Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Urbanismo

Josecho Vélaz: "La avenida Baja Navarra necesita una solución ambiciosa, soterrarla"

El representante de los arquitectos considera sobre el Segundo Ensanche que “es el momento de actuar con determinación, como pasó hace un siglo con el derribo de las murallas”

Ampliar Josecho Vélaz, en la plaza de la Libertad. Luce una camiseta diseñada por su hijo Mateo, de 12 años
Josecho Vélaz, en la plaza de la Libertad. Luce una camiseta diseñada por su hijo Mateo, de 12 añosJesús M Garzaron
Publicado el 23/10/2022 a las 06:00
Josecho Vélaz, presidente de la delegación navarra del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarros (COAVN), anima a pasear por el Segundo Ensanche Pamplona “mirando hacia arriba” y descubrir pequeños tesoros escondidos entre sus edificios. La personalidad de este conjunto de manzanas está reflejada en el proyecto plan especial (PEAU) del Ayuntamiento de Pamplona, un documento que este arquitecto ve “mejorable”. “Tiene lagunas y le falta ambición”, comenta. Pone como ejemplo la avenida Baja Navarra. “Deberían plantearse la opción de soterrarla”, lanza.
Hace unas semanas el COAVN organizó un debate entre colegiados al que asistieron el alcalde, Enrique Maya, y el concejal Juan José Echeverría.
Ambos son arquitectos colegiados. Se les invitó expresamente y su presencia fue aprovechada por otros colegas para plantear exponer sus dudas. En general, los arquitecto vemos que el PEAU es flojo. En su análisis dice cosas de perogrullo, tiene carencias y no profundiza en algunas cuestiones que vemos importantes.
Supongo que en el debate se habló de la avenida Baja Navarra.
El PEAU no recoge ningún estudio del tráfico profundo y serio. No tiene sentido lanzar la idea de quitar un carril sin presentar alternativas a los conductores. ¿Por la calle Monjardín? ¿Por Lezkairu? ¿Por la Ronda? Es complejo. Quizás sea el momento de plantear opciones más ambiciosas. Es cierto que soterrar la avenida tiene un coste muy elevado y técnicamente hay que hacer un buen estudio para resolver pendientes. El PEAU al menos debería contemplar esta posibilidad. En Madrid, por ejemplo, los túneles de Gallardón han cambiado la ciudad.
No parece que el consistorio esté por hacer obras faraónicas.
Soterrar Baja Navarra está al mismo nivel que lo que fue el derribo de las murallas hace un siglo o la construcción de la avenida del Ejército cargándose dos baluartes de la Ciudadela. Ahora nos lamentamos por lo que hicieron, pero al menos afrontaron un problema con decisión. En las últimas legislaturas ha faltado reflexión y determinación. Se han dedicado a pequeñas actuaciones en calles o plazas, a veces sin una lógica.
La avenida del Ejército se hizo como solución al tráfico, pero ahora los coches molestan.
Creo que el debate en torno al coche puede llevarnos por derroteros peligrosos. El principal argumento es la contaminación, pero es posible que a la vuelta de diez años la mayoría de coches sean de cero emisiones e incluso de energía positiva.
Aparca es ahora uno de los principales problemas del Ensanche.
Quizás haya que cambiar la mentalidad sobre el uso de la vía pública como mero aparcamiento, a veces de larga estancia. Un colega me lo planteaba de forma gráfica. Si a una familia no le entra un armario de Ikea en casa, no se plantea bajarlo a la calle. Pues quizás con el coche deberíamos hacer lo mismo.
El plan prevé la construcción de cinco párkings subterráneos.
Vamos tarde. Si en estos últimos años se hubieran construido, el Ayuntamiento ahora podría eliminar plazas en superficie y ganar espacio al peatón.
¿Qué le parece la red de carriles bici previstos en el PEAU?
Aquí también ha faltado reflexión y determinación. En San Sebastián diseñaron una red de bidegorris y la ejecutaron con todas las consecuencias. Yha tenido éxito. En Pamplona se han ido haciendo tramos inconexos y está costando mucho hacer una red coherente. Esperemos que el PEAU contribuya a completar esa trama.
¿Qué más echa en falta en el plan?
Me ha llamado la atención que no se dice nada de los patios de manzana. Aquí se podía haber sido más ambicioso. Por ejemplo, en Barcelona se ha llegado a acuerdos con propietarios para ganar espacios públicos o para habilitar espacios comunes.
El plan detalla una serie de áreas de oportunidad, con posibilidad de derribos, como en la plaza Blanca de Navarra o la antigua estación de autobuses.
No me gusta el término ‘área de oportunidad’. ¿Oportunidad para quién? ¿Para el ciudadano o para otros? La manzana de Blanca de Navarra con calle Aralar, aunque sea distinta, tiene su personalidad. A mí me gusta mucho esta zona. Me parece muy agradable y tranquila. En cualquier caso serán los dueños los que tomen la decisión.
¿Está a favor de tirar la vieja estación de autobuses?
Estoy a favor de que se haga un concurso de ideas, de soluciones arquitectónicas vinculadas a un uso. Y que se valore si es mejor la sustitución o la rehabilitación, teniendo en cuenta que forma parte de la memoria de la ciudad.
Así se hizo en Salesianos. Ahora que va tomando forma, ¿qué sensación le da?
Es cierto que ha cambiado la fisonomía de la ciudad, sobre todo desde la ripa. Es una intervención contundente y arriesgada, sí, pero también hay que evolucionar. Es pronto para juzgar. ¿Ysi Salesianos se convierte una gran zona de ocio y vida cultural? En cualquier caso, se trata de una parcela que estuvo sujeta a otras cuestiones.

Rehabilitaciones "respetuosas"

Josecho Vélaz considera que el Ensanche tiene una “unidad” a pesar de que es posible encontrar edificios muy distintos entre sí, en materiales, estilos y volumetría. Por eso le preocupa que los proyectos de rehabilitación de edificios se hagan sin respetar ese carácter. El colegio de arquitectos va a celebrar un debate en torno a esta cuestión. “El PEAU debería ser más claro. Las fachadas ventiladas y los sistemas exteriores no deben ser la solución. No estoy en contra de que se mejore la calificación energética de estos edificios, pero debe haber un equilibrio entre mantener el patrimonio y la eficiencia. Hay sistemas que permiten aislar la vivienda respetando su fisonomía. Quizás no lleguen al 100% de ahorro o sean más caros. Quizás haya que plantear medidas compensatorias, ayudas o subvenciones para los propietarios”, defiende.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora