Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

San Fermín

La tercera misa de la escalera de San Fermín invita a ser “auroros de la fe”

El rito homenajeó a la Aurora Santa María la Real cuando se cumplen 75 años de su fundación

Ampliar Homenaje a los auroros en la misa de la Escalera de San Fermín
Homenaje a los auroros en la misa de la Escalera de San Fermín
  • R.M.
Actualizado el 03/03/2020 a las 23:38
La prevención por la amenaza por el coronavirus llevó este martes a Javier Leoz, párroco de San Lorenzo, a omitir el rito de la paz, el estrechamiento de manos que se produce tras la oración del Padre Nuestro. Por lo demás, el tercer peldaño de la misa de la escalera que conduce a San Fermín transcurrió con normalidad, quizás con algo menos de gente que en otras ocasiones -1.500 según el propio Leoz- y con los Auroros de Santa María la Real de Pamplona como protagonistas indiscutibles del rito, en el año en que se cumple el 75º aniversario de su fundación, un 7 de octubre de 1945.
“Todos podemos ser auroros de la fe católica en la defensa de nuestros valores. Podemos ser auroros de la fe en nuestra casa”, invitó ayer el párroco de San Lorenzo en una misa repleta de metáforas entre la labor musical del colectivo de auroros -cerca de 2.500 en Navarra- y el trabajo en favor de la Iglesia. La música de la aurora puso la banda sonora a la misa desde sus primeros compases, y con el cierre de la liturgia, cuando se interpretó la Ofrenda a San Fermín, la jota que cada 7 de julio se canta en la plaza del Consejo, entronizada como uno de los momenticos de las fiestas. Los auroros se situaron durante la misa en la parte derecha de la capilla de San Fermín, todos con el pañuelo rojo al cuello.
INCIENSO
Empezó Leoz con una alusión al virus que focaliza la atención mundial. Lo hizo no sin cierto humor. “De los que estamos aquí, ninguno tenemos el coronavirus, ¿verdad? Además, el incienso viene muy bien para quemar estas cosas”, se dirigió al público tras agitar el incensario. Según explicaba ayer el párroco, se decidió eliminar el contacto físico entre fieles, el rito de la paz, desde el miércoles de ceniza, es decir, desde el pasado 26 de febrero.
Pronto volvió al tema central de estas misas de la escalera y a sus frases consustanciales. El “ya falta menos” o el “viva” y “gora San Fermín”. Leoz reconoció la labor de los auroros “incluso cuando reciben algún improperio”, en alusión a sus salidas de madrugada en fin de semana. “Pensad que os identificáis con Jesús”, les dijo. “Si no nos echamos en masa a la calle para dar testimonio de nuestra fe, nadie va a hacerlo”, pidió Leoz.
Al final de la misa se produjo el intercambio de regalos: pañuelos y una placa por parte de la parroquia y tres rosas -por el tercer peldaño de la escalera- y un pañuelo para la parroquia confeccionado en India. El auroro Julio Antomas se dirigió a los fieles y pidió “savia nueva para preservar una tradición” que recibieron de sus padres, es decir, nuevas voces. La misa terminó con el tradicional “¡viva San Fermín!”.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora