Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Incendio en Pamplona

Vecinos de Paulino Caballero: "Aquí siempre hay gritos, altercados y peleas"

Los vecinos de la calle afectada por el incendio de un bloque explicaron a este periódico que la situación de malestar con ese bloque de pisos lleva años existiendo

Ampliar Fotos del incendio en un edificio de Paulino Caballero de Pamplona.
Fotos del incendio en un edificio de Paulino Caballero de Pamplona.Jesús Caso
  • Carlota Soriano
Actualizado el 20/11/2022 a las 11:11
Muchos vecinos de Paulino Caballero, al ver el incendio que la madrugada del viernes al sábado afectó a un bloque de dicha calle, comentaban que “hubiera sido mejor dejar que el edificio se quemara”. Y es que la situación de malestar con ese bloque de pisos lleva años existiendo.
“Aquí siempre hay gritos, altercados, peleas y tiene que venir la policía cada dos por tres”, declaró la dueña del negocio de vestidos de novia Victoria Imaz, del número 20 de la misma calle. Dos vecinas de la calle Tafalla, que cruza Paulino Caballero, describían que en el portal afectado entran “desde mendigos hasta borrachos, drogadictos, hombres, mujeres e incluso niños”. Las vecinas llevan residiendo 70 años en el barrio.“No está tranquilo desde que llegaron los okupas”, expusieron.
El bloque de pisos del número 24, según detallaba la dueña de Liquen, es un edificio que está en proceso de aceptación de herencia “y el sobrino de la dueña, que falleció hace dos años, se ha dedicado a ir metiendo gente de todo tipo que encontraba en la Plaza de la Cruz”. Para la comerciante, “todo empezó cuando este señor vino a vivir aquí”.
Un familiar de una vecina que residía en el número 24 coincidía con esa afirmación. Este hombre aseguró que el sobrino llegó al vecindario tiempo antes de la muerte de la dueña de los pisos, y fue entonces cuando comenzaron los continuos problemas de convivencia y de orden público que, cada vez, fueron haciéndose más frecuentes. Vivir en la comunidad fue haciéndose tan difícil que los demás residentes fueron dejando el edificio hasta que, hace cosa de un año, y siempre según la versión de los vecinos de la calle, el familiar de la propietaria se quedó solo en el portal. “Fue entonces cuando empezó a meter gente, muchos de ellos con antecedentes, y no de problemas menores”, describían. “Esta es una historia que puede contrastar cualquier vecino de la calle, porque todos la hemos sufrido.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora