Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

Santa María la Real, el barrio que mima a su comercio

La asociación de vecinos Santa María la Real de Pamplona reconoce a los comercios decanos del barrio, la farmacia Heras Izaguirre, la clínica veterinaria Larraya y el bar Bardenas, y animan a consumir cerca, también como una forma de estrechar relaciones

Ampliar Una dantzari interpreta un aurresku en honor de los comerciantes. Tras ella, el veterinario Pello Larraya y las farmacéuticas Esther Villanueva Heras y Elena Heras Izaguirre, hija y madre, ésta ya jubilada. No pudo acudir Rosi Gil, del Bar Bardenas y recogió el galardón en su nombre Juana Mari Azcona..
Una dantzari interpreta un aurresku en honor de los comerciantes. Tras ella, el veterinario Pello Larraya y las farmacéuticas Esther Villanueva Heras y Elena Heras Izaguirre, hija y madre, ésta ya jubilada. No pudo acudir Rosi Gil, del Bar Bardenas y recogió el galardón en su nombre Juana Mari AzconaJesús Caso
Publicado el 31/12/2022 a las 06:00
"Los comerciantes ayudan al vecindario a vivir más cómodamente, contribuyen a que el barrio sea más sostenible, a que nos veamos, nos comuniquemos y relacionemos. Sigan muchos años”, subrayaron este 30 de diciembre en la coqueta placita a la que se abre el recién estrenado centro vecinal de Santa María la Real, en ese cruce de caminos entre el Ensanche de Pamplona y Lezkairu, un barrio de gente trabajadora que quiso reconocer a sus comercios decanos. Darles las gracias por acompañarles y al tiempo apostar por consumir cerca. Galardonaron a la farmacia Heras Izaguirre, a la clínica veterinaria Larraya y al Bar Bardenas. Un acto emotivo acompañado de chocolate y bizcochitos, jotas, txalaparta y el aurresku de un txistulari y una dantzari a la que Elena Heras Izaguirre ha visto crecer, en un barrio que ha logrado trazar vínculos estrechos entre sus habitantes. “Tal vez porque era un lugar aislado”, recuerda la farmacéutica la botica que abrió su madre, Carmen Izaguirre, hace 60 años, cuando ella contaba 13. Le tomó el relevo en el mismo local de la calle Pico de Orhi, donde ahora atiende la tercera generación de farmacéuticas, Cristina y Esther Villanueva Heras, hijas de Elena. “Ha sido bonito”, resumía la boticaria jubilada, que quiso mencionar a la carnicería Valencia, ya cerrada. "Abrió al poco de nuestra farmacia".
En la calle Tajonar inauguró hace 33 años una clínica veterinaria Pello Larraya Ruiz. Tenía 26 años y se instaló en un barrio emergente que ha mudado de paisaje. “Nada de lo que hay había antes en la misma calle, aparte del bar Atalaya y el Goroabe”, explica. Lo que sí hay son más mascotas en las casas, perros y gatos a los que atiende Pello, que se mostró “muy halagado y contento” con el homenaje.
No pudo acudir Rosi Gil, del Bar Bardenas, y recogieron la placa conmemorativa en su nombre. El emotivo aplauso se hizo extensivo en el exterior del local de la calle Mutilva, cedido por el Ayuntamiento de Pamplona y por el que la asociación de vecinos ha luchado desde 2008. Quieren que sea un espacio intergeneracional, para personas de todas las edades. “En el barrio hay mucha gente mayor que vive sola y necesita este lugar de encuentro”, reparan. Cuentan con sala multiusos, otra insonorizada para ensayos y actuaciones musicales, y proyectan una minibiblioteca. Animan a los vecinos a colaborar o a inscribirse en la asociación, con una cuota anual de diez euros.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora