Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Obituario

José Lezáun, peluquero y jardinero de 101 años

José Lezáun Zugasti se despidió sin ruido, con la paz y la bondad que regaló en vida desde que vio la luz en Grocin hasta apagarse su vitalidad en Estella

Ampliar José Lezáun fue portada de Diario de Navarra el día 1
José Lezáun fue portada de Diario de Navarra el día 1MONTXO A.G.
Actualizado el 11/10/2022 a las 07:58
Estiró su mano derecha para agradecer con un apretón la escucha en el recorrido de sus 101 años de vida. La última entrevista de José Lezáun Zugasti fue un regalo para los oídos en el repaso a una existencia tan dilatada como emotiva, trufada por el humor y el encanto de una persona sencillamente buena. 
Grocin, donde nació el 23 de septiembre de 1921, como la residencia San Jerónimo, en Estella, donde se despidió de forma callada como no queriendo molestar a nadie, sienten la ausencia de un hombre que tuvo la ayuda a los más cercanos y necesitados como consigna vital.
Su rostro cruzado en una sonrisa, que solo de mirarla acaparaba la atención por su ternura y una pizca embaucadora de humor, fue portada en Diario de Navarra el pasado día 1. El título Mayores con vitalidad enmarcaba el recuerdo del jardinero y peluquero que fue José, quien “decidió con 100 años jubilarse” de cortar el pelo a sus compañeros de avatares, en una licencia que se escuchaba en clave de humor en la residencia.
 Adiestrado en el manejo de las tijeras y de la máquina que apretaba con sus manos agarrotadas por la artrosis, conservaba en una bolsa los útiles de su viejo oficio. Allí estaba el estuche de navajas y el afilador como vestigios de un hacer apegado a sus sentimientos.
Sus padres eran Gabriel e Inés. Él era el mayor de 14 hermanos -“de los que 9 salimos a flote”, y hoy viven dos de ellos, Carmen y Félix. José y todos sus hermanos debieron sortear los quiebros de la vida en forma de pérdida de su madre a edad joven y penurias de una época de estrecheces.
Tanto en Vitoria como en puntos de la frontera donde fue destinado durante la mili, “en los tiempos de los maquis”, dio también muestras de su habilidad con las tijeras. Regentó una barbería en Estella y contrajo matrimonio con Claudia Larrión Larrión. Se trasladaron a Madrid a trabajar juntos en un centro que los Hermanos de San Juan de Dios tenían en Carabanchel para jóvenes con limitaciones intelectuales, de los que nunca se olvidó. El entramado de calles y carreteras de Madrid no tenía secretos para quien se ocupaba del reparto y recados en una furgoneta, mientras Claudia hacía labores de costurera.
En el momento de su jubilación, José y Claudia regresaron a Grocin, a la casa familiar, donde disfrutaron del pueblo, de la familia y de los vecinos, hasta el fallecimiento de ella. Fue entonces cuando José decidió ir a la residencia San Jerónimo de Estella. En estos últimos años ha disfrutado con las labores de hortelano y jardinero, de peluquería y de ser apoyo a quien lo necesitaba. De manera especial dedicó todo su esfuerzo y afecto a la hora de ayudar a su cuñada, María Esther Larrión Larrión, de 95 años de edad y en silla de ruedas, con quien salía a pasear diariamente .
La semana pasada José lamentaba no poder cuidar del jardín por una gota diagnosticada en el dedo corazón de su mano derecha. “En esta época crecen los crisantemos”, se le escuchaba decir sin perder la referencia de la proximidad de Todos los Santos. Y le apenaba en el alma no poder cuidar de los rosales y de las calas que cortaba para la capilla de la residencia. Hoy, las calas están llorando.
Natxo Gutiérrez y Luis M. Sanz son periodistas de Diario de Navarra
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora