Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

Nueva tienda de ropa en la antigua Algodonera de la calle Mayor

Adrián Burga, feriante que lleva un año en el dique seco, decide instalarse en el Casco Antiguo

Nueva tienda de ropa a la antigua Algodonera de la calle Mayor
Nueva tienda de ropa a la antigua Algodonera de la calle Mayor
Publicado el 28/04/2021 a las 23:06
Charmes es la nueva tienda de ropa y complementos situada en calle Mayor número 15 de Pamplona. En este local estuvo hasta el junio de 2020 La Algodonera, mercería centenaria que cerró por jubilación. Hace dos semanas Adrián Burga, de 38 años y natural de Ecuador, volvió a dar vida a este establecimiento largo y estrecho. Este comerciante lleva dos décadas en Pamplona, dedicado a ferias y mercadillos, sobre todo fiestas de pueblo.
En Sanfermines se instalaba en la Taconera con su surtido de ropa de estilo indio y bisutería artesana. "A raíz de la pandemia se suspendieron todas las fiestas. Llevo un año sin poder montar el tenderete. Por eso me he decidido a alquilar un local y poder sacar toda la ropa que tenía en el almacén y en la furgoneta", explica Adrián sobre los motivos de su iniciativa. No necesitaba un local tan amplio pero el Casco Antiguo ahora tiene alquileres a buen precio. "Y no he tenido que hacer reforma, algo que no me podía permitir", añade.  
La tienda ofrece un surtido de camisetas, blusas y vestidos de la India y de Italia, así como sombreros, gorros, pañuelos y otros complementos. También tiene artículos de artesanía, principalmente de Ecuador, y bisutería. "Hago productos personalizados, pongo nombres a pulseras, medallas y llaveros", explica Adrián. El nombre, Charmes, hace referencia al "encanto" porque la ropa de mercadillo también puede tener su glamour.  En estos primeros días ha recibido bastantes visitas de personas preguntando si La Algodonera había vuelto a abrir. "La gente tiene muy buen recuerdo de la tienda y de sus dueñas", comenta. 
Adrián Burga confía ahora en pasar página a un año duro. "Me he presentado a distintas convocatorias de ayudas pero no me han dado nada. En todas había algún requisito que no cumplía. También pregunté si había algún puesto libre en el mercadillo de Landaben pero me dijeron que no hay vacantes. He llamado a muchas puertas en este último año", resume.   
volver arriba

Activar Notificaciones