Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fin de Semana de la Trufa 

Orísoain, tras el rastro de la trufa

Este domingo tuvo lugar la última actividad organizada como parte del Fin de Semana de la Trufa de la Valdorba, una demostración simulada de la recogida con perros en la trufera del pueblo

Ampliar Los más pequeños pudieron ayudar a la perra Idhum en su búsqueda de trufas
Los más pequeños pudieron ayudar a la perra Idhum en su búsqueda de trufasgaldona
  • Carlota Soriano
Publicado el 19/12/2022 a las 06:00
Para que la tradición trufera no se perdiera junto a la Feria de la Trufa, que desde 2002 llevaba celebrándose en Orísoain, el pueblo ha acogido durante el sábado y domingo el Fin de Semana de la Trufa de Valdorba. En las mismas fechas en que se celebraría la Feria, que por cuestiones meteorológicas y logísticas no ha podido organizarse este año, se retomaron aquellas actividades que no suponían una gran complicación para su desarrollo. Así, tras un sábado lleno de cuentacuentos, manualidades, charlas y degustaciones, el domingo cerró el evento con un paseo y una demostración de la recogida de trufas con perros.
Decenas de personas de todas las edades se reunieron frente al Ecomuseo para dirigirse a la trufera de más de 120 árboles, donde les esperaba Alejandra Góriz junto a la verdadera protagonista de la mañana: Idhum, la perra encargada de localizar las trufas. No obstante, en esta ocasión, la demostración tuvo que ser simulada.
Este tipo de hongo, cuyo desarrollo depende mucho de las condiciones del entorno en el que crece, ha tenido un mal año tanto por las temperaturas como por la falta de lluvia durante el verano, por lo que la producción ha bajado hasta un 30% en algunos casos, según contó Góriz. Por ello, se prefirió esconder trufas a lo largo de la trufera con antelación para poder asegurar que Idhum encontrara algún hongo.
Así, tras una primera demostración, Góriz cedió su puesto de trufera a los más pequeños, que guiaron al perro al grito de “¡Idhum, localiza!”.
EL SECRETO DE LA TRUFERA
Por el camino hasta la trufera, Esther Capellán fue explicando a los más curiosos el funcionamiento del cultivo de este tipo de hongo. “La trufa suele elegir una encina o un carrasco para crecer mediante una relación simbiótica, es decir, una relación en que tanto el hongo como el árbol salen beneficiados porque se aportan minerales, agua y materia orgánica el uno al otro”, detalló. “La trufa tarda en desarrollarse de 8 a 10 años, momento a partir del que empieza a producir anualmente hasta los 30 años”.
Una vez va madurando, añadió, “va contagiando su olor y hace una función de faro: llama a los animales para que se la coman y que dispersen su espora”. Capellán aprovechó para desmentir la importancia del uso de cesta cuando se va en busca de setas: “Si bien esparcen diásporas, la cantidad es muy baja. La ventaja real de ese recipiente es su respirabilidad, lo que evita la posibilidad de intoxicaciones”.
En el caso de las truferas, los encinos están micorrizados; es decir, “son encinas que ya vienen con el hongo para tener una garantía de que va a surgir la trufa”, explicó Góriz. De esta manera, el perro tiene asegurado encontrar el ‘tuber melanosporum’, la variedad producida en Orísoain durante los meses de invierno, que llega a tener un coste de 1400 euros el kilo.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora