Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Visitas guiadas

Mañanas y tardes llevan a San Pedro

El voluntariado que ha mantenido la iglesia matriz de Estella abierta desde el año de su restauración en 2012 no estará allí este verano, un tiempo diferente en el que la empresa local Navark coge el testigo con un completo programa de visitas guiadas

Joana Aramendía, guía de Navark, durante la explicación a los visitantes en la escalinata antes de acceder al interior de San Pedro
Joana Aramendía, guía de Navark, durante la explicación a los visitantes en la escalinata antes de acceder al interior de San Pedro
  • M. P. Amo
Actualizada 16/07/2020 a las 06:00

No hay voluntarios este verano para mantener abierta la iglesia de San Pedro de la Rúa como han hecho desde su restauración en 2012. Jubilados en un amplio porcentaje, interrumpen su labor para evitar exponerse en el monumento más visitado de la ciudad paso continuo de peregrinos y turistas. Volverán, pero las medidas de seguridad e higiene marcadas para un tiempo diferente les llevan a parar estos meses. Con el templo cerrado más allá de los horarios de culto, la empresa local Navark entra en juego con una amplia oferta de visitas que se extiende de lunes a sábado. Lo hace con una doble opción de mañana y tarde puesta en marcha este lunes tras un acuerdo con la parroquia que podría ahora hacerse extensivo a San Miguel para permitir su apertura del mismo modo.

Cualquier día, a cualquier hora, las guías de Navark atienden visitas programadas. Una fórmula a la carta por los monumentos, los burgos medievales o el recorrido por la Estella esencial, entre otras posibilidades de su catálogo. Lo demás sigue ahí, pero Joana Aramendía Duque, profesional de esta empresa veterana en el servicio al turista, explica que este año han querido centrarse en San Pedro al haberse quedado cerrada y existir demanda para ello. Las primeras sensaciones son buenas. Ayer, a las 12.30, comenzaba una visita para 22 personas que se prolongó durante 45 minutos.

AFORO Y UN TELÉFONO

Joana Aramendía partió desde la oficina de turismo con un grupo heterogéneo. Hacia la escalinata avanzaron un matrimonio valenciano de paso por Navarra, visitantes de Valladolid, una familia de Cintruénigo y vecinos de Estella a los que se oferta también la inmersión en uno de los tesoros de su ciudad. La guía estará allí cada día salvo el domingo a las 12.30 porque, aunque se trabajará preferiblemente con visitas registradas a través de la web de Navark visitar estella.com, la de la mañana se abre a esa última hora se cuente o no con apuntados antes. Para quienes prefieren la tarde, la experiencia se repite horas después.

Así hasta finales de agosto con un parón la primera semana de ese mes, la que Estella hubiera pasado en fiestas. No las hay por el virus, el mismo que marca el protocolo de las visitas. Grupos que no superen las 25 personas, con mascarilla y normas claras. “No se puede tocar nada, ni tampoco sentarse en los bancos”. Protegida bajo una pantalla facial, Yoana Aramendía lo indicaba antes adentrarse en el templo. “Es imprescindible que les pidamos el teléfono, bien a través de la inscripción previa o al terminar la visita. De esta forma, se puede saber dónde localizarles si hace falta un rastreo”, señalaba sobre el sistema activado por las autoridades sanitarias para frenar rebrotes.

Seguidas las normas y cumplido el protocolo, San Pedro sigue mereciendo una visita. Románico al pie del Camino de Santiago del que habló también ayer la guía. A esta ruta -narraba en su introducció- debe su fundación en 1090 la ciudad. Su relato retrocedió a unos orígenes con “pequeñas casitas de agricultores que trabajaban antes las tierras muy fértiles junto al río” y al burgo de San Martín, el primero de la ciudad justo donde comienza su visita. Tres cuartos de hora para acercarse a detalles del entorno antes de acceder a la iglesia matriz a través de su portada de decoración geométrica. Su historia, su arte, la reliquia del apóstol San Andrés y la “gran joya de San Pedro que data de 1174”, decía la guía antes de pasar al claustro del siglo XII, final del recorrido.

PARA PROGRAMAR

El doble horario. De lunes a sábados, visitas a las 12.30 y a las 17.30. La de la tarde se introduce en la oferta para dar respuesta a los peregrinos. La demandan también personas que visitan por la mañana otros lugares, como el Nacedero del Urederra y se quedan en la ciudad la segunda mitad del día.

Los precios. Las visitas son gratuitas para menores de ocho años y la tarifa general es de 3,50 €. Hay un precio reducido de 3 € para niños de 8 a 13, parados, jubilados, estudiantes o peregrinos con credencial.

Calendario. Las visitas a San Pedro se interrumpen la primera semana de agosto para retomarse el lunes 10 y continuar el resto del mes.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE