Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Historia y Patrimonio

Templos románicos donde habla la luz

Simeón Hidalgo ha investigado el lenguaje de la luz en tres iglesias de Artaiz, Guerguitiáin y Meoz, y comparte los resultados en un nuevo libro

Ampliar Simeón Hidalgo Valencia, con el libro ante Santa Colomba de Meoz
Simeón Hidalgo Valencia, con el libro ante Santa Colomba de MeozASER VIDONDO
Publicado el 11/11/2022 a las 06:00
El 21 de junio de 2015, al amanecer, fue la primera persona en verlo “después de muchas décadas o siglos”. La iglesia de San Martín de Guerguitiáin, enclave hoy despoblado, acababa de ser restaurada, obras que permitieron retirar un contrafuerte exterior añadido en su día para sujetar el muro de la cabecera así como reabrir la ventana central del ábside del templo. La tarde anterior se había celebrado allí mismo un evento cultural con motivo del solsticio. Él apostó por dormir en las inmediaciones y al alba se encontraba ya de nuevo dentro de la iglesia. Era el momento que esperaba. No habían dado las 7 de la mañana y, nada más emerger, el sol incidió de lleno en el centro de esa ventana absidial y la iglesia se llenó de luz dorada. Un momento mágico, ¿o no?
“Nada sucede al azar. La luz habla en los edificios medievales románicos. Se buscaba que contribuyera a reforzar el mensaje catequético”, asegura Simeón Hidalgo Valencia mientras sujeta un libro donde la imagen de portada refleja lo vivido ese amanecer en Guerguitiáin. A sus 73 años, es secretario de la asociación Grupo Valle de Izagaondoa y publica una nueva investigación en torno al patrimonio de la comarca de Izaga. ‘De luz y románico’ suma 152 páginas y se vende a 20 euros. Podrá comprarse el fin de semana en las ferias de Urroz-Villa, y a través de la asociación (se publica dentro del proyecto Mecna ‘Izagaondoa Vive’).
Hidalgo, con otras 14 publicaciones a sus espaldas y especializado en marcas de cantería, investiga ahora el lenguaje de la luz en tres templos románicos: las iglesias de San Martín de Artaiz (Unciti) y San Martín de Guerguitiáin (Izagaondoa), y la ermita de Santa Colomba de Meoz (Lónguida).
ORIENTACIÓN HACIA EL ESTE
El libro pone especial atención en comprobar, a través de la pura observación, cómo incide el sol sobre cada templo en el amanecer y el ocaso, esencialmente en épocas clave del año. “Así he podido saber cómo se replanteó cada uno antes de construirse. Todos tienen el ábside (la cabecera) orientado hacia el este, hacia donde amanece (Jesús es luz y vida), hacia donde está Jerusalén. Así se construían. Pero cada uno tiene su particularidad”, expone. “El eje de la de Meoz mira exactamente hacia donde el sol sale el día del solsticio de invierno (21 de diciembre). Guerguitiáin, en cambio, hacia el solsticio de verano (21 de junio). Ahí hay una variación de 47 grados de desplazamiento entre una y otra”, asegura. “Por su parte, la de Artaiz está en la mitad, mira a donde sale el sol en los equinoccios de primavera y otoño. Es impresionante ver desde su campanario cómo en esos amaneceres los primeros rayos del sol coinciden perfectamente con el eje central de la cubierta”.
Asimismo, aborda Hidalgo en el libro cómo la luz habla también a través de su incidencia en la obra escultórica, iluminando por ejemplo con mayor o menor intensidad unos canecillos y capiteles u otros según el momento del año. “Si lo sabes leer, el propio edificio te va a dar información”, asegura, invitando a apreciar estos efectos de la luz en persona.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora