Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Gastronomía

30 años y decenas de fieles al relleno en Villava

El certamen, que nació de la mano de la asociación de mujeres Irati en 1990 y ahora organiza la cofradía, regresó este lunes con 13 participantes, ganadores veteranos y muchas ganas de degustar la receta más habitual en las fiestas de Villava

Ampliar Concurso de relleno de Villava
Foto de familia de ganadores, jurado y organización. De rojo, en primera fila, Iñaki Oskoz. Con delantal negro, Txipi Kormenzana/ Goñi
  • C.A.M.
Publicado el 04/10/2022 a las 06:00
Las fiestas de Villava han ido “engordando” con los años con “ideas” y “aportaciones” de personas de la villa y asociaciones. Unas incluidas en el programa oficial y con el sello de tradicionales y otras que van arraigando. Tantas que hacen difícil imaginar menos días festivos para poder encajarlas junto a las de siempre como actos religiosos, salidas de la comparsa, partidos de pelota, reflexionaba el alcalde, Mikel Oteiza. Iniciativas que se han vuelto multitudinarias en algunos casos, como el alarde de txistularis del último domingo; convocatorias que van cogiendo auge, como el zikiro que se prepara a fuego lento el lunes de fiesta y del que este lunes dieron cuenta 132 personas o tan consolidadas y esperadas como el concurso y degustación de relleno. Nació de la mano de la asociación de mujeres Irati en 1990 y ayer regresó en la edición número 30, preparada de nuevo por la Cofradía del relleno de Villava que les cogió el relevo cuando desaparecieron. Un total de trece participantes presentaron sus recetas y cuatro de ellos se llevaron premio. Decenas de personas que llenaron la carpa instalada en la plaza consistorial dieron cuenta de los 40 kilos de relleno cocinados en el restaurante del albergue y del vino local que se sirvió. Y esperando ya la número 31. No faltarán ideas ni cocineros merecedores de “estrellas”.
“Ha bajado el número pero para nada la calidad en la presentación y en la originalidad”, desvelaba María José Nicolay, presidenta de la cofradía y ayer también presentadora del concurso. Ella fue la que destacó que en Villava abundan practicantes de la “nouvelle cuisine” o “merecedores de estrella michelín”. Le tocó también avisar para que llegara el relleno que luego se repartió entre el público e ir recibiendo los platos que se presentaban. Fueron trece, frente a los casi veinte de alguna edición anterior.
La cofradía ya tuvo en abril su regreso postpandemia con la celebración de su capítulo. “Teníamos miedo pero salió todo bien y hoy también hay muchas personas y mucha expectación”, se felicitaba. Muy cerca otras integrantes de la junta ayudando al jurado como secretarias o en el reparto. Entre ellas, Elena Zunzarren, Tere Navarro o Teresa Iza. Además, de Vicente Pascal, que formó el jurado junto al concejal Pello Gurbindo, la cocinera Angelita Alfaro o Asier Tinoco, de la sociedad Txirimiri.
Los cuatro concluyeron que los premios del concurso recaían en Iñaki Oskoz Oroz, Juan Ramón Olóriz Rivas y la familia formada por Txetxu Arrasate, Chelo Garro y sus hijas Nerea, ayer encargada de recoger el premio, y Amaia. El de la originalidad, anunciaron, volvió a ser para Txipi Kormenzana Lumbreras. Los dos ganadores, veteranos en el podium.
HONGOS Y CHAMPIS
Iñaki Oskoz, que atensora tres premios en cuatro participaciones, según recontaba ayer, preparó un relleno que había elaborado Pili, otra de las hermanas de la numerosa familia. “Y se lo dedico a ella, que ha estado pachucha y va mejor. Preparó unos 25 rellenos, con todo el trabajo que suponen. Con la recete de la familia. Yo lo he presentado con una salsa de tomate natural con un toque de hongo beltza que siempre le va bien. Me decían los hermanos que no iba a ir a ningún sitio y mira. ¡Qué sabrán!”, decía el antiguo regente de la tienda de fotografías de Villava, de 58 años y ahora empleado en ID Logistic.
De 53 años es Txipi Kormenzana, que hizo un alto en su trabajo en el Ostatu, el bar del frontón que regentan las familias Chocarro y Zoco, a las que agradece las condiciones que han puesto a sus empleados. Aspirante al premio a la originalidad que ya había recibido otros años, repitió con su nido (kabia). En cáscaras de huevo introdujo una crema de champiñón trufada a modo de clara y como “yema” una perlita de relleno de los que elaboran en la carnicería Olóriz y que a él le habían regalado pare preparar la receta. “No se puede competir ante una receta tradicional, así que siempre me gusta darle vueltas”, desveló.
El podium de la receta tradicional lo completó la vichyssoise con relleno de Juan Ramón Olóriz Rivas, de 57 años, panadero y aficionado a la cocina. Lo recogió su cuñado Jokin Castañares. Y el relleno con sangrecilla elaborado y cocinado por la familia Arrasate Garro, según contó Nerea, de 20 años y casi sin voz tras los dos primeros días de fiesta. Se prolongarán hasta el domingo.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora