Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Un bar, una historia

El Pigor, ‘el bar más negro de Estella’

Este establecimiento fundado en 1966 ya ha pasado por tres generaciones y destaca por su decoración motera, sesentera, por su música y los bocatas que elaboran

Jon Gorria y su madre María Jesús Plaza en el interior del local durante un reportaje pasado
Jon Gorria y su madre María Jesús Plaza en el interior del local durante un reportaje pasadomontxo a.g.
  • Lucas Domaica
Actualizado el 14/07/2021 a las 18:54
En Estella Mahatma Gandhi pilota una Harley Davidson. Marilyn Monroe juega una partida de póker contra Elvis Presley y sigue habiendo una gramola con baladas y temas clásicos. Todo esto pasa en el bar Pigor, que no Gorpi como se barajó bautizarlo en sus inicios. “Viene de Pinillos y Gorria, a mis abuelos les sonó mejor Pigor”, explica Jon Gorria Plaza, encargado del bar en la actualidad.
En 1966, Piedad Pinillos y Juanito Gorria -en ese orden que marca el nombre- inauguraban el bar en un local que años atrás había sido cuadra, cine y ferretería. Después, en 1986, pasó a manos del hijo Juan Carlos Gorría Pinillos y de María Jesús Plaza, su mujer. Ambos reformaron el bar en 1997 para dar al Pigor el aspecto que tiene actualmente. “A mi padre le gustan las motos, le dieron ese toque decorativo de los años 60”, comenta Jon Gorria Plaza, nieto de los fundadores y que hace pocos años tomó el relevo de su padre para llevar el bar junto a su madre María Jesús Plaza.
“Mi padre iba de viaje por diferentes sitios visitaba bares y se quedaba con ideas para después ponerlas en el nuestro”, añade Gorria. Las mesas altas con taburetes o las tablas colocadas en la pared para sujetar los vasos, por ejemplo. “Eran ideas que antes no estaban aquí”, dice. La gramola también llegó en el año de la reforma desde Barcelona.
En el Pigor se disfruta de la música y del ambiente. Muy americano. Muy ruta 66. Jazz, rock, blues… En la web www.barpigor.com se definen como ‘el bar más negro de Estella’.
“Hay un irlandés que viene aquí dos veces al año porque cada canción que ponemos le gusta. Es diferente a lo que se escucha siempre”, añade Jon Gorría. Y no solo destaca por la música, los bocatas también tienen que ver. Sino que se lo pregunten a Brendon, un hombre australiano. “Venía y siempre se pedía el mismo bocata, así que le pusimos su nombre”, ríe Gorría. El bocadillo lleva bacon con queso, mahonesa y lechuga. 19 bocatas, 3 hamburguesas, 4 sándwich, raciones, comida mexicana y 55 años de experiencia. Este es el bar Pigor en Estella.
volver arriba

Activar Notificaciones