Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Inundaciones

La lucha contra las riadas en Estella se librará en el Azucarero

El Ayuntamiento ya ha pedido permiso para quitar los sedimentos depositados tanto aguas arriba como abajo del puente sobre el Ega

Ampliar *A: MONTXO A.G.
*F: 2022-10-06
*L: ESTELLA-LIZARRA
*T: RIO EGA
*P:
Al fondo de la fotografía, se aprecia la vegetación acumulada aguas arriba del puente del Azucarero:montxo a.g.
Publicado el 08/10/2022 a las 06:00
Viendo estos días el caudal del Ega parece mentira que este río haya protagonizado innumerables inundaciones en Estella. Pero ahora, sus aguas sortean los sedimentos que, sobre todo, se han depositado en su margen derecha de la zona del puente del Azucarero, la pegada a la trasera de Fray Diego y de la Rúa. Y en el análisis de la climatología hecho por el Gobierno de Navarra se indica que si bien en Estella habrá más olas de calor que en el pasado, no por eso ha disminuido el riesgo de inundaciones.
Así que se mira con preocupación ese montón de piedras que en algunos casos, aguas abajo del puente, alcanza hasta los dos metros. Una muralla infranqueable para el río por mucha fuerza que lleve por lo que se desborda. Además, ya viene encajonado aguas arriba del Azucarero por los sedimentos que también ha ido dejando el río en las orillas. Y de los cinco vanos con los que cuenta el puente, dos están cegados
Para conocer el funcionamiento hidráulico del Ega de cara a futuras actuaciones tanto de prevención de riadas como de cuidado de su entorno, el año pasado se encargó un estudio en el que se indicó que dos eran los lugares de intervención prioritaria: el entorno de la poza del Agua Salada y el puente del Azucarero. En el primer caso, para salvaguardar el manantial termal de baño autorizado. En el segundo, para minimizar el impacto de una inundación.
SEDIMENTOS DE OBRA
Y este año las actuaciones se centrarán en el Azucarero, para lo cual el Ayuntamiento ya ha pedido permiso a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), el organismo estatal con competencia exclusiva para autorizar intervenciones en los ríos. La técnica municipal de Medio Ambiente, Inma Alonso, cree que la CHE no podrá obstáculos a la demanda de autorización para quitar los sedimentos aguas abajo y que se ha demandado ejecutar cuanto antes aprovechando que el río no cubre las piedras.
“Cada año se acumulan 15 centímetros de sedimento, pero es que observando el montículo que se ha formado aparecen restos de la ataguia (estructura para desviar de forma temporal el agua de un terreno) que hizo una constructora para levantar un edificio en Fray Diego”. Y la CHE es la primera interesada en quitar del cauce elementos ajenos al río. Por su parte, el Ayuntamiento estudia preparar una reclamación a la empresa. En este caso, la actuación supondría unos 15.000 euros.
Sí se teme, desvela la técnica de Medio Ambiente, que cueste más tiempo en llegar el permiso para actuar en la margen derecha aguas arriba del puente. “Es que, en este caso, los sedimentos son los propios del río y ha crecido también vegetación autóctona que se quiere conservar”, apunta Alonso.
El Ayuntamiento aquí propone a la CHE seleccionar la flora de interés para su posterior replantado y quitar el sedimento, pero en lugar de tirarlo a un vertedero, rellenar con ellos los huecos que se van formando dentro del cauce del río. Y esta última actuación hace que el Ayuntamiento confía en que no se demore mucho el permiso. “La CHE es muy favorable a esta intervención en consonancia con lo que se hace en Europa, con trabajos de topografía para ver esos huecos”, indica la técnico municipal.
Aquí el coste se ha estimado en unos 25.000 euros para los que el Ayuntamiento pedirá subvención al Gobierno de Navarra. Aunque, si no llega esa ayuda, la voluntad del área de Medio Ambiente es actuar para liberar los vanos del Azucarero.
BLOQUES DE HORMIGÓN FRENTE A LA POZA
Nadie sabe cómo han llegado hasta allí, pero frente a la poza del Agua Salada, en la margen izquierda del Ega, han aparecido unos grandes bloques de hormigón que pertenecen a alguna obra. Esto ha provocado que en la zona se agudice el problema que ya arrastraba el Ega desde su cabecera de entrada a la ciudad donde los márgenes están muy urbanizados (trasera de la avenida Yerri). Y ese problema es que el río tenga mayor velocidad del agua lo que erosiona la poza y trae más sedimentos que se acumulan junto a la playa fluvial, al lado del bar La Hormiga. Por eso se cree necesario también intervenir esta zona, pero parece ser que la intención municipal es de relegarla para el próximo año.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora