Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Entrevista
ALCALDESA DE AMÉSCOA BAJA Y PRESIDENTA DE LA JUNTA DE LIMITACIONES

Estíbaliz Erdozia: “Llevamos 30 años de retraso en el tema, pero soy optimista”

Al frente de la junta que gestiona el monte común de los amescoanos, confía en que se esté a tiempo de frenar una despoblación que los pueblos no pueden combatir solos porque los cambios necesarios precisan apoyo institucional

Foto de Estíbaliz Erdozia Ormazábal, en un rincón de Zudaire.
Estíbaliz Erdozia Ormazábal, en un rincón de Zudaire. El concejo es la capital de Améscoa Baja, uno de los cuatro municipios amescoanos.
Actualizada 09/03/2020 a las 12:20

Alcaldesa de Améscoa Baja al frente de la Junta del Monte Limitaciones en una presidencia que rota por los cuatro ayuntamientos del valle, Estíbaliz Erdozia Ormazábal dejó hace tres décadas un colegio con aulas llenas de niños en las que ahora, en clases mucho más vacías, se sientan sus hijos. Treinta años en los que ella ha pasado de los 14 a los 44 y en los que el centro escolar sigue constituyendo una de las referencias compartidas junto al monte comunal perteneciente a los diez pueblos amescoanos. Desde Zudaire, esta ayudante técnico de laboratorio que se desplaza cada día a trabajar a Estella habla de la pérdida de peso demográfico en su valle natal con la confianza de que se esté a tiempo de frenar su despoblación.

¿Sigue en el valle ese sentimiento en torno al monte y al colegio?
Desde siempre, los amescoanos hemos llevado la gestión de Limitaciones. Es el nexo de unión que tenemos y, como cada vez somos menos gente, sientes aún más que te une. Ha sido así antes y también ahora, además de suponer una ayuda muy importante para los ingresos de los ayuntamientos del valle.Desde que está el colegio ha ocurrido algo parecido porque todos hemos estudiado allí. La junta lo ve como algo de todos aunque esté ubicado en Zudaire y lo considera muy importante para el futuro.

La del colegio es una de las apuestas de futuro con una inversión de 2,6 millones en varias fases.
Se ha luchado mucho por conseguirlo desde el propio colegio, también desde de los alcaldes. El edificio no puede ser parte de Limitaciones al tratarse de una junta tradicional, pero pasa a nosotros, al Ayuntamiento de Améscoa Baja. Como hay mucho sitio, nos hemos reservado unos metros para 0 a 3 años y otro espacio destinado a distintos usos que, además del valle, puedan utilizar los niños como salón de actos. Sabemos que el 0 a 3 será complicado económicamente porque hay muy pocos niños, pero nos hace falta. Todo el valle tiene esa misma lucha.

¿Lo considera un indicador de que se va por buen camino?
Todo es muy difícil, pero siempre se pueden hacer cosas y no hacemos nada con ser pesimistas. Solo con que el tema de la despoblación esté encima de la mesa y, aunque vamos 30 años tarde, ya es importante. Aunque veo difícil como van a conseguir hacerlo porque es algo muy transversal que necesita tocar todos los palos, cuando supe que había una dirección general de Despoblación pensé que, al menos, estaba y podía dedicarse a los que los necesitamos. No que nos lo solucionen todo, pero sí una ventanilla única para no tener que ir por un montón de departamentos. Un único interlocutor que nos escuche.

¿Cuándo debieron haberse encendido las alarmas?
Más o menos cuando salí del colegio, hace esos 30 años, en el momento que se vio el problema. Éramos 16 en clase, mi hijo mayor son seis y mi hijo pequeño cuatro. De esos 16 compañeros, nos hemos quedado cuatro a vivir en el valle y las cifras se han ido viendo desde entonces. Por eso hay muchas cosas que se podrían haber movido antes porque tiene que ser institucional. Nosotros solos no podemos impulsar los cambios para que la gente se quede.
Ayudas económicas, discriminación positiva, cambios normativos.

¿Dónde está la clave?
Esperamos que se refleje en ayudas, pero con sentido. Si queremos montar el 0 a 3, pues que tengamos por lo menos más facilidades. Igual no haces ratio y a lo mejor en vez de necesitar dos profesoras podrían dejarte solo con una. Ahí voy, en esa dirección y a que no es todo económico. Al final se legisla para sitios grandes y los pequeños nos quedamos atrás. Otro tema muy claro es el de la carretera, por lo que llevamos años luchando y nunca hemos estado en un plan en este sentido. No vamos a tener una autovía, pero se nos inunda todos los años sin que se solucione cuando hay cosas que sí se pueden hacer.

¿Además de esos lazos del monte y del colegio se hace vida de valle?
Es importante que la gente se mueva también dentro del valle y eso sí lo podemos hacer nosotros. Hemos organizado dos meses gastroculturales recorriendo prácticamente toda Améscoa y la idea es repetirlo más a menudo. Tenemos ludotecas y hay asociaciones que hacen actividades. La de euskera, un grupo de teatro, de fútbol, de pelota, de montaña, los mayores. Eso ayuda, aunque no tengo tan claro que por el ocio se quede la gente. Es más por servicios.

Te puede interesar

¿Qué hace falta?
Tenemos por un lado los que viven aquí pero trabajan fuera y por amor a la tierra se quedan. Por otro, la gente que reside en estos pueblos porque tiene su negocio. Hay que hacer un poco equilibrio entre las dos cosas. Sería importante incentivar el empleo rural y local, que es complicado, y luego trabajar por esos servicios comunes como el 0 a 3. El tema de la vivienda pone también muy difícil el quedarse.

Usted decidió hacerlo ¿Por qué?
Por la tranquilidad, el monte a dos pasos, la familia. Sin familia también veo que es complicado y puede ser que funcione, pero normalmente la gente que viene y no tiene arraigo se suele ir. Tenemos que intentar que los jóvenes no se marchen, que vean una oportunidad y les compense quedarse. Ha habido familias enteras que se han trasladado a Estella o Pamplona. Eso es lo que a mí me duele porque entiendo que algunos se vayan porque no le guste, pero es que alguno igual se hubiera querido quedar y no ha podido.

Esa idea, ese amor a las raíces que refleja, ¿seguirá siendo compartido por las nuevas generaciones?
Creo que desde pequeños hay que inculcar lo que tenemos, que les encante y lo valoren. Puede que en las votaciones no supongamos nada, pero contamos con un monte espectacular y nosotros somos los que estamos aquí, los que lo conservamos. Cuando los ves, compruebas que la gestión de Limitaciones no es solo económica, que hay sentimiento puesto en ello. Es algo que quieres y, cuando lo quieres, lo cuidas y sale bien fijo. Con los pueblos ocurre lo mismo.

¿Dónde puede haber nichos de empleo para proporcionar un medio de vida?
Sería importante incentivar el empleo local y rural aunque sea complicado. Ahora estamos pendientes del plan de uso público al que desde el valle se hizo en común una propuesta. Hay 100.000 personas que van al Nacedero del Urederra y tenemos que conseguir que esa gente se distribuya un poco, una puerta de entrada a la vez a la sierra de Urbasa abajo en el valle, como la casa del parque. Ocurre también que lo relacionado con la explotación forestal, la gestión del monte, no se muestra cuando podría ser una parte interesante. Se trata al final de abrir la puerta a pequeñas empresas de turismo compaginadas con otras cosas como animales, limpia forestal, entrar a clarear que desde siempre se ha hecho mucho aquí.

¿Una suma de muchos factores pueden cambiar las cosas?
Aquí que una pareja se quede ya es un gran paso, al menos para no perder más población. Sabemos que en el sector primario el relevo generacional está muy difícil, pero es lo mismo que están planteando ahora agricultores y ganaderos. También todo lo relacionado con la dependencia, con la movilidad forma parte del mismo debate. En el fondo se trata de un cambio de mentalidad , un tema educacional.

¿Cómo llega ese mensaje?
A lo mejor trasladando desde el colegio que, junto a la importancia de otras profesiones porque tiene que haber de todo, tampoco podemos olvidarnos del sector primario. Inculcarles que no pasa nada si quieren ser agricultores o ganaderos y quedarse aquí , en sus pueblos.

Diario de Navarra organiza estos foros de encuentro, reflexión y debate con la ciudadanía y la participación de expertos, en torno a temáticas de actualidad. En los mismos han participado ya más de 1.200 personas. Los foros están centrados en los temas que afectan al conjunto de Navarra y que generan preocupación e interés en los ciudadanos. Además de esas preocupaciones generales, Diario de Navarra también aborda, a través de estos DN en Vivo, cuestiones más locales, para lo que traslada los encuentros a las zonas y pueblos de la Comunidad donde se produce el debate, y recoge así la opinión de los protagonistas

Te puede interesar

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE