste sería de 298.714,09 euros pero en negativo. Significa que en el ajuste de cuentas entre Ayuntamiento y concesionaria, resultaría desfavorable a ésta.
En la defensa de los intereses de las entidades que participaron en la financiación de la planta o fueron proveedores, la Administración Concursal recurrió la valoración municipal y concluyó que el Ayuntamiento debía abonar 4.299.427,87 euros.
Bioenergía Ultzama S.A. empezó a funcionar en noviembre de 2010, tras resultar seleccionada por el Ayuntamiento de Ultzama, entonces con alcaldía de Agrupación Ultzama. Tres años y medio después solicitó la declaración de concurso de acreedores. Con posterioridad, el Ayuntamiento decretó la intervención de la gestión bajo la fórmula jurídica de secuestro. A principios de 2016, con EH Bildu al frente del consistorio, se dictó el fin de la actividad.
Un año después, la Cámara de Comptos emitió un informe con indicios de delito por el destino de subvenciones del Gobierno foral a actuaciones similares. comptos elevó la inversión definitiva en 5,7 millones. Las investigaciones judiciales eximieron de cualquier responsabilidad al Ayuntamiento de la Agrupación Ultzama, así como a los gestores de Bionergía Ultzama. Cerrada esta vía judicial, las últimas sentencias se han centrado en resolver las diferencias de interpretación sobre la valoración de las instalaciones por las supuestas cargas pendientes de satisfacer con los adeudados por Bioenergía Ultzama S.A.
RAZONES JURÍDICAS
La sentencia del Juzgado Contencioso-Administrativo Número 1, que admite recurso, se apoya básicamente en dos dictámenes de mayo y junio de este año, favorables al Ayuntamiento en su cálculo del valor de los activos.
De manera fragmentada, el juzgado alude a las inversiones realizadas y recupera el contenido de dos informes del Consejo de Navarra, según los cuales, “el inadecuado cumplimiento” de la conservación de las instalaciones por parte de la concesionaria “no puede convertirse en carga o penalidad para la Administración al recuperar los bienes afectos al servicio público en estado inadecuado para su finalidad”.
El mismo juzgado refrenda una conclusión judicial anterior que resta responsabilidad al Ayuntamiento, en este caso durante el gobierno de la Agrupacion Ultzama, “por el tiempo que duró el secuestro” o intervención de la gestión de la instalación.
A la hora de fijar la cantidad que pudiera corresponder a la adjudicataria, los pronunciamientos judiciales niegan su derecho a obtener compensación “por el importe de una subvención de la que no es titular”.
Si difícil de entender resultó el proceso administrativo y judicial que se inició tras la auditoría de la Cámara de Comptos a partir de dos líneas de subvención foral, la línea abierta para determinar el equilibrio de cuentas entre Ayuntamiento y concesionaria no es menos escabroso.
El TAN y dos fallos judiciales posteriores concluyeron con la obligación del consistorio de abonar 816.272,09 euros para compensar a los acreedores. Los últimos dictámenes señalan lo contrario.

UN LARGO PROCESO

​la obra y la gestión de la planta

​1 Octubre de 2008. El Ayuntamiento de Ultzama inicia el procedimiento para conceder la obra pública de una planta de gestión de purín ganadero. El 5 de noviembre elige a Levenger S.L. El 4 de febrero de 2009, la concesión pasa a Bioenergía Ultzama S.A.



2 Diciembre de 2010. Inauguración de la planta .



3 Abril de 2014. Solicitud de declaración de concurso de Bioenergía Ultzama .



4 Enero de 2016. Cese de la actividad.



5 Abril de 2017. La Cámara de Comptos emite una auditoria contundente, que eleva a la Fiscalía por la apreciacion de indicios de delito.



6 Julio de 2017. La Fiscalía decreta el archivo de la causa.



7 Septiembre de 2017. Informe de los consejeros Manu Ayerdi e Isabel Elizalde para elevar una querella.



8 Febrero de 2018. La rechaza el Juzgado de Instrucción Número 1 de Pamplona. La Audiencia desestima un recurso del Gobierno foral.



La valoración de los activos y los acreedores



1 Abril de 2014. Desde la quiebra técnica, la empresa comenzó a generar una serie de acreedores.



2 Dictamen del TAN y dos primeras sentencias
desfavorables al Ayuntamiento. Debía abonar 816.272,09 euros.



3 Últimas sentencias. Confirman el cálculo municipal sobre la valoración de los activos: - 298.714, 09 euros.

ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones