Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona, a pie de calle

El argelino Salah Dahmani, afincado en Pamplona desde 2012, regenta este establecimiento

Ampliar Sésamo, nuevo bar de comida libanesa en la Rochapea
Sésamo, nuevo bar de comida libanesa en la Rochapea
    Actualizado el 28/05/2021 a las 21:59
    El sésamo es el ingrediente protagonista de la comida libanesa, así que fue fácil poner nombre al bar bocatería que ha abierto esta semana en la avenida Marcelo Celayeta número 30 de Pamplona. El emprendedor de este negocio es Salah Dahmani, argelino de 45 años que lleva viviendo en España desde 2008. Toda su vida se ha dedicado a la hostelería y todo lo que sabe de la comida libanesa lo aprendió en un restaurante de París en el que trabajó durante varios años. Algunos de los pinchos y platos que ofrece son conocidos, como el hummus de garbanzo con aceite de sésamo, falafel, la musaka libanesa o el taboulé. Otros no lo son tanto, como la bola de pimiento con nueces y granada o la fetah, con garbanzos, carne tostada con frutos secos y queso labneh, "que es muy suave". "En general todo lleva muchas especias, como el manaquish, relleno de tomillo salvaje y queso shasklish", explica. También tiene un surtido de dulces libaneses y marroquíes.
    Dahmani reside en Pamplona desde 2012 y es vicepresidente de la Asociación Cultural Árabe Nabda, palabra que significa latido. Su mujer, "que es de aquí" es la que le animó a montar el negocio después de trabajar en distintos establecimientos de Navarra, entre ellos el Gure Etxea de Pamplona y el camping Lizarra de Estella. "Cuando trabajas para otros no te dejan hacer los platos que sabes, así que si realmente te gusta la cocina lo natural es montar tu propio negocio", explica Dahmani. Eligió la Rochapea "porque es un barrio mixto en el que hay de todo, árabes, africanos y de aquí". El local que ha cogido es el antiguo Senda Taberna, que llevaba un tiempo cerrado, y que está cerca del emblemático Casa Feliciano. Lo ha decorado con motivos y objetos árabes. "Estos primeros días nos está conociendo la gente del barrio y de momento está teniendo buena aceptación", expresa Salah.
    volver arriba

    Activar Notificaciones