Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Procesión

...Y Santiago no subió a su caballo

La crisis del coronavirus dejó ayer a Tudela sin procesión de Santiago y a Edurne Miramón López sin poder encarnar el papel del Apóstol que, como el año pasado, iba a representar junto a su caballo ‘Umati’ por el Casco Antiguo de la ciudad

La jinete tudelana Edurne Miramón López posó ayer junto a su caballo 'Umati' en Cabanillas.
La jinete tudelana Edurne Miramón López posó ayer junto a su caballo 'Umati' en Cabanillas.
Actualizada 26/07/2020 a las 06:00

Las ‘no fiestas’ de Tudela van a dejar tras de sí un álbum de fotografías tan histórico como peculiar. Si el viernes, día del ‘no cohete’, la estampa fue la de una plaza de los Fueros semidesértica, ayer, día de Santiago, las calles del Casco Antiguo de la ciudad amanecieron huérfanas de la tradicional procesión en honor al Apóstol que cada año organiza la Orden del Volatín.


Se trata de una marcha más que pintoresca, en la que la imagen que desfila es la de un San Juan Bautista reconvertido en Santiago y que recorre la parte vieja tudelana bajo los sones del popular pasodoble Marcial eres el más grande. Además, la comitiva procesional cuenta entre sus filas con un Santiago de carne y hueso que este año, como ya hizo en 2019, iba a ser representado por la jinete tudelana Edurne Miramón López, de 20 años, a lomos de su caballo Umati.


Pero el coronavirus ha trastocado los planes de la joven, quien ayer vivió la jornada “con sensaciones muy raras”. “Ya el día que se anunció la suspensión de las fiestas se me puso un nudo en la garganta y hoy -por ayer-, nada más levantarme, ha sido muy triste pensar que no iba a poder participar en la procesión”, indicó Miramón, quien destacó que es muy activa durante las fiestas. “Me encanta el cohete y nunca me pierdo las procesiones de Santiago y Santa Ana..., pero este año no toca, y hay que aceptarlo”, apuntó con resignación.


A FLOR DE PIEL


Durante la mañana de ayer, la jinete tudelana acudió hasta las instalaciones hípicas de Cabanillas donde descansa Umati para, de algún modo, compartir parte de la jornada de Santiago junto a su caballo.


“Tanto para él como para mí un día como el de Santiago supone mucho estrés. Se nos junta la procesión de la mañana con nuestra participación en la corrida de la tarde en el despeje plaza-Miramón realiza esta labor en los tres festejos que se programan durante las fiestas de Tudela-. Por ello, creo que Umati ha respirado aliviado cuando ha visto que hoy no le he vestido para ir a Tudela”, bromeó Miramón.


En cualquier caso, la tudelana reconoció que participar en estas tradiciones de fiestas es para ella “muy satisfactorio”. “El sentimiento que experimento subida en mi caballo en la procesión es algo que no se puede explicar. Ir junto a Umati por las calles del Casco Viejo de Tudela, frenar el paso y girar para ver la imagen de Santiago es algo indescriptible y de lo que me siento muy honrada”, indicó Miramón, quien destacó el comportamiento de Umati en estas lides. “Es muy bonito poder mostrar ante la gente de Tudela el trabajo de doma que se realiza durante todo el año para evitar que el caballo se asuste al estar rodeado de tanta gente. Recuerdo que en la procesión de 2019 Umati llegó a posar con todo aquel que se quiso acercar a hacerse una foto e, incluso, fue muy divertido ver cómo a algún despistado le robó el ramo de albahaca que llevaba en el bolsillo de la camisa”, recordó Miramón.


Según desveló la joven tudelana, los entrenamiento con Umati en los meses previos a las fiestas siempre los realiza con música de fondo. “Le pongo pasodobles y piezas de charanga para que se habitúe al ritmo. Además, en las vísperas del cohete suelo pasear con él por Tudela para que se acostumbre a la sensación de pisar con los cascos sobre los adoquines de la parte vieja”, indicó Miramón, quien puntualizó que, por encima de estas cuestiones, “lo más importante es que el caballo sienta que quien lo está montando está disfrutando y que, si pasa algún imprevisto, va a saber reaccionar”.
 

El pasodoble ‘Marcial eres el más grande’ suena en Dinamarca
 

 

El amor que siente Edurne Miramón por el mundo del caballo ha llevado a esta joven tudelana a convertir su pasión en su profesión. Tras formarse en Gerona como profesora de Equitación, Miramón ha dedicado este año a trabajar en una hípica de la localidad danesa de Ikast. “Allí he estado 8 meses con 70 caballos de competición a mi cargo siendo la responsable de su alimentación, cuidado, doma y entrenamiento”, explica. En esta aventura, la tudelana no se ha separado de su caballo Umati ni de su tierra natal. “Todos mis compañeros en Ikast saben dónde está Tudela, cómo son las fiestas e, incluso, conocen el pasodoble ‘Marcial, ya que cada vez que montaba a Umati lo ponía”, dice Miramón, quien apunta que continuará sus estudios para lograr el Grado Superior y, así, en un futuro, poder abrir en Tudela su propia escuela hípica.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE